Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hanasaku Iroha 13: Ode to my family

Qué bonita familia...

Siendo imposible de superar al ya finalizado “mejor anime de la temporada” por elección democrática y por méritos propios (Ano Hana, obviamente), Hanasaku Iroha podría aspirar a un digno segundo lugar, si continúa esta buena racha de episodios de harto contenido emotivo. Pecaríamos si dijéramos que la cosa está super-hyper-intensa, pero al menos mantiene una continuidad que engancha al espectador asiduo al punto de tenernos en vibrante expectación de lo que a continuación sucederá. Al ya haber sido establecidas desde el mismísimo principio las reglas sobre qué género abarcará la serie, poco nos inquieta ver un desarrollo pausado, vivencial, sin mucho sobresalto, y hasta casi novelesco. Resulta gracioso el hecho de que la “antagonista” de la serie es la persona que concita em mayor grado nuestra curiosidad en los últimos episodios. En lugar de que sigamos con el patrón normal de repulsión hacia esta clase de caracteres, su personalidad y acciones provocan mucho interés por parte del espectador, ávido de mayores intervenciones de la doña en la trama, y teniendo esta semana la oportunidad de verla en acción en el hogar que la vio nacer. Dando una mirada profunda en el núcleo de la familia Shijima, pudimos abrir aún más nuestro campo de visión sobre las variopintas personalidades de los protagonistas principales de este culebrón animado, y saciar un poquito nuestras ansias de conocer más sobre la carismática antagonista, Satsuki Matsumae.

Decíamos…

Decíamos “un poquito” porque fue literalmente escaso lo que se pudo presenciar sobre el pasado de la madre de Ohana; pero de lo poco no nos queda duda de que su estadía en el Kissuiso cuando joven fue todo menos agradable. Los dos flashbacks que se nos extendieron fueron breves pero clarísimos al mostrar una Satsuki hastiada, saturada de tanta opresión feudalista ejercida por su propia madre. Definitivamente no renegamos de la disciplina paternal, muy necesaria en el desarrollo de todo niño y adolescente; pero lo vivido por Satsuki-chan fue especialmente duro de soportar. Su rostro reflejaba a las claras toda la frustración e ira de tener que vivir bajo un régimen de privaciones y maltratos todo en aras de mantener el negocio familiar; una situación ciertamente no exagerada, pero sí compleja de sobrellevar. En esto entra a tallar mucho la personalidad de cada persona: La situación que para una persona es insoportable para otra puede ser llevadera, y hasta aleccionadora. En base a esto, concluiríamos que la personalidad de Satsuki era temperamental, rebelde y contestataria, de las personas que no se quedan calladas y agachan la cabeza. Su corazón estaba lleno de orgullo, el cual no aceptaba que se pasen por alto sus derechos que, desconocemos si por omisión o descuido, le estaban siendo negados. La mayor de los Shijima no era una niña arrebatada o malcriada, dado que, como ella misma dijo, guardó por mucho tiempo sus quejas y reclamos ante su madre; pero sí que era de carácter fuerte y decidido. Lo último queda demostrado precisamente en las dos remembranzas de ella, primero enfrentando a su madre enfrente del personal laboral del Kissuiso de aquel entonces (visto la semana pasada), y posteriormente al no importarle desnudarse enfrente del pobre Mameji con tal de dejar en claro su disconformidad por las abrumadoras reglas que la privaban de comodidad en su mismísima casa.  Vaya forma de protestar. Todavía es insuficiente lo que sabemos sobre su pasado y qué la motivó finalmente a irse de su hogar siendo prácticamente desheredada por Sui, pero casi podríamos adivinarlo.

Hasta a mí me dolió...

Decíamos que su personalidad “era” fuerte, porque sorprende sobremanera su actitud actual (eso suena gracioso). La Satsuki de hoy es una mujer sarcástica, burlona, “cachacienta” (como se dice aquí en Perú), que no se toma nada en serio, con la suficiente correa ancha como para pasar cualquier ofensa que se diga en su contra (recordemos que su hija la ha vapuleado con ofensas en cantidad de ocasiones). Cierto, aún sigue siendo aprovechadora y muy manipuladora, como muy bien Enishi y Ohana pueden corroborar; pero en algún momento de su vida algo la hizo cambiar por completo de la fuerte personalidad que tenía a la fresca y despreocupada forma de vivir que lleva ahora. Continuando con la buena racha de Davidfx, profetizaremos que algo tuvo que ver el padre de Ohana, personaje desconocido en la actualidad que esperamos salga del anonimato antes que lleguemos al capítulo 26. Sea esto último cierto o no, Satsuki nos demostró que estamos en lo correcto en cuanto al cambio de actitud ni bien llegó a la posada, tratando con socarrona amabilidad a su madre, en lugar de hacerle gestos o tratarla con frialdad. De esa manera, ocultó su rencor hacia su madre de forma eficaz, lo cual le permitió desenvolverse con soltura una vez instalada. Haciendo gala de esa mordacidad que parece fue la razón por la que se llevó tan bien con Tohru, aprovechó todas las oportunidades que tuvo para criticar las costumbres y usanzas del Kissuiso, aprovechando el amplio conocimiento que tiene de posadas y de lo que está de moda en estas, experiencia que le permitió escribir un artículo sobre ellas sin siquiera haberlas visitado. Esto último es en imitación de su sarcasmo. Aunque en un principio su presencia fue temida por todo el personal, y en especial por Enishi, luego sus ataques pasaron a causar cierta división de opiniones entre ellos, teniendo a Nako como su principal admiradora. Nos atreveríamos a decir que su objetivo principal al soltar tales comentarios no fue intentar derrumbar el sistema de administración de la antigua posada, sino más bien, expresarse con total libertad, dar a conocer su opinión, su disconformidad, quejarse de ese sistema, hacer lo que de niña siempre quiso hacer, dejar oír su voz y ser escuchada. En su calidad de huésped, se sabía en el derecho de poder reprochar cualquier cosa que le pareciera incorrecta o anticuada, y aconsejar con autoridad sobre la fórmula apropiada para administrar una posada moderna de éxito. Aprovechándose de este derecho, hallaba de cierta forma la vía para desfogar lo que tenía encerrado dentro por tanto tiempo, y hacerlo justo en el mismo lugar donde su opinión fue denegada. No se atisbó ni una pizca de la furia que de adolescente guardó, felizmente. En realidad, el único que salió perjudicado por su aparición y su actuación, fue el desafortunado hermano menor Enishi, que se llevó gran cantidad de sopapos cortesía de su madre. Esta forma de reaccionar de Sui llama la atención, ya que, aunque se mantuvo en todo momento bajo control, reconoció que si tuviera la oportunidad, descargaría toda su furia materna sobre Satsuki, y vaya que se dejó llevar por sus fuertes emociones al humillar así a su hijo, cosa que no habíamos visto antes. El hecho de que la abuela tratara a su hija como una simple huésped desde el principio habla claramente sobre sus sentimientos hacia ella, prefiriendo ser indiferente a los innegables lazos de sangre que las unen para evitar perder los papeles ante todo el personal. Sin embargo, en el fondo pudimos notar que dentro de sí, Sui sabe muy bien que está equivocada si pretende hacer como que no le importa tener tan cerca a su propia hija, su descendencia, su primogénita, después de mucho tiempo. Aunque el propósito expreso de la visita de Satsuki era desmentir las opiniones que vertió en la revista, el propósito real  era generar un acercamiento entre todos los miembros de esta familia, hallar la excusa propicia para estrechar en lo posible los lazos que los unen a todos (Sui, Satsuki, Ohana y también Enishi) y si tiene que ser, conversar francamente sobre las razones que los separaron y que aún los mantienen distanciados. La abuela no ha dejado de pensar en ella, tal como se evidencia al recordar muchas de sus características y usarlas para hacer de su estancia más cómoda, como es típico de Kissuiso. Puede sentirse el apego que hay entre ellas, aunque por el momento luzcan una máscara que encubra sus verdaderos sentimientos.

Al actuar unidas para recopilar información y luego encargarse personalmente del cuidado de Satsuki, Sui y Ohana dan el primer paso hacia acercarse a ella de forma indirecta. Esto sólo dejaba a Satsuki la oportunidad de dar el siguiente paso, ya de forma más directa. La conversación que sostienen abuela, madre e hija, a pesar de haber estado condicionada por el alcohol, nos dejó conocer nuevas facetas de la personalidad de cada una de ellas, todas las cuales tenían mucho en común. De nuestra hobiron fue algo cómico confirmar que por lo pronto su principal preocupación es su relación con Koichi, pero su determinación de madurar y no ser una carga para nadie es más fuerte que sus sentimientos. A pesar de lo vivido, no abriga odio hacia su madre, y es que dentro de su corazón no podría haber espacio para ese sentimiento. De la misma forma, Satsuki pudo sostener una conversación natural con su madre, sin reclamos o reproches, dándose el lujo de querer bromear con ella, usando palabras simples para ganar o recobrar la confianza de madre e hija. Y es que, cualquiera haya sido la razón para renegar de su hogar, guardar resentimiento en el corazón es de lo más perjudicial, y aunque se esfuerce, al igual que su hija, no puede llegar a odiar a su madre. Igualmente Sui nos dejó ver un lado conmovedor de ella, solo posible gracias a la acción del licor, al hacer notar brevemente a Ohana como una excepción en la familia Shijima, y al final descubrir su más profundo deseo ante su hija. Después de esa escena, todos quedamos con muchas más ganas de saber qué fue lo que sucedió años atrás como para que esta familia se fragmentara de esa manera, ya que su principal característica es la carencia absoluta de odio y egoísmo. Pueden tener otras malas cualidades, pero sin importar las circunstancias que atraviesen o el tiempo que pase, no han dejado que los resentimientos los alejen de por vida, y muy dentro guardan la esperanza de que las cosas mejoren algún día. No sabemos si Satsuki volverá a aparecer otra vez en escena, pero conocerla un poco mejor nos permitió conocer más sobre toda la familia, y de seguro más de uno ha logrado simpatizar con ella.

En su viaje hacia la madurez, Ohana Matsumae tiene la oportunidad de aprender valiosas lecciones de las personas más cercanas a ella, como son sus familiares. Aunque antes dudáramos del legado que Satsuki podría dejarle a su hija, en realidad Ohana pudo aprender algo bueno de la forma libre e independiente de vivir de su madre, para hallar su propio camino en la vida, tratando de ganar la capacidad de valerse sin depender de nadie, echando raíces en el lugar que por elección propia se ha convertido en su hogar, habiendo hallado la felicidad en el lugar en el que su madre solo hallaba represión, habiéndose ganado el aprecio y respeto de la gente que en un principio la menospreció. Visto desde este punto de vista, la cuesta ya no parece tan empinada, y en adelante, las cosas sólo pueden mejorar para ella.

9 comentarios

  1. Admito que el corto tiempo que le otorgaron a Satsuki revelaron cosas que justifican totalmente muchas cosas de su forma de actuar, incluso de su personalidad pero igual creo yo que no ha logrado completa redencion todavia. Yo personalmente tengo poca tolerancia con gente que muestra estos mismos atributos liberales que ella y suelo identificarme con alguien mas como Sui, quien en mi opinion toma el camino mas dificil. La comprendo pero no la justifico, es como si solamente quisiera salir del asunto lo mejor librada posible, con desquite de por medio si cabe pero nada mas. Es un personaje que a lo que veo a terminado de crecer y a elegido ya su camino, al igual que Sui.

    Las personas adultas en nuestras relaciones sociales somos algo repelentes, tendemos a tener la cortesia pero no la simpatia a la hora de tratar a la gente, pero cuando se trata de la familia no importa lo mucho que lo detestemos siempre sera nuestra familia. Mas que simpatia es una cuestion casi instintiva que nos lleva a estar juntos a pesar de lo que podamos considerar como bueno o malo. Querer a la familia sencillamente por ser nuestra familia es un principio de amor filial casi que inmutable. Esto resalta a grandes razgos en este episodio, sin embargo el nivel de comunicacion sigue siendo demasiado indirecta aun para Satzuki. Honestamente lo prefiero asi, es mas realista, las personas no solemos cambiar abruptamente a menos que haya un trauma o un choque emocional demasiado fuerte, las personas viejas somos aun peores. Por lo tanto ver como son las cosas sin caer en idealismos inalcanzables es la mejor manera de torcer las cosas a nuestro favor.

    El capitulo termino de buena forma, dejando los cabos sueltos necesarios para dejarnos con las ganas de saber como terminaran las cosas, asi como cerrando el ciclo de la familia Shijima donde es mejor dejar las cosas en claro de forma franca que una reconcilian feliz que hubiera dejado las cosas a medias. En mi opinion Satsuki no deberia volver a salir con la misma importancia a menos que fuera para un cambio rotundo.

    2 julio 2011 en 04:13

    • Cierto, justificado, pero no redimido. Ampliando el asunto, también Sui tendría que pedir disculpas para que eso ocurra. Es verdad que los adultos nos hacemos problemas por cosas que para un joven podrían ser sencillas (aunque los tiempos están cambiando), y a veces hasta en la familia surgen roces tan grandes como para dividirla, el cual parece ser el caso delos Shijima; de ahí la curiosidad por saber qué ocurrió.
      Dado que será difícil volver a meter a Satsuki de forma coherente en la trama, hubiera sido bueno ver el “cambio abrupto” en esta ocasión, con todo y sentimentalismos si era posible, esta serie se lo merecía. Claro, hubiera estado muy pero muy salido de la realidad, y poco creíble, Creo que estoy exagerando, pero es bonito soñar. Volviendo a la realidad, la forma que escogieron para terminar este ciclo fue correcta para lo planteado. Al tratarse de otro anime con “valores humanos” nos deja una bonita lección sobre la unidad familiar y cómo lidiar con las decepciones

      2 julio 2011 en 12:04

  2. Sip, estoy de acuerdo contigo, es una muy bonita leccion familiar y es que ver las cosas desde lejos te permite analizar mejor las cosas que pueden presentarse en tu propia vida. Al menos lo importante es que a pesar de la torpe forma de comunicarse las tres estan consientes del amor que se tienen la una por la otra. Reflejado mas que todo en los detalles, es decir, se conocen lo suficiente como para poder saber que le gusto o no a la otra o porque actua de cierta manera. Confianza hay pero no simpatia, la familia es tan dificil…. a que si?. Me gusta que lo enfoquen de manera femenina pero no innecesariamente sentimental y es que vieras que entre nosotras o al menos yo, no me gusta sentirme debil frente a amigas, aunque ya me ha tocado que me consuelen…

    2 julio 2011 en 15:02

  3. Siii, ese enfoque femenino resulta muy agradable, sólo las mujeres demostrar esa dualidad entre fragilidad y firmeza, mostrar el equilibrio de delicadeza y determinación. Personalmente me gusta más el shoujo y el josei que otros géneros, porque admiro mucho la constitución emocional de las mujeres. Hay mujeres que hacen girar al mundo en cada paso que dan, y eso sin darse cuenta; algunas que sin pronunciar palabra pueden doblegar hasta a la persona más dura; y otras más que con toda su fragilidad tienen la fuerza para enfrentarse a todo un ejército de problemas. Dios merece mi agradecimiento eterno por crear a las mujeres

    2 julio 2011 en 18:11

  4. Eh? Vaya que lado mas romantico te tenias Benjammmin jejeje. Pues si a mi tambien me gustan mas esos generos aunque un shonen tambien de vez en cuando puede dar ciertos matices interesante, no todo el shojo es bueno pero si lo elijo mas. El seinen tambien me gusta mucho a pesar de que suele ser a veces violento, tiene un enfoque filosifico que siempre me ha agradado mucho.

    3 julio 2011 en 00:17

  5. davidvfx

    aaahhh algo tarde pero mas vale tarde que nunca, es mas al escribir esto tengo descargado el siguiente episodio, que no he visto todavia y aguanto antes de escribir esto para no ser influenciado:

    benjammmmin … excelnete review y analisi no puedo decir nada mas que no hayas dicho sobre la Trinida Generacionalida de los Shijima.

    Por lo que me centrare en los ultimos minutos de este episodio 13..

    Me sorprende como los studios de anime preveen la posibilidad de terminar la serie dentro del rango de este numero de episodios, sea por que no pegara o reconsideranran otros proyectos.. el episodio 13 realmente se sintio como un final, cerrando, o hacer sentir eso, los conflitos familiares y cerrando tragicamente-real el romantisismo de la adolocencia de Ohana.

    Las refleciones de Ohana sobre Ko-chan reconociendo que ella fue la causante y culpable de destruir la relacion, gritando al cielo las disculpas por destruir algo tan bonito a lo que no podran volver (parece) fue muy emotivo… y mas de alguno me crucificara, pero se me hiso mas emotivo y triste que el de AnoHana por que esas escenas que me sacaron lagrimas fueron en un heh que solo concevimos en la fantiasia esperitual, y la escena de Ohana me saco lagrimas mas amargas… PORQUE? por que es una escena que he visto miles de veces en amigoas, amigas, familiares y hasta en uno mismo… LA DESICION: la desecion de abandonar al ser que amamos por las decisiones que determinan nuestro futuro, por que de niños hasta adolecentes podemos seguir con la persona que amamos, pero al llegar a decisiones como escoger la carrera, escoger el trabajo y posibilidades de cambiar de domicilio duelen tanto por que sabemos que por una tribilidad de la socieda humana rompemos con la persona ya que la relacion es limitada por distancia y tiempo.

    Esto me recuerda a la clasica patica del orientador vocacional de prepa donde te pregunta si tienes novia (o novio) y te cuestiona si vas a “seguirle” a la carrera que el va estudiar… es ahi cuando te das el primer golpe a esto, y a pesar de que uno diga que no sera problema el alejamiento, es inevitable la delgades en que se tornan los lazos…

    Aun que paresca cruel Ohana me recordo lo cruel es ue la vida romantica de preparatoria, ultimo escalon donde dos enamorados, tienen una carrera, profesion, futuro diferente… una dura leccion… y donde el “nos vemos” suena como una promesa demasiada debil que por mas que queremos cumplir sentimos que carece de esperanza de cumplirse…. como la promesa ” te prometo escribirte”, “algun dia nos debemos reunir aun que cambiemos de escuala”… promesas que hacemos con sinceridad, pero en Practica la realidad nos empide de una u otra manera, y esta se vuelve en constumbre a la que ya no tratamos de resistir.

    Tal ves las muestras de incorfomida en el viaje a tren de Ko eran por que el sabia de esto pero quiso tratar de evitarlo, pero… bueno noes que Ko se haya rendido, a que se rindio fue Ohana (pero estando ebria dijo lo contrario)… bueno no es de profectas pero Ohana empiesa una nueva faceta tal ves sin Ko en la mente (el quien sabe) pero por mientras esto que do cerrado.. aqui es donde yo me equivoque al decir en el anterior post que la historia no habia acabado… relamente parece que si acabo, y de una manera cruelmente realista que han vivido gente de verdad

    6 julio 2011 en 14:29

  6. Muchas gracias por tu comentario! No es por botado, pero tus palabras me animan mucho, no sabes cuanto. En serio, muchas gracias. Ademas que los puntos que traes a colación se me pasaron por completo. Tu comentario le da precisión a esta reseña, al analizar más a fondo el actuar de Ohana en esta ocasión. Los siguientes episodios nos dirán mas verdades sobre el amor y las relaciones, pero este doloroso aspecto de la separación es totalmente acertado. Sólo el que ha pasado por este tipo de experiencias podría entenderlo a cabalidad, y explicarlo de una mejor forma. Aunque la verdad, casi todos hemos pasado por cosas así, pero en algunos casos es más fuerte; y eso revela nuestra verdadera contextura emocional, siendo un poco más sentimentales que otros (y viendo el ser sentimental como una virtud). En esos casos, la decisión, LA DECISIÓN, es muy heartbreaker.
    Una vez más, gracias por tu extraordinario comentario. Ya sólo falta la reaparición de Paola para completar las opiniones de los asiduos a Hanairo de este blog.

    6 julio 2011 en 18:01

  7. rolo2k

    Bueno, queda poco qué decir que no se haya dicho acerca de la reunión del clan Shijima, ya que cada quien,a su manera, desnudó sus sentimientos; sin embargo, en mi opinión la deuda queda con el pobre y desolado Enishi, ya que como le comenta a Thoru, por encima del hecho de haber servido de bolsa de arena a su hermana y su madre, siempre ha tenido la dolorosa sensación de estar “de más” dentro de la familia, Tal vez más adelante la historia le de su espacio para brillar.

    Como todos señalan, Ohana ha dado un gran paso hacia la madurez, pues aunque reconoce su amor por Ko, también admite que no puede seguir manteniéndolo atado a ella (como se lo insinuó su rival) sino que debe “dejarlo ir”, pues ya no es la misma chica que abandonó Tokio meses atrás; ahora ya tiene un lugar, un trabajo y una vida, “la Ohana actual” como lo enfatizan sus compañeros de trabajo, es lo que es ahora y ya no puede volver atrás. Creo que Koichi igualmente lo entendió y es por eso que cerró con un “hasta pronto”, lo cual citando una frase de Sasameki Koto: “…puede pasar hoy o talvez nunca pase…”. Ohana ha cerrado un ciclo de su vida y abre uno nuevo, donde con dolor debemos dejar siempre algo o a alguien: casa, amigos, romances y como menciona davidvfx dará pie a nuevas experiencias, nuevos sueños y también nuevos retos; no le ha dado la espalda al amor, sino que al abrirle la puerta lo hace más libre.

    Con todo, intuyo que lo de Ko aún tiene futuro, tal vez lo veremos más adelante.

    Acabo de echar un leve vistazo al próximo episodio (me gusta mucho el nuevo opening), asi que esperaré pronto tu reseña.

    8 julio 2011 en 22:14

  8. selhael

    » Si mi deseo se hiciese realidad, iría junto a ti ahora mismo.
    No habría nada que no pudiese hacer.
    Me lo jugaría todo y te abrazaría fuerte. »
    » Si nuestras vidas se repitiesen estaría contigo para siempre.
    No desearía nada mas …nada …salvo estar a tu lado. » extracto de Byousoku 5 cm endig-thema
    Sí, supongo que sonó a final.

    7 agosto 2011 en 04:28

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s