Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Bakuman: El camino para convertirse en mangaka

Que se necesita para ser mangaka?

Démosle una calurosa bienvenida a mijogo, visitante habitual del blog, quien se integra a nuestra nómina de redactores e inicia sus colaboraciones en Serious Moe Business con este ilustrativo artículo.

Como podemos percibir, la mayoría de series de anime provienen de un manga, materia prima en el cual se basaron. Por tanto, el mangaka es la piedra angular de este universo, ya que de sus ideas nacen grandes historias que luego veremos animadas en la pantalla. Ser un mangaka es una aspiración máxima en este ambiente: miles de historias salidas de sus manos han recorrido el mundo e independiente del lugar en que se esté, los lectores las reconocen como símbolos (por ejemplo Dragon Ball, es conocida en muchas latitudes). Queda claro que una de las metas de ser mangaka es volverse famoso, sin embargo, la mayoría no son célebres y de muchos solo se conocen los títulos de sus obras. Entonces, solo queda el afán de contar una historia al resto.

Entonces, ¿cómo los protagonistas de Bakuman se integran a este mundo, que es sumamente exclusivo? Aunque en la historia emplean un nombre ficticio, ellos deciden presentarse a la Shonen Jump, una reconocidísima revista de mangas, que cuenta entre sus filas con series mundialmente afamadas. Esto sería un indicio de sus dificultades para entrar. ¿Qué puede ofrecer este dueto de muchachos que podría significar su ingreso? Moritaka Mashiro es un gran artista: la serie se empeña en aludir a su talento para el dibujo. Cuando era niño le entregan un diploma firmado por un ministro, aunque después de la muerte de su tío “se dejó estar”. Gracias a su talento, aun mantiene una capacidad artística que hará florecer en los dibujos. Por otro lado, tenemos a Akito Takagi que es el mejor estudiante de la escuela de Mashiro y lo abordó para que lo ayudara a convertirse en un mangaka: cuenta con una inteligencia que le permite crear muchas historias y suele decir que calcula cuáles son mejores respecto de su popularidad. Pero crear ficciones es una habilidad forjada en el aprendizaje: entre más relatos se van creando, más conceptos se van conociendo y explotando. Ambos juntan sus capacidades para realizar un manga. Cabe destacar que los creadores del producto original, también trabajan de esta manera y fueron los autores de Death Note, por lo que conocen el mundo del manga y el proceso de creación en todas sus aristas, por lo que la serie es bastante ilustrativa en su desarrollo.

Que necesito para ser mangaka?

En la cultura japonesa está muy arraigada la presencia del manga: ha estado por mucho tiempo en sus estantes y es fácilmente accesible, por lo cual cada generación recoge sus conocimientos para luego transformarse en los creadores de nuevas ideas ad hoc a sus tiempos. Los aspirantes necesitan tener una fuerte convicción de lo que quieren realizar, porque existe una competencia dura, ya que se trata de una verdadera vocación, porque es algo que entretiene y gusta. Dadas estas condiciones, es un trabajo perfecto para quienes lo desean, sin embargo, es una ardua  tarea, ya que impone plazos cortos y requiere grandes cantidades de energía. Los mangas actuales se producen a mano y requiere mucho trabajo participar en ellos, aunque los profesionales cuenten con ayudantes, igual termina siendo demasiado esfuerzo. Los protagonistas de Bakuman son varias veces presas del cansancio, tienen insomnio, a veces el stress los ataca, ya que no solo depende de ellos: los mangas son productos de consumo y necesitan estar todo el tiempo luchando para agradar al público y que su aceptación les permita seguir con la publicación. Muchos mangas son cortados al décimo capitulo porque al público no les gustó. Aunque ellos son solo novatos queriendo entrar a esta industria, se tienen que enfrentar a los editores que los juzgarán y deberán pelear por los cupos para ingresar a la revista con una serie semanal. Después de darse cuenta de qué tipo de mundo era este, Mashiro descubrirá por qué su tío muere por exceso de trabajo. Él se definía como un apostador ya que dejaba que la suerte determinara su futuro en los mangas. También era apasionado por este arte, le encantaba su oficio, no era talentoso, por lo que tenía que esforzarse demás para lograr buenos resultados, sin embargo, también abrigaba una pena: su amor no correspondido.

La historia vuelve a repetirse. Ahora son Mashiro y Azuki sus protagonistas: el primero se percata de la similitud con la historia de amor entre su tío y la madre de Azuki, aunque modernizada, ya que no serán cartas sino e-mails lo que se envíen. Esta situación se transformó en el desencadenante para la toma de decisión de Mashiro (hacerse mangaka): es un amor clásico, en donde dos personas se aman de manera casi incorpórea, aunque Mashiro encuentre linda a Azuki y esta fascinación sea su primer motivo para enamorarse de ella. Cuando ellos no tengan forma de mantener algún tipo de contacto, se seguirán enviando mensajes mientras se ruborizan por tonteras, lo que indica que se quieren de forma verdadera. Sacándolo de contexto, sería como un cuento de hadas donde el príncipe sale a rescatar a la princesa que se encuentra en la torre más alta del castillo donde se ubica el dragón. El príncipe no pierde el interés en ella con el paso del tiempo, sino que la ama aún mas, hasta que la rescata y son felices para siempre. Además de ayudar a Mashiro a enfocarse, él sabe que entre más tiempo pierda, menos estará con su amada, por lo cual, se transformará en su tarea más importante, ocupando la mayor parte del tiempo en la creación del manga. En cambio, su compañero mantiene un amor moderno con Kaya Miyoshi: ambos se emparejaron por un malentendido, pero terminaron enamorándose. Se puede juzgar como una especie de amor más superficial, ya que ambos no se idealizan como Mashiro y Azuki, sino que tienen una relación directa. Kaya apoya Akito en su sueño de ser mangaka y aunque su relación comenzó siendo bastante débil, se han ido acercando y conociendo, formando una pareja estable. A veces Kaya hace de ayudante en su departamento, demostrándole que de verdad le importa.

Aunque es un acercamiento ficticio, Bakuman nos entrega varias claves sobre el funcionamiento del mundo editorial del manga dándonos a entender cómo funciona y cómo se puede acceder a través de la composición y el paso por los diferentes niveles hasta su aprobación, o ayudarnos a comprender por qué se vende tanto el manga en Japón: como mercancía, posee un mercado en el cual puede desarrollarse. Japón es autosuficiente con su mercado interno, no tienen que hacer grandes estudios de mercados para saber qué es lo que resulta. Esto nos permite entender por qué tiene esa variedad tan basta de historias que nos atraen. Además, sirve para contrastar nuestra propia realidad. Siempre he cuestionado que en mi país, Chile, no existan canales adecuados para desarrollar la cultura, estamos muy retrasados en ese aspecto: no existe mercado para casi ningún tipo de expresión artística. Latinoamérica es una gran veta de ideas que sería espectacular desarrollarlas: hemos tenido artistas notables en diferentes disciplinas, sería bueno potenciar el desarrollo cultural en nuestras tierras tomando como modelo al Japón.

Me alegro de haberme presentado con este artículo. Espero aportar con mi punto de vista personal a este blog. Además estaré reseñando Baka to Test to Shoukanjuu 2! desde la próxima temporada. 

11 comentarios

  1. Hola migojo, una calurosa bienvenida. Me gusta que te unieras al equipo de redactores y espero tus próximas reseñas. Estoy de acuerdo contigo con respecto a la falta de desarrollo del patrimonio cultural de los países latinoamericanos, en mí país tampoco hay grandes instituciones de apoyo al arte, considerada una actividad secundaria, baja e inútil, pero hay que entender que el desarrollo cultural va de la mano de un gran poder económico que lo patrocine. Creo que eso limita mucho las actividades y posibilidades en este campo humano. Hoy en día la cultura tiende más y más hacia la economía, la mercantilización y reapropiación de las expresiones artísticas se hace cada vez más pronunciada.

    27 junio 2011 en 12:11

    • Gracias por tus deseos.
      Es verdad que los paises desarrollados tienen los recursos para su desarrollo cultural , que los paises subdesarrollados no tienen, pero tambien es importante apoyar las iniciativas, ya que si solo existe desarrollo economico sin el cultural, solo se crea una sociedad vacia sin esa base, importante para los pueblos, ademas con la globalizacion , se ve que algunos paises van siendo devorados por otras culturas, por ejemplo la estadounidense en latinoamerica.

      27 junio 2011 en 21:31

  2. Semper fi! Y que este blog se vuelva mayor con todos nosotros.

    27 junio 2011 en 17:25

    • Ojala crezca el blog, es uno de los pocos espacios que he visto, en que se puede opinar de forma seria sobre los anime y que sea permanentemente actualizado.
      Estoy ansioso , por el comienzo de la proxima temporada, ya quiero comenzar.

      27 junio 2011 en 21:40

  3. Bienvenido amigo! Lamento informarte que he tenido que leer tu artículo a grandes razgos porque tengo pendiente ver Bakuman (pero no sé cuando! me falta tiempo!), y por evitar si hay por ahí algún spoiler. Lo siento mucho, pero aprecio tu trabajo en reseñar una buena serie (por las críticas que he leído); esto de hacer reseñas es matador pero divertido.

    27 junio 2011 en 20:40

    • Gracias por la bienvenida.
      Te recomiendo que veas Bakuman , es muy entretenida, cuando comence a hacer este articulo, la vi de nuevo y se me pasaron volando los 25 capitulos de la serie, tiene un estilo que es facil de digerir y cuenta muy bien la historia.

      27 junio 2011 en 21:34

  4. Gracias por la reseña! de verdad que Bakuman es un anime que te da mucho en que pensar, que bueno que decidiste reseñarlo.

    Pues mira a mi me parece que en cuestiones culturales hay que tener un poco de realismo y un poco de idealismo. Es importante conocer tus limites para despues intentar romperlos. Yo soy de Costa Rica y aca pues te dire que la cultura no ha llegado tampoco a sus niveles mas altos, mas que todo por apatia que por falta de dinero, pues en realidad el amor por el arte es algo que motiva aun al mas tacaño a enriquecerze si es que realmente le importa o lo considera importante. La labor de cualquier artista es educar, es mostrar su trabajo como algo indispensable pero no de forma escandalosa o comercial sino tocando las fibras de su realidad, de su entorno, lograr tal empatia con sus expectadores es la garantia del exito.

    Por otra parte hay algo que vieras que en Bakuman con todo y el alto grado de compromiso que muestra por el trabajo, por el alcanzar el sueño a pesar de lo alto que sea, creo que me deja un gran sin saber por la excesiva muestra de competencia que muestra a la larga amarga un poco la dulzura de la creacion artistica. Y es que someterse a limites tan exigentes mata muchas cosas buenas de cualquier proceso creativo, que lo diga yo que he trabajado en agencias de publicidad (si estudian diseño no se metan a cualquiera!!), hay momentos en que desteste tanto mi trabajo que ahora me lo pienso dos veces para volver a tenerlo.

    Tampoco entiendo muy bien la relacion amorosa del protagonista, es decir, en cierto momento enalteze que quieran luchar por valores tan grandes socialmente hablando, como lo es conseguir su sueño o un lugar de renombre ganado con esfuerzo o talento. Pero por otra parte ¿no pierde el amor su escencia al estar condicionado a cosas de las que desde un inicio es totalmente ajeno? ¿No es acaso el amor el que nos permite aprender de nuestros errores y transformarnos en algo mas humano? Siento que condicionar este sentimiento es un absurdo, sufriri inecesarias penas cuando ya deporsi despues de obtenerlo igual debes pasarlas para conservarlo. Algo aca es demasiado fictisio para tan siquiera considerarlo un poco real.

    Bueno ya me alargue mucho, pero eran cosillas que me habian estado dando vueltas en la cabeza y gracias a vos las saque ( espero que vos no suenes muy informal, sino me dices). Estare leyendo tus reseñas.

    29 junio 2011 en 02:03

  5. A ver, perdón por el refloat, pero acabo de ver el episodio 5, y tres son las cosas que por ahora me tienen enganchado de Bakuman:
    1.- La trama romántica que incluye la historia. Las cosas que suceden entre Saiko y Azuki, como las miradas o el sonrojarse, es tan conmovedor!! Parece la vida real! Como cuando cruzas miradas con la chica que te gusta, y solo con eso empiezas a hacer castillos en el aire… que fuerte!!! Estas justo a su lado y no puedes ni articular palabra, es atroz!!!
    2.- La personalidad de los protagonistas. He leído a grandes razgos la reseña y los comentarios para no spoilearme nada importante, pero ya todos saben que estos tipos son perfeccionistas. Me siento plenamente identificado. Al convertirme en colaborador de este blog, empecé a hacer lo que desde hace mucho soñaba con hacer, pero en el momento de postear las reseñas, nunca estoy satisfecho! Tiendo a comparar mi trabajo con el de los demás, y me siento muy relegado. Y tal como ellos, algunas noches no puedo parar hasta tener el artículo terminado. Si uno ve a otro haciendo eso, diría que está exagerando, pero cuando te pasa, lo entiendes a perfección.
    3.- Los audífonos de Akito. Sabía que los había visto en algún lugar, y haciendo una breve búsqueda (que para mi mala pata, la Wikipedia me malogró algunos detalles de Akito que no debía enterarme tan pronto) encontré que son los Sony MDR-XD100 de estudio. Como ya se dieron cuenta, además del anime, soy aficionado al audio, y los audífonos me apasionan. Por mencionar detalles, ya todos saben que Mio (K-ON) usa audífonos AKB, y Ohana Matsumae (Hanairo) usa los Panasonic RP-HTX7. Estos últimos me traen loco.

    17 julio 2011 en 22:58

  6. Todos tenemos algo de perfeccionistas, la verdad yo nunca estoy sasdisfecha del todo con lo que escribo pero me conosco y se que puedo llegar a ser exagerada. Tampoco me gusta como me quedan los omelet, con la cocina suelo ser igual pero bueno al final hay que entender que es comida y que logicamente a la proxima se mejorara. Que se tengan defectos o cualidades no justifica la falta de control sobre ellas o un minimo de conocimiento, aunque bueno tampoco es que yo misma tenga semejante autocontrol sobre mi misma, seria mentir.

    Hay algo de esta serie que no me gusta y es que la persona vive enteramente de su trabajo. La vida no es vida si no la aprecias por completo, aunque claro solo es algo muy personal.

    18 julio 2011 en 02:20

  7. El perfeccionismo es bueno mientras se utilice para autocriticarse y mejorar cada vez, porque sino tiende a destruir a la persona, yo tambien me considero perfeccionista y me da la lata cuando no puedo conseguir los resultados deseados, pero intento aprender de mis errores. Lo del trabajo, primero hay que comprender que los japoneses son muy trabajolicos, pasan la mayor parte de su tiempo y el que no tienen trabajando, por lo cual es algo cultural, a diferencia que en otros lados tambien se le da importancia a los tiempos de ocio, asi que se puede deducir por eso que se muestre asi la serie.

    18 julio 2011 en 16:08

  8. Algo es cierto: todos tenemos un poco de perfeccionistas, sino seríamos unos dejados e indiferentes. Pero ser “perfeccionista” es un problema psicológico, sin exagerar. A algunos se nos hace muy difícil de controlar, y de hecho no nos damos ni cuenta. Cuando uno llega a ese punto, sucede lo que Konopikyu dice, la vida ya no es vida
    Veremos qué otras sorpresas trae esta serie….

    18 julio 2011 en 17:59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s