Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hanasaku Iroha 12: El viento a favor

El momento de la verdad ha llegado

Con tan magistral entrega hecha la semana anterior, parecía que el listón había sido colocado muy alto por el equipo de producción. Este episodio 12 nos sirve para comprobar que “P.A. really Works”, en palabras de Serious Man. Sin necesidad de recurrir nuevamente al melodrama, la historia esta vez nos da un giro nada insospechado, pero sí innovativo, ya que por más que nuestros certeros profetas dieron en la diana en muchas de sus predicciones (y otros volvimos a fallar estrepitosamente), lo presenciado esta vez fue más allá de lo que esperábamos. Es como si no quisieran guardarse nada para el final; las cosas que creíamos sucederían en los últimos episodios ya están ocurriendo, lo cual nos hace anticipar un final de antología. Pero antes de hacernos falsas expectativas y continuar con las terribles especulaciones, podemos regocijarnos en la consistencia actual del argumento, el cual por tres entregas consecutivas deja de lado los episodios autoconclusivos y nos ofrece una seguidilla de emotivas y complejas situaciones en las que se pone a prueba la entereza interna de Ohana Matsumae, haciéndonos partícipes de su proceso hacia la madurez.

La profecía

Cual si se tratase de la conocida película de terror, todos hemos tenido oportunidad de expresar nuestras ideas sobre el rumbo que seguiría Hanasaku Iroha a partir de los detalles que, por lo visto, no son para nada implícitos. Y es que, con tantas cosas por analizar, las variables eran muchas, y el rumbo se mostraba abierto hacia cualquiera de los caminos teorizados. Siendo fieles a la verdad, el título de Gran Profeta se lo lleva Davidfx, al haber acertado en casi todas las postulaciones que hizo. Él nos hizo notar un detalle que fue difícil de aceptar para los demás de nosotros, el hecho de que a Ohana le falta un poco de egoísmo el cual le permitiría cobrar valor en su angustiosa encrucijada para reclamar su puesto, su lugar, lo que por derecho le corresponde. Abundando un poco en el tema, el egoísmo, tal y como se le entiende e interpreta, es sin lugar a dudas una cualidad nada agradable. Toda persona conocida por egoísta tiende a parecernos simplemente repulsiva e indigna de nuestra confianza. Tuve oportunidad de tratar el tema al desarrollar una reseña sobre Bungaku Shoujo The Movie, viendo el lado destructivo del egoísmo por parte de un personaje animado. En el caso de Ohana, su desprendimiento y falta de egoísmo es tal, que no duda en achacarse la culpa a sí misma, suponiendo que ella es la antagonista de la historia, que su proceder está causándole daño a las personas que la rodean; lo cual repercute en su valía personal, y la hunde más en la incertidumbre. Esta reacción de su parte es sin duda una novedad para el espectador, dado que la hemos visto ceder en múltiples ocasiones, pero nunca criticarse a sí misma tan severamente. Para nosotros, ella de ninguna forma es la antagonista; en el peor de los casos la tildaríamos de indecisa, pero eso no es precisamente una cualidad tan negativa como para encasillarla en una posición tan negativa. Esto nos revela que dentro de Ohana las adversidades están calando muy hondo, y están destruyendo el concepto que tenía de sí misma. Desde el inicio vemos a las claras que su tristeza no se debe al encontrón con su madre, sino principalmente a la fluctuación de su relación con Koichi, y su propia dubitación en cuanto a tomar una decisión. De hecho, aún no se ha decidido a nada, sabiendo que esto complica más las cosas.

Este razonamiento de Ohana, aunque errado, no es para nada extraño. Podríamos decir que son propios de las circunstancias; cualquiera en su situación carecería de la tranquilidad para pensar con cabeza fría, y ante el temor de volver a fallar, extendería de igual manera su respuesta, o simplemente la postergaría. El deseo de Ohana no es precisamente postergarla, sino que no halla la claridad para pensarlo, el momento de calma propicio para sentarse a reflexionar qué exactamente siente por el muchacho. Le sucede que hasta al ser confrontada por su rival en el amor, no atina a aseverar si en verdad está enamorada (aunque todos ya lo sepamos), y confunde o disfraza esos sentimientos con aprecio amical. Tan sencillo de intuir y tan difícil de aceptar. Muy dentro de sí Ohana ya conoce la respuesta; pero es como si quisiera cegarse a ello para regodearse por un lapso de tiempo en su dolor, recrearse en la lobreguez que produce sentirse desplazada. Este mecanismo de autodefensa hace que sin darnos cuenta hallemos cierto oscuro deleite en los romances fallidos, en esa indescriptible sensación que produce saberse derrotado, e inconscientemente busca hallar algo de empatía al compararse a otros menos afortunados en esos campos. En la conversación con Tohru sale a relucir muy claramente su enamoramiento, pero además notamos en su razonamiento que Ohana intenta hallar cierta similitud entre ella y el cocinero, pero poniéndose a sí misma en el lado desafortunado, al insinuar que hasta el más mordaz tendría una oportunidad en el amor si lo intentara, pero sin mencionar nada sobre sí misma, que de hecho sí ha tenido la oportunidad de tener un cortejo. Es como si se sintiera molesta consigo misma, disconforme con su forma de actuar, desconociendo sus propios puntos fuertes y considerándose inferior a los que la rodean. Al estar así de cegada, hasta sus ideas se vuelven descabelladas y razona de forma ilógica planeando un secuestro. Sin pensar bien las cosas va en busca de Kou, como quien se mete en la boca del lobo, sólo para encontrarse con Igarashi (así se llamaba la “lentejuelos”); y cumpliendo una vez más las profecías de Davidfx, es confrontada y demandada a dejar ir al susodicho. Es durante esta conversación que se produce el quiebre mayor en la autoestima de la rubia, al hallar que su competencia sí tiene muy claras las cosas a diferencia de ella, y además posee cualidades que ella cree no tener. Cierto, sus personalidades son distintas, y cada una tiene puntos buenos a su favor (los lentes le quedan bien), pero la determinación y seguridad de Igarashi no convierte automáticamente a Ohana en la villana de la novela.  Al decir que Igarashi puede hacer frente a su rival con claridad, pasa por alto el hecho de que ella también tiene esa cualidad, que la ha ayudado a hacer frente a diversas contrariedades. Su pensamiento demuestra una vez más el grado de hundimiento en el que se encuentra. Después de esto, su característica condescendencia hace que, sin abordar el asunto de fondo, dé un paso al costado y decida no reunirse con Koichi, dejando todo en standby por tiempo indeterminado.

Fue bastante agradable contemplar a Koichi actuar con verdadera sobriedad en esta ocasión. Primero, la respuesta que le dio a Igarashi al momento de la confesión fue precisa, no dejó ningún cabo suelto, y no demostró ni una pizca de duda al defender a Ohana y mostrar su confianza y dependencia de ella. No le preocupó que la meganekko haya reunido todo su valor para declararse (encima que escoge un lugar público para hacerlo…) ni la incomodidad posterior al rechazo, o la incertidumbre sobre la respuesta que él está esperando; este muchacho sólo tenía cabeza para su Ohana. Posteriormente, se hace más evidente su aquiescencia hacia su mejor amiga al aceptar las cosas que ella diga, aún si no las ha entendido del todo, poniendo de lado sus propios sentimientos con tal de respetar las decisiones que tome la otra persona. Fijémonos, no abordó el tema de su declaración, o le pidió una respuesta a su proposición, ni le pidió verla antes que se vaya; simplemente asintió sin dramas a lo que Ohana dijo. Hasta su forma de despedirse denota que no quiere presionar a Ohana a un reencuentro, y contrario a la interpretación de Ohana, el muchacho sí desea volver a verla, pero sin forzar la situación. Podemos deducirlo de por lo menos dos cosas: se dio el trabajo de viajar hasta Yunosagi sólo por verla, y cuando al final no pudo, no se hizo problemas; además al hablarle, la trató con bondad y comprensión, dejando la puerta abierta para que ella se sienta en la confianza de volver a llamarle si lo desea. Aunque Koichi es también un jovencito como Ohana, tiene como punto fuerte su bondad al tratar a los demás, y esa serenidad para enfrentar circunstancias incómodas. Como contraparte, Ohana siendo más sentimental, obra por instinto, y en esta ocasión, no puede controlar sus pensamientos empujados por sus emociones y es presa de la desmoralización. Es como si ambos se complementaran a la perfección, como si uno tuviera las cualidades que el otro carece; lo cual explicaría el porqué se llevaban tan bien, y el porqué de la mutua dependencia, aun a la distancia. En cuanto al enfoque de la relación, es interesante además notar que ambos actúan sin la natural presión de las hormonas, como si no tuvieran ese tipo de urgencias. En ningún momento se hace presente la “tensión sexual” entre ellos, y no se dan visos de que fuera a aparecer. Cosa curiosa si pensamos en los ardorosos años de la adolescencia, pero bastante llamativa dado que idealiza las relaciones entre hombre y mujer al grado de prescindir de estos recursos para engancharnos a una simple y tierna historia de amor.

Mama said

Muchas de las cualidades de Ohana definitivamente deben haber sido heredadas de su madre. Satsuki se había convertido en el personaje “odiado” de la serie, y razones no nos faltaban, ya que su conducta era injustificada desde cualquier ángulo. Aún sin terminar de convencernos, escuchar sus razonamientos, y presenciar una escena de sus recuerdos de juventud hizo que se nos abriera un poco más la mente respecto a ella y su actual conducta. Con solo fragmentos no podríamos crear todo un perfil sobre su personalidad real, la que se va manifestado de variada manera; pero por lo menos nos brinda una idea de la razón por la que la mayor de la familia Shijima actúa de esa forma. Satsuki guarda dentro de sí un nada infrecuente rencor hacia su progenitora, el cual la motivó a alejarse de su nido y en la actualidad albergar cierto repudio hacia su primer hogar. Ciertamente, la escena más conmovedora de esta semana tuvo como protagonista a la persona que más fue vapuleada la semana pasada, demostrando que siempre hay un porqué para todas las cosas. El flashback aunque breve tuvo mucho contenido exponiendo una breve escena familiar llena de dolor, muy típica de estos tiempos modernos. Ver los ojos llorosos de Satsuki-chan espetándole a su madre certero reclamo de incomprensión hace que en cierta forma nos identifiquemos con ella, entendamos porqué guarda tanto resentimiento hacia el Kissuiso, sin considerar la posibilidad de que las cosas cambien o mejoren con el paso del tiempo. Las lágrimas de Enishi prueban que este no era un asunto esporádico, o un arrebato de rabia ni un breve intercambio de palabras, sino que era un problema que trascendía el día a día de la familia Shijima. Satsuki, al igual que Ohana, probó de primera mano lo que es el férreo trato de la abuela Sui. Contemplar que esa fiera mirada no ha cambiado con el paso del tiempo ni un ápice sólo confirmaría las críticas vertidas por la hija sobre la posada y la forma de administración que se tiene en ella. Sus palabras suenan libres de remordimiento, no demuestra vergüenza de desacreditar a su familia, absolutamente segura de que “no importa lo mucho que decoran el exterior, lo importante es lo que hay en el interior”. Ella misma sabe la gran influencia que ejerce la Ookami en sus empleados, y el poder de convencimiento que pueden tener sus discursos, pero al igual que Ohana, al parecer ella  no se dejó doblegar por su madre, “guardando por mucho tiempo” esa frustración de quizás sentirse relegada, o menospreciada. Es interesante el detalle que menciona Satsuki al decir que Ohana le recuerda a sí misma (lo volviste a hacer, Davidfx), lo que nos recuerda la frase “la historia se vuelve a repetir”, que parece ser tan infalible como si de un destino ineludible se tratara.

Por lo pronto conocemos parcialmente a Satsuki, y sería arriesgado tratar de establecer comparaciones entre ella y Ohana, pero poco a poco éstas se nos van haciendo obvias. Lo que sí podemos hacer es establecer las diferencias, que en definitiva marcarán el rumbo que nuestra historia seguirá. Aunque ambas abrigan fuertes resentimientos, a diferencia de su madre, Ohana actúa con altruismo, y siempre busca el lado positivo en las personas, intentando concederles el beneficio de la duda en sus acciones, y derrochando bondad en su trato, aún a costa de sus  propios intereses. Este desapego de la hobiron y su profundo interés por el bienestar ajeno hace que esté dispuesta al autosacrificio y, de una buena cualidad como esa, nada malo podría derivarse. Gracias a esa cualidad, y su notoria carencia de egoísmo, se ha sabido ganar no sólo el aprecio de sus compañeros de trabajo, sino su cariño y admiración, incluyendo a la mismísima Sui Shijima. Internamente, el reconocer lo bueno que hay en todas las personas, hace que ella se trace como objetivo aprender e imitar su actitud, hallando lecciones y consejos hasta en cosas inanimadas, como las luces de cualquier calle, que como si de un sendero se tratase, le guían hacia su destino, siempre hacia adelante. Dentro del corazón de Ohana habita tanta poesía que a pesar de sentirse acongojada, sus pensamientos siempre se tornan positivos, ayudándole a recobrar gradualmente la cordura y brindándole la calma que tanto necesita para encarar los nuevos desafíos que le significará tener a abuela, madre e hija bajo el mismo techo. Citando a Enrique Bunbury (al cual Ohana casi ha estado invocando a lo largo de este capítulo…), podemos aseverar que “si ya no puede ir peor, espera a que sople el viento a favor”.

6 comentarios

  1. Pues la verdad que david si que las hizo de profeta, entendio perfectamente la situacion, me doy cuenta de que yo fui una adolescente tan atipica que hay cosas que no llegare a captar, como todo tiene lo bueno y lo malo.

    Aca el que se lleva el liston de oro es Koichi, definitivamente el amor en todo el esplendor de la palabra. Aunque nos dejaran para despues el como puedan quedarse juntos (ay Ohana a veces me dan ganas de ahorcarte! y lo peor es que no contas nada como para que otro personaje pueda hacerlo por mi! Minchi ahorcala por favor!) es definitivo al menos para mi que pasara tarde o temprano. Asi que usaran esta tension, en especial esta, para mantenernos interesados.

    Satsuki demostro un apego o cariño hacia su hija? yo aun lo dudo, pues como siempre es ella misma la que por ella misma mueve las cosas, le causo curiosidad porque le recordo algo que le hace referencia a su pasado pero nada mas. Es un personaje bastante frio y calculador, desapegado por eleccion pues a su parecer ninguna persona puede ser digna de confianza. Esta tan exento de responsabilidad familiar que me es dificil encontrarle en este campo algo que hable de su buena fe. Imagino que al conocerse a si misma tambien como lo hace, sabe que Ohana escogera quedarse con su abuela, pues tiene valores que aprecia ademas de que ha encontrado una familia, el cariño es tal que la mueve el defenderla hasta el punto de hacer cosas alocadas. Dudo que despues de esto se le de oportunidad a la madre de Ohana de volver a sobresalir. El egoismo es su marca y huella y dudo que actue de otra manera. No hay mejor ejemplo a veces que un mal ejemplo.

    El proximo episodio dara mucho de que hablar, espero algo emotivo e interesante, lleno de drama y flashbacks!

    24 junio 2011 en 14:52

  2. DeyArisu

    Esta es la primera vez que dejo un comentario, aun que soy una lectora fiel de estos tan buenos analisis de esta maravillosa serie.
    Me gusto mucho que este capitulo comenzara con la continuación inmediata de la escena en que rescatan a Ohana de la húmeda y peligrosa calle. Quiero hacer notar también la participación de Tohru, que aún a pesar de su ya conocida lengua afilada, siempre dice algo que hace pensar a Ohana al nivel de cambiar varias actitudes: en este caso le dice a Ohana que “el problema no es de ella, es de todos”, en un intento por consolarla. Posteriormente se muestra muy celoso cuando, en privado, tocan el tema de Kou (si es o no novio). Pero lo que de verdad me sorprendió fue que luego de que Ohana soltara la descabellada idea de secuestrar a su madre, Tohru lo acepta con la única condición de llevarse a Kouichi también; esta reacción sólo me deja a pensar en la posibilidad de que el cocinero (obviamente enamorado ya de la pequeña rubia) quiere conocer a su rival, para tener así una “competencia cara a cara” por ella. Me permito con esto hacer una pequeña predicción, en la cual Tohru saldrá pronto de la sombra de este “amor secreto” y será un factor clave en el desarrollo de la relación entre Ohana y Kou, sin mencionar las repercusiones que estas “reacciones sospechosas” del cocinero generan en la ya confundida Minko.

    24 junio 2011 en 15:38

    • Bienvenida! Gracias por tu excelente comentario.
      Tuve muy en cuenta el desempeño tanto de Tohru como de la mismísima Minchi; solo que al momento de hacer la reseña, no hallé dónde encajarla junto con la trama principal. Lamento haber pasado por alto esos detalles, los cuales tienen lo suficiente como para hacerles una reseña propia. Ver a los dos pasar todo un día solos, y las cosas que sucedieron, dejaron ver a Tohru como verdaderamente ilusionado con la niña, y a Minchi, cada vez más frustrada con la apatía del cocinero hacia ella. El tipo será algo temperamental, pero con la madre se quedó, se le acabó la mordacidad; es curioso que Minko no se rinda o se desilusione al verlo así.
      Yo también confío en que Koichi y Ohana quedarán juntos; hasta la semana pasada tenía dudas sobre la integridad del chico, pero esta semana dió cátedra sobre lo que es el amor de verdad. Como dice Deyanira, falta ver cómo Tohru añade el quiebre, el cual esperábamos que ponga Igarashi, desplazada olímpicamente esta semana.Personalmente espero más de Minko, es un personaje muy rico y aún no se le ha dado toda la atención que merece (tanto que además del manga de Hanairo actualmente en publicación, en julio se editará otro manga centrado exclusivamente en ella); hasta ahora, la gente de producción está colmando nuestras expectativas, y aunque no quiero hacerme más ilusiones, con P.A. Works nunca se sabe.
      Otro detalle que no mencioné es que, sin menospreciar a la gente de Geek Anime (el fansub que prefiero), que hacen un excelente trabajo alcanzándonos la serie siempre tan prestos (y en HD ligero, lo agradezco), hay algunas cosas que se hacen complejas de traducir por completo. El japonés y el español son harto distintos, y hay expresiones propias del idioma que para ser traducidas necesitan una transliteración. Ohana estuvo mencionando desde el episodio anterior algunas variaciones de la palabra “bonbori” (bonbotte, bonboru, etc), y por las circunstancias en las que las mencionó me hicieron entender que, además de aludir a las luces decorativas típicas de Japón, la palabra puede traducirse como “esforzarse”. Curiosa combinación de significados, y si estoy en lo cierto, bien escogida relacionando varios aspectos de la trama. Qué ganas de saber japonés!

      24 junio 2011 en 18:38

  3. davidvfx

    ……..noooo, deberas que cadabes que abanzaba yo decia bueno lo que supongo pasa en la vida real, esto es un anime asi que es posible que las cosas se arreglen… zopeton de esperansa al suelo…

    benjammmmin lo que dices del desatino de Ohana es brutal, hasta a uno mismo desconcierta; como espectador uno sabe (o supone) que Ohana esta henamorada, pero en su confrontacion con Igarashi me dio vuletas a la cabeza tanto que me hiso dudar si Ohana de Ohana; pero lo peor es que no sabia en que me estaba dudando yó sobre ella, solo se que algo no estaba bien… ¿indescion? ¿miedo? ¿Negacion?¿Autosacrificio? puedo especular muchas o sumar unas con otras ya que no estamos dominados por una sola emocion a la vez; pero ohana es compleja en este punto, a aprendido cosas, enfrentado miedos, que pareciera raro tropesar con la misma piedra y mas cuendo ella ya se dio cuenta donde esta el mehoyo del asunto… La Duda es una emfermda que afecta a toda el organismo emocional de Ohana… el problema es ¿donde? yo aposte a la falta de egoismo en Ohana pero al tener todas las piesas del conflicto para ella en este ultimo ep La Duda persiste! el egoismo que falta en ohana es aquel que sale como la ira de una gato cuando le pisan la cola o cuando le quieres quitar el hueso a la canino de la casa te gruñen y arañan pero no por maldad si no por que es algo instintivo y de que viene con el caracter natural, no un egoismo como el sacrificar a los demas por un bien personal. se que todos tenemos el sentido territorial, ohana no es ajena… pero la Duda sobre “algo” es la que empide actuar… Tal ves venga de que a pesar de tener las piesas no tiene la vision para armarlas, como nosotros la audiencia ya armamos y le gritamos: “solo dile que tambien lo quieres”, “dile que te espere”, “prometele que terinando la prepa se reuniran” y le segimos gritando como si ella estubiera en un concurso de TV en que todo el auditorio sabe la respuesta y ella confundida, por los nervios no sabe que decir, la duda no le permite decir lo que otros le grita o en tes caso cosa que ella ya sabe.

    La sobrieda de Koichi, la interpreto como algo tranquilisante ya que podemos suponer que el tipo es un poco mas conciente en los sentimientos y formas de pensar (un punto mas a la madures) que le permite saber el ViaCruzis que le toca caminary por eso mismo tiene esta actitud de sobrieda, a pesar de que dije que el cargaba el mayor peso de la tension, me doy cuenta tambien que es el mas fuerte emoiconalmente… si, a pesar de ue salio huyendo como niño al declararse por primera ves a Ohana, tal ves al cruzar esta puerta y sus unfrutiferos viajes a la posada, le a dado una mejor vision truncado camino y lo habrasa con tranquilida, ya que en caso contrario estaria exiginedole a Ohana una desion pero de ya!… cosa que no se ve que vaya hacer por lo menos en muchos episodios (si es que no acaba en los proximos, rezemos por unos 26 ep)

    de Satsukila verdad es que deseo ver mas de este personaje, pero no en esta etapa madura si no en su adolesencia, creo que ahi esta el la raiz de esto, por los tiempos de lla fueron tiempos de cambios en la juventu en japon Ohana solo es victima de la oleada que se origino en el choque de Satsuki vs Ookami, casi estoy seguro la adolecencia de Satsuki si es que le hicieran su propia serie casi todos los episodios serian como los del numero 1, y bofetadas de a diario y ver en que parte agarro esa actitud despreocupada por su hija, por que no la debio tener cuando ohana era bebe, ahi si debio ponerse las pilas… pero por la memoria de Ohana, hasta donde le alcanza, Satsuki siempre fue asi, asi que me carcome la curiosidad (profecia: el papa de ohana y su ausencia tubo algo que ver)…. Ademas esta BIEN KAWAII en ese traje de marinerito XD y esa mirada de cachorro enojado (¡moedes!)

    Bueno dejando de hacer de abogado del diablo, ultimamente estoy preferiendo personajes muy odiados (Satsuki y a Yukiatsu de AnoHana) terminare un detalle con Ohana y es algo seguro esto, que a pesar de quella misma aadelnato conclusiones (otra ves erroneamente) de que “Ko-chan no more”, la madre saco a flote el tema que ko y ohana son novios, que a pesar de no haber respuestas estan funjiendo como tales, ya que se apoyaban moralmente y funjian el papel ( no nesesarimeinte es nesesario un acercamineto fisico y menos a esa edades); ohana en lugar de ponerse a llorar o melancolica se sonroja y se abochorna… como si el drama del ep no hubiera psada… esto da entender que la historia entre Ko & Ohana… no acabado.

    PD: gracias por el elogio de profeta, pero solo arme un supuesto con todas las piesas que me fueron dando durante toda la serie y el mismo benjammmmin con tus analisis y las especulasiones de los demas posteadores del blog, lo curioso es que aqui hubo un cierre a toda las confabulacion, despues de este climax los sentimiento y pensamientos han sido afectados asi que tratar de mirar mas al futuro es jugar a la ruleta rusa… pero es bonito hacerle de dectetive.. (me afecto mucho ver Dr.House)

    27 junio 2011 en 16:15

    • Totalmente de acuerdo; el punto sobre el egoísmo que mencionas es correcto, y nuestra Ohana no tiene ni un ápice de egoísmo, nadita, tanto así que por eso la vemos hasta echarse la culpa a sí misma por la situación. Cosa que no es rara en estos tiempos.
      De seguro ya habrás visto el nuevo capítulo (justo estoy escribiendo la reseña) y tanto como yo, estarás satisfecho con lo expuesto sobre Satsuki. Déjame decirte que opino igual que tú sobre la mamá, y también sobre Yukiatsu; ambos personajes tan “odiados” y a la vez tan ricos en características; sus personalidades son tan complejas que no sería suficiente con odiarlos sin saber más de ellos. Para odiarlos con ganas, simplemente te aventuras en conocerlos más y en el camino tu opinión cambia…
      Vamos a ver hacia qué dirección sopla el viento en esta ocasión.

      27 junio 2011 en 20:35

  4. rolo2k

    ¡Muchas gracias por la bienvenida!

    Pese a que continúo retrasado en mis comentarios, espero poder ponerme al día al finalizar esta semana comentando la reseña del próximo capítulo.

    Me agrada mucho saber que a estas alturas esta serie continúa sorprendiéndome al grado de no poder vislumbrar una conclusión que pudiera definir como “canónica”, dados los continuos giros que está tomando esta historia.

    El enfrentamiento de Ohana con su rival de amor era previsible, aunque no la forma en que se desarrolló pues, a pesar de ser la antagonista, no dejo de sentir cierta simpatía por la meganekko, quien además de ir directo al grano, poner las cartas sobre la mesa y mostrarse totalmente segura de sus sentimientos, también demostró una inusitada honestidad al relatar los pormenores de su declaración hacia Koichi y las mismas palabras de éste; todo aquello terminó por desarmar a Ohana al grado de considerarse a sí misma como “la mala” de la historia.

    Hay que reconocer la madurez y nobleza de sentimientos de Koichi al darle un voto de confianza a Ohana, pese a que como todo enamorado, tampoco es ajeno a la duda o a la tristeza.

    Coincidiendo con la opinión de deyArisu y sin menospreciar en ningún momento el protagonismo de Ohana, quiero destacar el desarrollo del ya declarado triángulo amoroso Ohana-Tohru-Minko; en primer lugar, me pareció muy imprudente la acción de Ohana al cuestionar directamente a Tohru sobre su vida romántica (quizá con la idea de ayudar a Minchi), ya que a juzgar por su reacción nuestro cocinero al parecer lo interpretó casi como una declaración precipitando aún más el obvio interés de éste, todo esto sin sospechar que la aprendiz de cocinera los había estado escuchando en silencio. Por alguna razón me siento muy solidario con Minko, quizá porque parece que todo lo tiene en contra y mucho más cuesta arriba que la misma Ohana; aun así no se muestra agresiva ni rencorosa con ella ni pierde la ilusión de su callado amor, considerando la relación casi militar que existe entre ella y Tohru; un ejemplo de esto es que luego de ser arrastrada a una maratónica sesión gastronómica llegó a considerarla “casi como una cita”. Me parece interesante notar que pese a su carácter Minko sea tan popular y casi idolatrada por sus compañeros de estudio (todos le llaman “princesa”), posición que comúnmente es ocupada por chicas glamorosas y coquetas como Yuina. En verdad espero una buena conclusión para Minchi, se lo merece.

    Para concluir, debo admitir que la mayor sorpresa de este episodio vino de quien menos esperaba: la madre de Ohana, la tan detestada y vituperada Satsuki Matsumae. Creo que es muy prematuro hablar de que su actitud de haber cedido ante la petición de Ohana, conlleve a su redención, sin embargo la hace al menos acreedora del beneficio de la duda; basta ver la forma en que Ohana reacciona (recuerden que anteriormente la llamo “baba”). Supongo que estas dudas se aclararán en el próximo episodio ya que como dicen “todo tiene un porqué”. El pequeño flashback de Satsuki solo confirma lo que ya había afirmado la abuela Sui “… Ohana es idéntica a Satsuki…” y no se refería solo a lo físico.

    Bien, ahora voy por el episodio 13.

    8 julio 2011 en 14:13

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s