Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

[C]: The Money of Soul and Possibility Control 10 (Parte II): La lotería de Babilonia.

La incertidumbre

“Como todos los hombres de Babilonia, he sido procónsul; como todos, esclavo; también he conocido la omnipotencia, el oprobio, las cárceles…He conocido lo que ignoran los griegos: la incertidumbre… Debo esa variedad casi atroz a una institución que otras repúblicas ignoran o que obra en ellas de modo imperfecto y secreto: la lotería… Soy de un país vertiginoso donde la lotería es parte principal de la realidad: hasta el día de hoy, he pensado tan poco en ella como en la conducta de los dioses indescifrables o de mi corazón.” (Borges, “La lotería de Babilonia”, en Ficciones). He tomado este cuento de Borges como punto de partida para explicar lo que entiendo por caos, juego y azar. He hecho varios comentarios dispersos a lo largo de todas las reseñas que he realizado acerca de [C] sobre este tema, mas no he precisado mis fundamentos teóricos para entender la serie desde este punto de vista. La ciencia hace mucho tiempo que perdió la armonía y la naturaleza y la cultura se han convertido en realidades desordenadas, para mí [C] es una exposición de estas teorías. Como el cuento de Borges que he traído a colación, pienso que así es la vida.

El “estado de excepción II”. El caos fundamental y la fiesta:

La historia del pensamiento occidental comienza con un acta de duelo: la muerte del caos. “Al principio estaba el caos, luego llegó el nous (la inteligentica) y lo ordeno todo” (Anaximandro). Desde los griegos hasta nosotros, Occidente ha negado la intervención de lo caótico. La única forma de azar que ha sido reconocida es la del encuentro de dos series independientes que por sus respectivas vicisitudes terminan por colisionar: de ahí el ejemplo clásico de un hombre que camina por una calle y el ladrillo que le cae encima. También podemos incluir aquí el juego de la ruleta en movimiento a la cual lanzamos una bola con la intención de ver en que número se detendrá. Este caos es un caos determinista, domesticado, nacido de un orden preexistente que se considera su fundamento. Como la cantidad de cálculos probabilísticos es inmensa y la capacidad humana limitada, se hace imposible tener en cuenta todas las variables. Un observador ideal sería capaz de calcular todas las posibilidades – el diablillo matemático de Laplace, que no es otro sino Dios. Así, la mecánica clásica de Newton se convirtió en el paradigma de la ciencia hasta el día de hoy: una ciencia que reducía las infinidades de los fenómenos naturales a sistemas de órdenes calculables conocidas como leyes, eternas y precisas. Su modelo eran los proyectiles, los cuerpos en movimiento y el giro invariable de los planetas del sistema solar. Esta ciencia creía, y aun muchos científicos son defensores de esta propuesta, que el desorden y el caos de un cierto número de fenómenos era algo accidental, procesos al margen de leyes deterministas, el caos era una isla en medio de un mar de orden. Lo que se perfila en la ciencia contemporánea es algo muy distinto. Tres cantos del gallo han sonado: hay desorden en la materia a nivel molecular, la imposibilidad de calcular la velocidad y posición de un electrón al mismo tiempo (principio de incertidumbre de Heisenberg); desorden a nivel medio de la materia, existe la entropía, es decir desorganización de los sistemas complejos, y negentropía (entropía negativa), autopoíesis (auto-organización) de la materia y creación de orden a partir del desorden: los seres vivos, los cristales y la naturaleza en general, están gobernados por fenómenos caóticos; desorden a un nivel cosmológico, el sistema solar de Newton, que se consideraba invariable, esta lleno de cometas, agujeros negros, supernovas y galaxias que chocan. El universo no es un lugar tranquilo, esta en constante recreación y recomposición. La imagen se ha invertido, lo que antes era considerado un error de cálculo o un evento aislado, se ha convertido en un fenómeno general, la isla se convirtió en océano. El orden no es la regla del universo, es su excepción. Si llamamos racional a lo que esta ordenado, a lo que consideramos lógico, entonces lo real no es racional. Lo racional es más bien un pico, una isla rodeada por un mar de caos que emerge en momentos raros (así como la vida en la tierra no es la ley general del universo, sino un caso particular de un universo deshabitado y muerto). El modelo actual de la ciencia esta dado por las nubes (el clima, el efecto mariposa), los fractales y los impulsos descontrolados de las neuronas del cerebro. Este caos total, sin ningún principio de organización, es el caos fundamental sobre el que se funda lo que nosotros llamamos orden.

Hay dos principios sobre los que se basa la racionalidad científica: el principio de no contradicción o del tercero excluido –una cosa es o no es, no puede ser ambas al mismo tiempo– y el principio de razón suficiente –las cosas existen porque hay una causa racional o determinante que las hace existir. Por eso, debido a estas leyes lógicas se busca un sentido en aquello que no lo tiene o cuya razón no es justificable. Muchos de los críticos de [C] atacan la serie por esta carencia de principio de razón suficiente, la falta de una justificación lógica del programa. Sin embargo después de haber reseñado la serie, siento que muchas de las críticas se pierden en justificaciones sin sentido, intentando encontrar en las teorías económicas una explicación para los problemas expuestos a lo largo de los episodios. Desde que comencé a ver [C] he pensado en la serie como una exposición de la teoría de juegos. Las formulas matemáticas que aparecen en el opening son ecuaciones de esta teoría. El sistema de tratos, las elecciones, lo impredecible y oscuro del futuro hacen parte de esta forma de abordar la realidad y los modelos de negocios, son juegos simétricos y asimétricos, juegos de suma cero y suma no-cero. En la teoría de juegos los participantes se enfrentan a una infinitud de variables que se combinan teniendo en cuenta que cada elección se bifurca en otra cantidad de posibles elecciones o posibilidades. Aplicado a los modelos de negocios, es obvio que los seres humanos cuando juegan se enfrentan a variables que en muchos casos están fuera de su control; como en la vida real las personas no son racionales ni tipos ideales, las posibilidades de los juegos se vuelven inciertas. De ahí que muchas de las paradojas que los protagonistas enfrentan resulten sacadas de estas premisas: el dilema del prisionero que ha enfrentado a Mikuni y Kimimaru muestra que dos personas no necesariamente colaboran con la intención de obtener un resultado que enmarca un bien común. [C], en mí opinión, ha hecho un uso magistral de esta teoría (quizás le este dando mucho crédito a los productores). Los antiguos aliados se convierten en enemigos, los ganadores resultan perdedores, los héroes se vuelven villanos y viceversa, etc… ninguna certeza esta dada de antemano y eso es lo que disfruto de esta serie – al menos es lo que he disfrutado hasta ahora. De hecho la serie ha llegado a un punto donde los conflictos internos de se han vuelto irresolubles debido a la complejidad de los problemas que han surgido. [C] se ha convertido en un Superjuego donde ningún jugador tiene una estrategia ganadora.

Muchos de los estudiantes de economía que han visto [C] y lo comentan, ven la falta de planificación en la serie como un defecto, pues esta llena de errores y acciones que ningún ser pensante haría. Ejemplo: en este episodio Jennifer y Taketazaki planean destruir la economía al generar una hiperinflación y devaluar el yen, para esto, roban todos los ahorros de Mikuni, arrojan desde un helicóptero miles de millones de billetes a las calles, propagan rumores sobre la caída del valor de los precios del mercado y twiettean miles de mensajes por toda la red. Todo el episodio parecía una fiesta, un descontrol, una repartición y distribución de dinero al azar (el futuro de la gente regresado a sus dueños); realmente se trato de un caos generalizado, con miles de personas cambiando sus ahorros a dólares y golpeando las puertas de los bancos (disturbios y bailes de alegría por conseguir mayores riquezas de las que una vida de trabajo lograrían); Masakaki ha contribuido a este mismo desorden al otorgarle a Kimimaru una tarjeta negra como la de Mikuni, provocando incluso más discordia, una decisión que para muchos resulta en azar y es arbitraria, pero que refuerza la idea de que el caos es el fundamento principal de toda la serie. Por otra parte, el plan que Jennifer y Taketazaki le exponen a Kimimaru tiene como escenario el centro de Shibuya, la zona de entretenimiento y comercial más importante de Tokyo, bastante irónico si pensamos que es el lugar que pretenden destruir.

I win the lotery

Si el próximo episodio se titula Control, entonces este episodio debió haberse titulado Lose Control, porque toda la situación se salió de las manos de Mikuni (hasta sus subordinados lo han comenzado a traicionar o han sido derrotados). El mundo se ha convertido en un espacio de desorden y la sociedad misma es un es uno de estos espacios, lo que se práctica en [C] es una enorme lotería y al fin y al cabo, citando a Borges, “la lotería es una interpolación del azar en el orden del mundo.” [C] es una serie de apuestas y juego, por lo tanto se reconecta con uno de los fundamentos del ser vivo mismo: la cultura nace del juego, el juego preexiste a la cultura, la prueba esta en que los animales juegan, nosotros jugamos, por lo tanto no somos seres enteramente racionales. Antes del “homo faber” o el “homo sapiens” está el “homo ludens” (el hombre que juega) o el “animal riens” (el animal que ríe).

El detalle:

“Dios está en los detalles” solía decir Aby Warbug. Como no todos somos críticos de arte o pasamos por alto mucho de lo que vemos en el anime, creo que debo volver sobre un problema que no he desarrollado bien. Los mosaicos que están pintados en los caminos y en el centro del D.F. cargan con muchas connotaciones importantes para la historia. La mayor parte de las veces estos son ignorados por los comentaristas, concentrados en hablar acerca de la acción y los acontecimientos de la serie, pero como los síntomas de una enfermedad o las escenas de un crimen (y si alguna vez han visto Dr. House, C.S.I o Monk, entre otras), los pequeños detalles son esenciales a la hora de resolver un caso policiaco o curar un paciente. Hasta el momento he comentado el sephirot, el árbol de la vida que posee los 22 caminos que condensan la vida de los hombres y mujeres, no obstante he ignorado las otras tres grandes imágenes, debido a que solo en algunos momentos estas pueden ser observadas – pues se las pasa a la carrera – y a que en [C] jamás se les ha dado un significado, he decidido interpretar, lo mejor que puedo cada uno de estos elementos visuales. Considero estas notas como un trabajo indiciario:

Me derrito... no, es broma

1) Hay una imagen donde un rey con cabellos dorados dirige sus manos hacia dos demonios, su cara esta llena de dolor y lagrimas de miedo salen de sus ojos. Este rey parece inconsolable mientras que los dos esqueletos vestidos de verde a su izquierda parecen sonreír, sus dientes de oro brillan. Uno de los esqueletos (el primero a la izquierda) esta en posesión de un arpa, el otro, a su lado agarra un a flauta, ambos espíritus son musicales y parecen exigirle al mortal que tome una decisión. El rey no parece encontrar una respuesta clara ante la demanda de estos dos seres sobrenaturales y cualquier elección terminara con un castigo. Su elección es tan confusa como ese fondo de figuras geométricas (cuadrados, rectángulos, círculos) en el que se perfilan las imágenes. Esta escena es sacada de un mito poco conocido: el momento en que el rey Midas decide entre el Arpa de Apolo o la flauta de Pan como el mejor instrumento artístico. Midas reconoce a Pan y Apolo castiga al rey haciéndole crecer unas orejas de burro. Así, una vez Paris eligió a Afrodita como la diosa más bella, para luego ver arder a su ciudad natal, Troya, destruida por los ejércitos griegos bendecidos por las diosas Atenea y Hera (las perdedoras del certamen de belleza).

2) En un mosaico aparte hay una mujer vestida de blanco en el centro de la pintura, a sus lados, arriba, están el sol y la luna que iluminan diversos paisajes, en el centro de este fondo parecen fundirse o cubrirse mutuamente la luna y el sol, mientras que debajo la reina se alza con belleza, con dos alas a sus lados y un par de hombres (un viejo y un joven) abrazándole sus pies y cuerpo. Esta diosa tiene los ojos cerrados y ante estos mortales que parecen suplicarle por algo, ella permanece imperturbable. La representación alada de esta diosa es la Victoria, la Fortuna, la diosa caprichosa, incognoscible del destino. Una vieja tradición greco-romana, siempre dejaba un espacio vacío para que fuera llenado por un dios cualquiera desconocido, a quien se le atribuía la razón de una victoria. Ningún mortal escapa a sus designios pero ella no favorece a nadie de antemano.

3) Un anciano rey, con largos cabellos y barba, sujeta a una mujer con sus brazos, quiere abrazarla, pero ella se encuentra inmóvil, muerta. Esta mujer, más joven que él, es de oro, brillando debajo de un sol que ilumina la escena. El rey tiende hacia ella con desesperación,  incapaz de hacer algo frente a lo que ha sucedido. Una vez más, el rey Midas se enfrenta a la adversidad, pues en el mito de su vida, termina por convertir a su propia hija en oro y pierde su verdadero tesoro. Consternado, el rey ruega a Dionisos que le quite esta maldición del toque dorado que en otro momento le había solicitado, Dionisos le dice que lave sus manos y su hija en el río Pactolo, donde su toque dorado pasa a las aguas, convirtiendo su arena en oro.

Estas tres imágenes, junto con el sephirot, son la expresión más profunda, en mi opinión, de todo lo que ha sucedido hasta ahora en [C]. La voluntad de los dioses es indescifrable, y como dije en la anterior reseña, sus juicios son parciales. Ya había realizado una comparación entre los entres y los chamanes o brujos, voy a retomar esta hipótesis: en las religiones antiguas, lo divino y lo sagrado es numinoso, encierra significados contradictorios, los dioses son símbolos, son los verdaderos coincidentia oppositorum, de este modo, un dios como Apolo, dios de la sanación, la serenidad y la racionalidad lanza furibundo sus flechas solares sobre los mortales, quemándoles sus ojos, causando sequías y matándolos de enfermedades. Los chamanes y sacerdotes de las religiones no bíblicas se enfrentan a estas potencias intentando interpretar unos signos desconcertantes, donde la ofrenda para apaciguar a los dioses o la forma de enfurecerlos son a menudo desconocidas. El dios del Antiguo Testamento bíblico también desempeña este papel: Job, el mejor de los hombres, es castigado sin piedad, perdiendo su familia y posesiones terrenales, hasta caer en la angustia y la resignación. Esta forma primitiva de la magia o lo sagrado es violenta y sus consecuencias son impredecibles: un aprendiz de brujo se encuentra imposibilitado frente a las potencias infernales que ha desencadenado. Es lo sublime, lo infinito y lo inconmensurable, que supera cualquier expectativa de control. La ciencia moderna y en gran parte nuestra sociedad moderna, apacigua a los “dioses” o la “naturaleza” precisamente explicándola y controlándola. El mundo moderno desarrolla dispositivos de control que canalizan las fuerzas planetarias en busca de dominio, haciendo de la naturaleza y sus fenómenos realidades serviles. Cuando una serie como Madoka Magica o [C] recuperan esta cualidad de lo sublime, terminan por romper con la lógica científica y nos ponen directamente en contacto con esa incapacidad de la humanidad de poder cambiar nada. Esa imposibilidad de dominio es la que yace en el fondo de toda fuerza natural y que la ciencia moderna ha redescubierto en la forma de caos.

The fortune abandon me.

La Rueda de la Fortuna. Creación, destrucción y mitología:

Los símbolos nacen de la profundidad de la experiencia humana, condensando en sus figuras las formas en que la vida transcurre. Las cartas del tarot, lejos de su versión comercial que supuestamente predice el futuro de cada uno, son resultado de este intento del ser humano por conectarse al sentido de su vida. El arquetipo de la Rueda de la Fortuna nace de los cambios y las vicisitudes propias de la existencia cotidiana. Cuando alguien refiere esta rueda hace referencia a los avatares que sufre cualquiera, independiente de su voluntad o fin. Fuimos testigos por primera vez de una macro-flation, que en el lenguaje de [C] quiere decir el ataque más poderoso que puede generar un assets. Los tres principales protagonistas usaron sus mejores cartas bajo la manga y una vez más hemos regresado a los viejos tiempos de explicación económica. Los ataques que se usaron en esta ocasión son parte de la jerga inglesa de términos económicos y también cargan con significados simbólicos fundamentales:

Overheted Economy (Recalentamiento económico): Recalentamiento en  economía ocurre cuando la capacidad productiva no puede seguir el ritmo de una creciente demanda agregada. Se caracteriza generalmente por un crecimiento por encima de la tendencia normal del crecimiento económico, a una tasa no sostenible. Periodos de crecimiento económico acelerado generalmente van seguidos de periodos de recalentamiento de la economía. Es el ataque que uso Msyu en esta ocasión y que destruyó por completo a su oponente. En la imagen vemos a una diosa con seis manos (¿Shivá?, dios cuyo baile causa la destrucción y la transformación de lo viviente) con dos ruedas de la fortuna y cuatro átomos según el modelo de Sommerfeld en la palma de sus manos. Ella brilla y causa destrucción, es la representación misma de la incertidumbre, pues la rueda, como el átomo, es aleatoria (razones expuestas arriba).

Uróboros

Cannibalization (Carnavalización del mercado): Es una práctica económica que se refiere a cortar el precio de un producto o introducir un nuevo producto dentro de un mercado con categoría establecidas. La compañía literalmente se come su propio mercado, esperando hacerse más grande. Este ataque, hecho por Q, destruyó a Kakuza de un solo golpe. Q ha revelado sus poderes escondidos, demostrando ser más aterradora de lo que pensábamos, explicando su gusto por comer dinero midas, que al fin y al cabo no es más que la sangre de muchas personas, de su sufrimiento, como dijo Mikuni. Este deseo de comer dinero no es otro que el de devorar la vida de las personas. Cuatro serpientes se devoran las unas a las otras, y uno podría preguntarse sino seria que se devoran a sí mismas. En su canibalismo trazan el infinito. Es el eterno retorno, de la renovación y el cambio o del ciclo imperturbable que continúa funcionando constantemente: el uróboros, la serpiente que devora su propia cola, símbolo de la caída en la desgracia, del sol que llega a lo alto para luego descender y luego renacer. Relacionado también con el mito de Sísifo.

Mergers and Acquisitions (Fusiones y adquisiciones): Se refieren a un aspecto de la estrategia corporativa de la gerencia general que se ocupa de la combinación y adquisición de otras compañías así como otros activos. La decisión de realizar una fusión o una adquisición, es una decisión de tipo económico, específicamente consiste en una decisión de inversión, entendiéndose como tal, la asignación de recursos con la esperanza de obtener ingresos futuros que permitan recuperar los fondos invertidos y lograr un cierto beneficio. Es el ataque especial de Georges. En ella vemos a dos hombres realizar un pacto, uno de ellos tiene los ojos vendados y el otro estrecha su mano, en el centro hay un pentagrama que brilla, parece indicar el uso de la magia para conseguir lo que se quiere.

El próximo capítulo será el final y con él, el fin de nuestras reseñas. Sea cual sea el resultado, creo que la serie ha sido buena. Cualquiera al que le guste el anime alternativo, experimental y complejo puede verlo como quiera. Al final es inútil, por lo tanto, pedirle a [C] un argumento específico, “porque Babilonia no es otra cosa que un infinito juego de azares” (Borges, Ficciones).

6 comentarios

  1. Batou

    Capi con mucha acion, se biene el final muy impaciente ver que tipo de final tiene esta serie

    22 junio 2011 en 17:16

  2. Meso

    Me gusta esta serie por su paralelismo con eventos reales, como el rescate de Grecia; con transfondo complicado logra transmitir y comprender a la audiencia sobre complicados mecanismos económicos

    22 junio 2011 en 21:08

  3. Claramente C es una serie que va dirigida a un grupo bastante reducido, por lo menos hay que tener una concepcion de economia, que nos haria capaz de hacer relaciones con el contexto, ademas va tocando los puntos sensibles de esta, tiende a ser critica, por lo cual hay personas que les guste o no, dependiendo de su vision, tambien depende de la situacion en que nos encontremos, yo soy de Chile, uno de los pioneros del sistema economico neo liberal, ademas de ser uno de los que mas se a implementado dicho sistema, ahora nos encontramos en varios problemas sociales por causa de dicho sistema ya que el estado no garantiza nada a los ciudadanos y deja todo al mercado, ademas tambien esta la situacion de los paises europeos, aunque sesgada en ciertos puntos a sido una buena serie.

    23 junio 2011 en 20:23

    • Sin duda el hecho de que nosotros veamos una serie o no depende de muchos factores como lo has enunciado. No creo que las series como [C] sean muy comunes, ni tampoco que tengan mucha continuidad. Lamentablemente pienso que no habrá segunda temporada, OVA o película como algunos les gustaría; tuvo un final prematuro. Se trato de una serie con poco alcance y que tendrá bajas repercusiones en un futuro, quizás solo fue un relleno para los horarios nocturnos. Bueno, aun así me gusto reseñarla.

      24 junio 2011 en 08:00

  4. Estoy de acuerdo con la mayoría. [C] es singular, también por el final.
    Fortuna87, otra que es muy interesante es Steins;Gate, ¿te animarás a reseñarla hasta los capítulo actuales?.

    1 julio 2011 en 00:23

    • Tomoro, no he visto Stein; Gate aún, la verdad es que no me había llamado la atención. Solamente vi el primer capítulo, eso es todo. Serious Man hizo la reseña del primer episodio, mas no la continuo, yo, por mí parte, me dedicare a escribir en la temporada de verano sobre Blood-C. Quizás la reseñe, pero la serie va muy avanzada, entonces tendría que hacerlo a grandes rasgos, creo que tomando de a tres capítulos para una sola reseña. Bueno, si me animo te aviso.

      2 julio 2011 en 18:25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s