Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

A-Channel 10: Happy Happy Snow Day

Momento Kodak

POST 800

Todavía me pregunto cómo nuestras chicas pueden caminar con las piernas descubiertas en pleno invierno. Aunque no parece mejor tomar el ejemplo de Nagi quien al final no resulta muy atractiva, sino que tiene una apariencia aterradora. Este episodio empieza con una preciosa escena donde Tooru juega a pisar el hielo: la mayor sensación de felicidad enuna situación tan simple, que encontró con facilidad a alguien con quien aumentar esa alegría, aunque esto implique grandes responsabilidades, las que frecuentemente la ficción usa para aleccionarnos sobre tener mascotas, pues es un gran aprendizaje valioso en la vida cuando se toma en serio. Mientras tanto, por más problemas que traiga, la nieve posee su magia: jugar con ella es una sabrosa recompensa, ya sea por su encanto o porque recuerda cuánto tiempo ha pasado, como inspirando la nostalgia aunque fuera a corto plazo. Además, deberemos aceptar un poco más la pérdida de la inocencia de nuestras pequeñas pues casi entran a un lugar para adultos. Por suerte no era una propuesta indecente… por ahora.

Antes de proceder a la reseña, no puedo pasar por alto la popularidad de las libretas de la muerte, que como vemos, son mencionadas con cierta frecuencia. Podría esperar que Tooru tuviese un cuaderno como ese, digamos, para escribir el nombre de Satou-sensei (o de Kyuubei, en caso quisiera vengar a su tocaya en seiyuu), pero prefiere un juego inofensivo sobre recordar nombres. Lo encuentro una forma inevitable de hacer trampa, pues inventar nombres sería más simple que recordarlos. He leído que algunos notan que Yuuko termina con frecuencia sus frases con “nya” como si fuera un acento. Sabemos que Japón ama a los gatos, tanto como para convertirlos en símbolo de buena suerte o fetiches eróticos. La imaginación de Run nos obsequió la primera catgirl de la serie aumentando la kawaii-cidad de Tooru que se duplica cuando la acaricia con ese juguete y que solo podría ser superada  por el afecto a su mascota. A pesar de que el primer encuentro entre Tooru y Carbonation fue en un contexto ameno por que la pequeña estaba jugando, hay que recordar que Carbonation era una cría abandonada, una situación algo deprimente. Me permito fantasear sobre este evento y pienso que el kuroneko se dio cuenta del gran corazón de Tooru y la acercó a ese callejón para provocar su encuentro. En ciudades con un mínimo de civilización sería un acto de mediana generosidad llevar a las crías de mascotas a veterinarias o refugios, no dejarlos a su suerte. Era algo que veía mucho en Animal Planet, en la época en que abundaban sus programas de veterinarios (muy emotivos… ahora los extraño). Veo que Tooru es  la primera entre sus amigas en adoptar una mascota, lo que indica un paso adelante en su proceso de maduración al aceptar cuidarlo y por fortuna su madre consintió. No tuvo tanta suerte nuestra vieja conocida Sasaki que tuvo que esperar hasta la facultad para poder cuidar a uno, tanto que cuando adquirió a Mayaa fue un gran momento sentimental en Azumanga Daioh.

Run fue muy caradura para ponerle ese nombre a Carbonation sin pedir permiso a Tooru. Con mayor razón, siendo un nombre bastante raro pero por eso mismo muy original. La pequeña permitió que quedara así bautizado fácil porque no podía darle un nombre de inmediato. Respecto de esa idea de mezclar sabores de gaseosas, lo he hecho varias veces, pero raramente sentía una diferencia ya que el sabor más fuerte, normalmente la Cola, acaba sintiéndose más que los sabores débiles, pero es una idea harto común entre los niños, así como creer que los objetos inanimados se mueven fuera de la vista de las personas, como creyó por un momento con la basura (literalmente basura moe). No en vano en varias series o películas los objetos inanimados adquieren vida fuera de nuestros ojos como en Toy Story o The Brave Little Toaster, siendo esta última la que provocara que durante mi infancia llegara a hablar con los objetos: era una muestra de cómo los juguetos y los artículos del hogar poseen otro significado cuando acogen sentimientos y recuerdos importantes. Fue curioso que Tooru sintiera celos porque Run le daba atención a su gato y no a ella, cuando cualquiera pensaría que la pequeña sería más propensa a sentirse celosa por su gato por pasar más tiempo con Run, pero he allí una lección que debe aprender: compartir a los seres queridos sin importar su especie. Una regla básica de los padres es no es jugar afuera en días fríos pero obedecer esto es inconcebible cuando se pierde la oportunidad de jugar sobre la nieve o comerla con jarabe como esperaba Run. Entre todo el lío que montaban sus amigas, Nagi actuó con sensatez al quedarse en el iglú, pero solo ser un espectador se vuelve tan frustrante cuando la oportunidad estaba delante de ella que finalmente decide olvidarse de los problemas, enfrentar el frío y entregarse a la diversión. La canción “Happy Happy Snow Day” se encuentra entre mis favoritas del soundtrack de la serie. Tiene una letra perfecta para un episodio navideño o un especial de fin de año en las últimas horas como para acompasar una retrospectiva. Me hubiera gustado, en una visión más fantástica, que las chicas estuvieran en el conocido Hotel de Hielo como reinas de mundos congelados, pero A-Channel no es surrealista como Nichijou y este deseo deberá quedarse en algún futuro fan-art.

 

Nagi a pesar de tolerar menos el frío se mostró más resistente al invierno en comparación con sus amigas, porque fue la única en no engraparse. Supongo que mintió porque no quería darse el trabajo de hacerle notas o tal vez pensaba quedarse en casa, pero el resultado es que sus amigas se salvaron mientras que la meganekko debe pasarse el día haciendo trabajo comunitario bajo el mando de la maestra que más teme, Kito-sensei. Pero aquello que no te mata, te fortalece: un consuelo para las demás, mientras que Tooru se alegra porque no está sola en ningún lugar.

4 comentarios

  1. Me gustó este capítulo (como todo A-Channel); pero como ya se me ha hecho costumbre, en el manga me gustó más. La escena de Nagi y el iglú sucede con tal rapidez que me hizo revolcar de la risa. Dado que el anime es una adaptación del manga y toma episodios al azar, no sé si habrá un capítulo con el asunto del gato; pero ver a Tooru con el minino fue demasiado lindo. Me encantó la expresión de Tooru en el eyecatch cuando Run-chan no le hizo caso por el gato. Podría profetizar que Tooru va a arrasar con el Saimoe de este año, dejando muy atras a mi amada Ohana, de seguro. Y con seguridad, Erio le dará una paliza a Tooru… Y casi todos los episodios de anime escolar en la nieve son ultramemorables. Este tuvo mucho parecido con el de Azumanga, y también con Hidamari Sketch (todavía me acuerdo del “love & piece”).

    16 junio 2011 en 22:57

  2. Batou

    Me gusto lindo capi

    17 junio 2011 en 17:48

  3. Aprovecho para añadir mis felicitaciones por el post 800; no sé como se me pudo pasar cuando comenté antes. Afortunado Kitsu por ser el 800. De sólo pensar en cómo le vamos a hacer para llegar al post 900 me abrumo; pero como ya viene el Saimoe…

    17 junio 2011 en 21:16

  4. Gracias por todo y a todos, y eso que me dio un susto ver esas palabras rojas, haha
    Pero espero llegar a 100 aportes en nuestra casa

    17 junio 2011 en 22:18

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s