Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hanasaku Iroha 11: Yo soy rebelde (porque el mundo me ha hecho así)

¡Que viva la revolución!

¿Caprichosa? ¿Voluble? ¿Terca? ¿Impulsiva? ¿Sensiblera? No habíamos visto antes a Ohana mostrando tan amplio abanico de sentimientos, todos aglutinados de forma espectacular en solo 24 minutos de animación. Los espectadores hemos tenido un ancho margen para hacernos de una opinión personal sobre la personalidad de la niña, obteniendo resultados variados del público en lo que respecta a la preferencia, tanto de la serie como de la protagonista. En las últimas semanas, su verdadera personalidad va aflorando de tal manera que cada nueva entrega se vuelve impactante, no necesariamente por incluir acción trepidante, sino más por lo gráfico y explícito al describir la intensidad emocional de la protagonista, al pasar de una desventura a otra. En mucho tiempo un episodio de anime no me hacía saltar del asiento, gritar, reír desmedidamente, agitar los puños, y temblar por la expectativa; tanto así que las palabras se hacen difíciles de seleccionar. Ha sido tan grande la avalancha de imágenes que es imposible quedar impávido ante ellas. De este punto en adelante, se despoja a Ohana del cliché utópico de una adolescente, para revestirla de intensa vitalidad. Ohana pasa de ser una utopía a ser una realidad.

Un error en el que hemos incurrido algunos críticos de la serie es tildar a Ohana de ser un personaje vacuo debido a lo poco juicioso de sus acciones. Razones nos sobran, es verdad; por enumerar unas cuantas, algunos de nosotros comentamos negativamente su actitud sumisa ante el ataque de Jiromaru, o por qué fue por Tohru a la ciudad pudiendo pedir ayuda del Fukuya. Sin ánimos de ofender a ningún lector, me incluyo dentro de los críticos, ya que en ocasiones sentí la misma vacuidad en la personalidad de la protagonista tal como la presentaban, y de hecho concordé con sus puntos de vista. Sin embargo, el “error” tiene que ver con el hecho de que la hemos estado juzgando en base a nuestro criterio personal sobre lo que es maduro, lo que es correcto o juicioso, pasando por alto la gran verdad de que Ohana solo tiene dieciséis años. La mayoría de seres humanos tenemos la tendencia inconsciente a medir a los demás con la misma regla con la que nos medimos nosotros mismos; lo cual resulta contraproducente al toparnos con personalidades distintas a la nuestra. Otra cosa muy común es el menospreciar a los más jóvenes ya sea por su inmadurez o inexperiencia, o por lo irrisorio de sus decisiones.  Y (otra vez sin ánimos de ofender a nadie) además Ohana es mujer. Para no establecer una contienda sobre hombres y mujeres, recordemos el dicho popular de que “los hombres piensan y las mujeres sienten”, y apliquémoslo a nuestra querida niña. Sabemos de sobra que Ohana piensa, usa su facultad de raciocinio de formas muy diversas; pero principalmente siente. Sus emociones son como una inundación que anega la razón arrasando con todo a su paso. Si se enfrenta a un obstáculo, antes de dilucidar sobre la opción más sensata, reacciona de forma abrupta fiándose de sus instintos para decidir qué es lo correcto; y no importa cuales vayan a ser las consecuencias, se aferra tercamente a su idea con esa loca pasión que la caracteriza. Desde los estándares adultos, simplemente es una mocosa inmadura, impulsiva y caprichosa. Desde su propio punto de vista, es una luchadora incansable que no duda en defender lo que para ella es lo justo. Muchos adultos ya quisiéramos tener esa misma determinación. En cierto sentido, me recordó a Nanami Takahashi (de la poesía hecha anime llamada Bokura Ga Ita), dado que ambas féminas no tienen miedo de sacar lo que llevan dentro. Nana no se guardaba nada de lo que quería decirle a la gente, en especial a su novio; y si quería insultarlo, lo hacía, sin perder nada de su inocencia. De forma similar, Ohana actúa de acuerdo a lo que siente, con total naturalidad, sin importarle la opinión de los demás.

Gracias a las situaciones expuestas esta semana, pudimos hurgar un poquito más al fondo en la niñez de Ohana, y comprobar que fue todo menos tranquila. Mal diríamos que fue infeliz, porque no fue sometida a maltratos o abusos. Claramente vemos que Satsuki cuidó muy bien de ella materialmente; pero bajo la excusa del trabajo la madre cometió una serie de errores “imperdonables” en contra de su retoño; errores que en otro contexto podríamos calificar de pintorescos (como regalarle un osito de peluche en lugar del ansiado libro de stickers) pero que al volverse recurrentes fueron minando poco a poco la confianza en su progenitora. Pueda parecer exagerado esto último, pero nos basta ver la carita llorosa de Ohana-chan diciendo “¡nunca te voy a perdonar, por la eternidad!” para comprender sus dolidos sentimientos. Sí, es sólo una bebé, y hasta ver ese rostro nos puede dar mucha gracia, pero viéndola por un poco más de tiempo, sus lágrimas conmueven en lo profundo del corazón. Cierto, no existe padre perfecto, pero Satsuki simplemente no se esforzó ni se esfuerza por redimirse ante su hija, sino que la sometió a una serie de descuidos tan lamentables y frecuentes, que sorprende que Ohana no se haya convertido en una renegada antisocial o una depresiva suicida sin valía personal. Al final de todo, después de haber estado ausente en momentos importantes para su hija, con total desfachatez la abandona a su suerte enviándola a vivir con su abuela a la que nunca había conocido, con la excusa de fugar con su pretendiente. Satsuki cumple en la serie el protagónico un papel de antagonista, el “malo” de la serie. Su conducta, falta de conciencia y moralidad, lamentablemente, es una constante en el mundo de estos días. Triste es decirlo, pero sus argumentos suenan coherentes y hasta convincentes, al escudarse en la necesidad de su trabajo y las obligaciones éticas del mismo. Su discurso termina por convencer a tanto a Ohana como quizás a alguno de los espectadores. Viendo las cosas así, la pregunta que surge es en base a qué pudo Ohana forjar un carácter tan positivo y luchador después de vivir así su infancia. Para hallar una respuesta podemos hacer referencia a la escena del episodio 2 en la que Satsuki le dice a una decepcionada baby Ohana que no confíe en nadie excepto ella misma. Al parecer, esta lección es la que ha guiado a la rubia a través de tantos vaivenes, al punto de convertirla en una persona absolutamente segura de sus decisiones, aun si son apresuradas. Dentro de ella cabeza y corazón trabajan de forma unida para otorgarle total seguridad y control de sus acciones. Es como si no corriera el riesgo de equivocarse, ya que ella se sabe segura de que, mientras haga todo lo que está a su alcance, todo estará bien. No importa la vergüenza o la humillación, lo que importa es hacer algo, estar en movimiento, no detenerse, luchar por su futuro.

Para felicidad de Ohana, en una de tantas mudanzas, tuvo la dicha de conocer al que se volvería su fuente de estabilidad y compañero inseparable de vivencias juveniles. Aún no sabemos la edad exacta a la que ocurrió, pero la llegada de Koichi brindó el confort necesario para iluminar los grises días de la joven, y le dio la oportunidad de conocer lo que significa ser valorada, apreciada, y posiblemente consentida. Sin llegar a ser pareja romántica, ambos jóvenes se demostraban mucha confianza (como lo evidencia el episodio 4 cuando pasean “de la mano”), y pasaban mucho tiempo juntos. No sorprende porqué ambos desarrollaran una cuasi-dependencia mutua, y obviamente también sentimientos románticos. Koichi se nos expone como un muchacho decente, formal, algo tímido y vergonzoso, muy típico del prototipo animado de galán. No tendrá todo el perfil de un bishounen, pero lo poco que hemos podido ver de él nos da una buena imagen. Dada la amistad que compartieron, y los mutuos sentimientos de atracción que existen, Koichi es prácticamente la única persona en la que Ohana ha confiado toda su vida, y como ya hemos comprobado anteriomente, aquel a quien ella puede acudir en cualquier circunstancia para encontrar apoyo incondicional. El gran giro se da en esta ocasión en la que por primera vez Ohana se ve de cara con la posibilidad de no ser la única atraída hacia Kou-chan. A lo largo de los 11 episodios actuales ya se nos ha hecho claro que Ohana está completamente enamorada; y estando así, hallar al hombre, SU hombre, en compañía de otra mujer, le cae encima con el poder de una bomba de 20 megatones. Podemos palpar su efecto en ella al notar que después de presenciar la cercanía entre Kou y la meganekko, la derrumbada Ohana pierde su característico trato respetuoso y no duda en llamar a Satsuki baba (vieja, o bruja), presa de la confusión y desilusión. Sentirse una vez más desplazada, dejada atrás, esta vez por la persona a la que más quería, resulta siendo demoledor para ella. La conversación que sostienen ambos jóvenes revela que las cosas entre ambos están cambiando. Ohana no puede expresarse con libertad, cortada debido a las dudas, y al alud de preguntas que desea hacer. El silencio se convierte en una fría pared que separa dos almas que, estando tan cerca, se sienten muy lejos una de la otra. Es gracioso, pero hace sólo dos capítulos cruzábamos los dedos para que los dos se encontraran, y el tan mentado encuentro sucede de forma extraña, precipitada e inusual.

En la conversación, Koichi no atina a brindarle a la niña la confianza necesaria para expresarse con soltura, sabiendo quizás que no tiene mucho qué decir en su defensa, o temiendo ser malinterpretado. No nos queda muy claro, pero los sentimientos de Kou-chan también están experimentando un cambio. Es conocida por todos la ingratitud que caracteriza a los varones (ahora sí que me la estoy buscando) en lo que respecta a las relaciones sentimentales, y lo aparentemente fácil que se nos hace olvidar o reemplazar a la persona amada. Sea este o no el caso del joven, él mismo no tiene el valor para abordar el tema directamente. De a pocos y con la sutileza peculiar de las damas, Ohana llega al quid del asunto sólo para que se le voltee el plato encima. En esta ocasión el cazador resulta siendo la presa. Viéndose acorralada por sus propias palabras, ya no puede proseguir con su interrogatorio y solo le queda la salida más fácil, huir. Hasta en esas circunstancias, notamos que los razonamientos de Ohana no son precisamente precipitados, sino que tienen como objetivo protegerla, al menos si queda algo más que proteger dentro de ella que no haya sido minado a lo largo de ese día. Haber tomado a la ligera la confesión de su querido amigo, y dar por sentado que éste seguiría siendo “suyo”, fue una metida de pata extraordinaria, la cual a diferencia de todos los sucesos vividos, logra quebrantar su núcleo, su confianza en sí misma. De todas las decisiones que ha tomado, que al final tuvieron resultados positivos pese a la vergüenza y dolor, posponer su respuesta es la única decisión que fue errada, y que la enfrenta a la posibilidad de no poder confiar ni siquiera en ella misma. Es significativo su deseo de no “ver la espalda” de Koichi al irse; ya que prefiere abandonar a ser abandonada, a sentir que está siendo dejada atrás, que ha hecho huir al ser amado, que todo es su culpa. Duele ver que en las circunstancias más tristes para ella, sigue aferrada a aquel que es para ella la familia más cercana que tiene, al que acaba de dejar atrás.

Mención aparte merece la oportuna aparición de Minchi y Tohru, los salvadores de esta semana. Su casi milagrosa aparición fue ovacionada de pie por este aficionado. La intervención de ambos era lo que menos se esperaba; habríamos apostado antes por el mismo Koichi o hasta por Satsuki; sin embargo fue lo más adecuado, mostrando que para Ohana, sus compañeros de trabajo son más que eso, pues ahora son su verdadera familia.

No encuentro forma adecuada de terminar esta reseña. Este capítulo se me ha hecho tan denso que pienso que la mejor forma de hallar una conclusión sería juntarnos todos en un lugar y hablar largo y tendido de cada aspecto presenciado. De seguro hay cantidad de cosas que estoy pasando por alto, asi que esta reseña termina dejando la puerta abierta a sus comentarios, para proseguir con el desentrañamiento del capítulo más emocionante de Hanasaku Iroha hasta el momento.

15 comentarios

  1. Paola

    Sinceramente al leer tu reseña estoy llorando…este capítulo fue para mí el mejor que he tenido la dicha de ver de HanaIro. Me parece que también influyó mucho el como me sentía yo el día que vi el episodio.
    Es triste ver como Ohana tuvo que lidiar con una madre tan independiente (cosa que no está mal que lo sea) y apegada al movimiento del sistema en el que vivimos, mas que todo porque no estuvo en los momentos más cruciales e importantes de su infancia, y porque no se conmueve con las lágrimas y ruegos de alguien que pide un poco de compresión por parte de su progenitor. La vida de Satsuki está delimitada por su prioridades: su trabajo y su reputación. En segundo plano (y eso) queda su hija a la quien ama, pero a su manera, podría decirse que Ohana no necesita de ese amor sin abnegación con el que se obligó a conformarse pues al parecer ya está superado; tal vez lo único que necesita de su madre es sinceridad para con su opinión respecto a su nueva forma de vivir, su trabajo, su casa, su familia, en pocas palabras: Kissuiso.

    Casi me quedé sin aliento cuando ella corre porque unos majaderos la empiezan a molestar…y se le caen sus armas que la protegen contra su “enemigo”, se mojan y…efectivamente no se estropea algo tan trivial como unos carteles que se pueden volver a hacer infinitas veces, lo que yo pude ver fue a la misma Ohana tirada y empapada por una lluvia que parecía profética, oportuna para el momento tal vez más crítico que le ha tocado vivir: darse cuenta que la persona más importante e influyente de su vida…se está yendo, se le va de las manos, simple y únicamente porque aún NO puede darle una respuesta. Será porque todavía es una niña?, le falta madurar?, o hay algo más que se ha empezado a mover en ella, tal vez sea el paso hacia la adultez que la desconcierta y porque en este caso Kou ya no puede ayudarla o desentrañar el acertijo: está completamente sola.

    El ending que utilizaron para inmortalizar la escena más conmovedora que visto en mucho tiempo también fue de mi total agrado, espero saber pronto quién la canta y cómo se llama dicha canción. Te doy toda la razón respecto a las comparaciones de Ohana con Nanami…de hecho no pudiste ser más certero, como me hubiese gustado que reseñaras cada capítulo de Bokura ga Ita, al verla me sentí de la misma forma en que te sentiste cuando viste este capítulo maravilloso (prácticamente temblaba de angustia, sudaba frío, sentía mariposas en el estómago, etc, cuando veía cada bendita escena en la que Yano metía las cuatro, callaba o decía demasiado…Bokura ga Ita es inolvidable). Espero con ansias la próxima reseña, muchas gracias por tus aportes!!!.

    16 junio 2011 en 02:05

    • 1.- El ending de esta ocasión titula “Saibo Kioku” y es interpretado por nano.RIPE (la misma gente del opening y de los otros 2 endings especiales).
      2.- También para mi fue muy especial ver Bokura Ga Ita; sentí las mismas cosas que tú al verla.
      3.- Es muy interesante el detalle que mencionas sobre la escena de la lluvia. Lo que termina por quebrar a Ohana es el ver que sus “armas” se estropean.
      4.- Refinaré este reply al volver del trabajo
      5.- Gracias por tus comentarios!

      16 junio 2011 en 07:57

  2. davidvfx

    Complicada situacion benjammmmin, te has de acordar en post nterior que mencione que en algun momento Ohana no le ha via dado respuesta Ko-chan y que no se habia dado cuenta de esto, no pense que fuera a recalcar esto tan rapido y menos tensar la situacion en este punto, donde todavia la relacion tiene salvacion, creia yo que ohana no se daria cuenta hasta paso mas tiempo ya cuando Ko se olvidara de ella y verlos juntos ya formalmente… Ko ya hiso mencion de que esta conciente de chica de los lentes esta fijada en el, y que no ha acetado por que falta la respuesta de Ohana, que por miedo o verguenza Ohana no dio error para nuestra niña que dominaron los sentimientos mas que el razocinio; facil hubiera sido si Ohana le dijera que ella lo quiere tambien y proponer volver a verse cada tiempo, esperarse a terminar estudios y tal ves decidir donde hacer futuro o primero intentarlo….

    LA peor situacion es que toda Decicion final a sido abandonada por parte de Ohana, al huir dejo todo la frajilidad de la relacion en responsabilida de Ko, ya que el decidira si esperada a Ohana o aplicara la ley “el que calla otorga”, esto se me hace algo injusto para Ko que si el decide esperar y Ohana da por perdido la relacion y anda con otro como Tohru, la culpa es de Ko por hacerce iluciones; pero si decide terminar la relacion Ko por falta de respuesta de Ohana se le acusa de poca fe pareja (no official)… por donde tire Ko lo hace con los ojos vendados… y mas por que en el preview vemos un adelanto de la chica de lentes enfrenta a Ohana y no creo que para motivarla, lo mas seguro es que como toda chica egoista que solo piensa en sus sentimientos (huyy me van matar las mujeres de aqui) sin pensar en el chico le reclamara é exijira a Ohana que “libere” a Ko que por culpa de ella sufre y que deberia dejarlo ir para que sea feliz……….. no me puedo imaginar otra escena mas que esta ya que a pesar de es una actitud egoista todos buscamos la felicidad aun que esto sea quitarsela a otra y no puedo culpa a “Lentejuelos” por si toma esta acciones ya que es lo mas lojito tanto recionalmente como sentimentalmente… lo mao es que Ohana tiene la forma de pensar contraria, por eso ella es unica y la prota de esta serie: piensa primero en los demas mas que en ella misma y es capas de ser influenciada por tal logica, decicion noble pero erronea al final… …… creo que se podria decir que a Ohana lo unico que le falta madurar ( como si esto significara crecer parra ser mejor) es el Egoismo… si el egoimo es parte del caracter adulto que nos hace olvidarnos de los valores y principios que desechamos por eneficientes en el mundo adulto, como si fueran cosas de niños…. creo que aqui vemos Satsuki (madre de ohana) como una Ohana madura la cual si se fijaran comparte muchos colores y caracter de su hija pero tiene el gran agregado de ser Egoista en la manera Madura en que nuestra sociedad nos exije para tener exito en ella.

    Creo que parte del mensaje la historia es una reflexion mas a que la madures es un proceso nesesario, pero no es nada lindo y ni puro, diciendo que es algo nesesario, pero que no es bueno tampoco; decirnos que nuestra sociedad madura a perdido el camino en algun lado…. Ohana esta por cruzando ese puente y las disiluciones de la realidad tal ves no la lleven a encontrarse con Ko, tal ves lo pierda para siempre por malas decisiciones que esta tomando y tomara mas adelante, ya que la madures la consigues tropesando constantemente, y ohana a pens empiesa….

    Desde la abuela hasta la madre son un reflejo casi profetico de Ohana, de tropesones, malas decidiones y errepentimientos; pero manteniendo ese espiritu indomable que no las deja rendirse: La Abula desde el primer ep dudo por un momento en golpear a Ohana ¿repetir el mismo error que con Satsuki? ¿Abandonar a su hija? ¿No buscarla? si hay algo de verdad aqui tenemos que la Abuela tiene muy presente el Individualismo y Orgullo que esta presnete en si hija y su nieta…. Ohana tiene un epitafio muy marcado que es la de ser madre soltera o forjar futuro sin un hombre a lado…. Ko tendra muy dificil la relacion con Ohana ya que tendra una fé ciega en ella, a un que la misma Ohana le diga que la olvide (influencia por “lentejuelos”)…

    16 junio 2011 en 13:34

  3. Konopikyu

    Me deja muy contenta tu analisis, balanceaste muy bien la desidad y nos destacaste los puntos mas trascendentales sin desviarte ni una sola palabra, muy buen analisis!

    Y bueno yo soy de las que opinaba que Ohana era un personaje cliche y plano y que presisamente ese era el punto debil del anime. Ahora me doy cuenta de que fue cosas de direccion o de una direccion demasiado tardia (que dejar lo mejor para el final no es escusa). Y sip ciertamente Ohana demuestra una actitud adolescente, con todo ir y el venir de sentimientos pero sin dejar la profundidad, el enfrentarse a cosas como la frustracion y el sufrimiento como cualquiera que paso por esa senda de la vida.

    Bien dices que siente mas que piensa, es ahi donde creo que estar el punto que gire su madures, no en el egoismo, que vamos! no se dejen engañar! que los egoistas son egoistas y solo eso, no hay madures de por medio en esa forma de vida, de otra forma nadie se dedicaria a cosas loables y humanitarias por considerarlas perdidas de tiempo o de recuersos. Ser egoista esta mal y no debe fomentarse. Satsuki es una mala madre desde cualquier punto donde yo lo mire y ella misma lo sabe (“jamas sere perdonada”) sencillamente no es su fuerte, en mi opinion no sabe ser madre ni se esfuerza por saberlo, trata a Ohana como un adulto incluso desde que tenia 5 años y eso es una injusticia para cualquier niño. Lo que me da algo de coraje es saber que este personaje no va a cambiar, ella siempre sera asi, no va a redimirse, al menos espero que pague en algo sus malas acciones.

    Pobre Ko, yo al pobre lo veo luchando con lo invisible, me cae de lo mas bien el muchacho sino la quisiera tanto como la quiere no le hubiese importado irse con la primera propuesta que le hubieren hecho. Da mas tiempo que el tiempo, y es que cuando se esta enamorado somos todos tan tolerantes y esperanzadores. El romance en la adolescencia es algo que todos vivimos, es una experiencia propia del paso de la madurez que nos enseña muchas cosas, ( yo aun recuerdo mi primer gran amor de colegio, me gusto durante 3 años y todavia me acuerdo de su nombre completo, no fuimos nunca novios por cierto) diria que mas sobre nosotros mismos que sobre la relacion en si.

    No he visto Bokura ga Ita asi que no entiendo lo de la referencia…. al rato mas adelante la veo.

    17 junio 2011 en 13:38

    • Ahhh, que bueno que no te ofendí con mi comentario, temía que mis palabras chocaran directamente contra ti. En verdad, muchas de las cosas que has comentado en todo este tiempo me han ayudado mucho en mis análisis. El gran comentario de Davidfx me pareció muy bueno, pero sinceramente estaba esperando tu opinión para cubrir más de los puntos que todos han expuesto.
      Tal como mencionó Paola, la actitud de Satsuki es hasta cierto grado justificable, en lo que respecta a su trabajo, pero francamente imperdonable al tratar a su hija, aun desde que era una pequeña baby, como si fuera una mujer adulta. He visto a algunos padres hacer algo similar, conversando con firmeza con sus hijos pequeños sobre todo al disciplinarlos; pero lo hecho por Satsuki es cruel. La escena de la madre dejandole una bolsa de aperitivos a Ohana, sin siquiera ofrecerle hospedaje o una tregua, habla muy claramente sobre su calidad humana.
      Sin alimentar la contienda, yo también opino que Ohana no necesita necesariamente ser egoísta. Davidfx apoyó muy bien su teoría, y sí, es muy cierto que parte de la madurez implica aprender a pensar un poco más en nosotros mismos; eso es parte importante de una autoestima saludable. Pero en el caso de Ohana, lo que necesita para madurar es saber controlar mejor sus sentimientos, en el sentido de no dejar que los sentimientos negativos la hundan.
      El punto en el que los cuatro hemos coincidido tiene que ver con Kou. Y es que a estas alturas, la pelota está en su cancha. Desde todo ángulo, él también la tiene difícil. En la conversación salió a flote el hecho de que está un poco interesado en la meganekko; recordemos que le dijo que esperara por una respuesta. Lo está pensando, está evaluando qué hacer, algo de ella le está atrayendo, sino le habría dicho que no de arranque. Lo curioso es que, recordemos, se trata de OHANA MATSUMAE, y si algo nos ha quedado claro en estos 11 capítulos, es que esta chica no se va a quedar con los brazos cruzados; personalmente en el preview yo interpreté que es Ohana la que busca a la meganekko para hablar, osea que como siempre ella es la que toma la iniciativa. Y definitivamente no tomará una actitud egoísta. Cabe la probabilidad de que la profecía de Davidfx se cumpla y Ohana pierda para siempre a Kou. De esta, o se acercan más o se alejan más.
      A diferencia de Hanasaku Iroha, Bokura Ga Ita mantiene un nivel emotivo intenso a lo largo de sus 26 episodios, estrujando nuestras emociones románticas como con un exprimidor de cítricos (ya, ya, la comparación es mala). Es básicamente este episodio 11 el que nos hizo rememorar a Nana y compañía, por la carga emocional. Si quieres ver un anime ultraromántico, Bokura es tu opción. Nunca voy a olvidar el episodio 20 y las palabras “Ojalá existiera la eternidad” (sniiif!). EDIT 18/6/11 10:54AM: ayer olvidé mencionar que se ha confirmado una película de Bokura Ga Ita. Aunque se trate de un live-action, será muy lindo ver a Nana y Moto nuevamente… ojalá hicieran una segunda temporada en anime, ya que el manga sigue en publicación, y está ultra-super-hyper-archi-emocionante.
      Para cerrar, yo veo a Ohana forjándose un futuro distinto al de su madre y abuela. Solo por el hecho de que este es un slice of life y los finales siempre son felices 🙂

      17 junio 2011 en 21:12

      • Paola

        Y yo nunca voy a olvidar a la conclusión que llega Nanami muchos años después de recordar aquel ambiente de irrealidad y ensueño: “Ahora que ya somos adultos, sabemos que la eternidad no existe”….Ay, Nana es tan reflexiva. Extraño a personajes como estos, que te ponen la piel de gallina tan solo con darnos a conocer algunos de sus pensamientos :(.

        18 junio 2011 en 18:00

  4. davidvfx

    jej bueno me salte el presente para ver mucho del futuro especulativo.. pero me regresare en la maquina del tiempo. Es verda que en este ep se ha visto mas de los sentimientos y pensamientos mas negativos de Ohana, y no me refiero a malignos si no a aspectos que nos dañasn mas que ayudar, como depresion, desesperacion, tristesa, angustia, odio a los demas y peor odio asi misma ohana tubo el peor dia de su vida, pero que el que tubo en el primer episodio donde no pusdo mas y se solto llorando pero a diferencia que en el 1ro lo vencio con un grito de batalla mientras trapeaba el piso, esta ves Ohana no pudo o no tubo armas para enfrentar todo este caos emocional.

    Lo del criterio prsonal tienes razon antes cuandoanalizabas las cosas cuando era un puberto creia que mi bara era la medida correcta (mas de alguno esta mal pensando) pero es bueno replantearse las cosas en varios supuestos y armas el arquitipo de un personaje en partes, ohana no es dificil ya que no esconde las cosas que siente pero se complica por que ella no ha mostrado facetas que apenas esta experimentado y son tanto nuevos para ella como para nosotros los espectadores y moldearan de manera diferente a la niña de la manera en que la conocemos.

    Satsuki es como QB, a pesar de lo que hace esta mal sus palabras y logica que rechamos a primeras no deja de sonar como algo comprensibe y con coherencia… aqui llego a una frase ” solo hay que temer al enemigo cuando lo que diga sea verdad”… no digo que Satsuki tenga la verda de su lado, pero sus palabras y hasta su actiud tan segura nos inquieta que no hace retroceder en crucificar al personaje, es qui donde tenemos perdida la batalla al dudar en lo que creemos… Ohana huye ante Satsuki en el restauran pero se niega en creer en la palabras de su madre aferrandose a su fe ciega es destrosada por la desilucion con Ko tirando como piesas de domino la seguridad ciega de Ohana haciendo que el peso de la realidad de su madre Satsuki caega sobre ella… al caerse y mojar se su armas de protestas en interesante ver que remarcan mas la idea de huir e ohana a una realida que destrosa sus valores y fe.

    La aparicion de Minchi y Tohru es oportuna pero tambien puede ser contraproducente si Ohana no enfrenta el problema de una ves… el que sigue Ohana se acobijara en su ¿Amiga? y el Acosador… ejem fan secreto quise decir, o recuperada las fuerzas para volver a la carga…

    Sin que se diera cuenta Ohana dio en una herida secreta de Satsuki que el el confrontar a su madre, al ser envitada por ohana a concer verdaderamente el hotel, sin darse cuenta que Satsuki relamente no quiere ir desisnteres, su rostro fruncio la cega denotando incomodida ante la idea… Yo espero ver mas de Satsuki ya que es el personaje mas confuso de toda la serie, mucho mas que su madre la dueña del hotel.

    18 junio 2011 en 00:48

    • Has dado en buenos puntos. Ohana ya lidió con otros desafíos en su proceso de madurez, pero esta situación romántica es nueva; y los que ya lo hemos pasado sabemos que es lo más difícil de tratar. Al parecer, la Minchi va a aprovechar la escapada a Tokyo para hacer unos puntitos con Tohru (basándome en mi interpretación del preview otra vez). Y no es que me agrade pero sí sería bueno ver más de Satsuki. Casi me atrevería a decir que al final Ohana logrará la reconciliación entre madre y abuela.

      18 junio 2011 en 11:08

  5. Bueno en realidad Satsuki me recuerda un poco a Ristorante Paraiso mas que a QB, donde la madre de la protaginista la deja a un lado, practicamente la abandonada con su abuela, para irse con su novio, pues el novio le habia dicho que no aceptaria una mujer con hijos de otra relacion. De igual forma le daba a su hija lo que necesitaba en cosas materiales y profesionales pero a cambio de perder su titulo como hija legitima. Supongo que esperare que de la misma manera la hija ayude a la madre a redimirse y ha enfrentar sus fantasmas, y aunque un final asi de Genki me lo puedo ver venir, me seria interesante un giro un poco mas realista pero al mismo tiempor reconfortante. Y es que es cruel que el peso de las acciones le queden a alguien tan joven sobre los hombros, ademas de que si las personas no se proponen por cuenta propia hacer las cosas en vano trabajan los que ayudan por muy bienintencionados que esten.

    Y pues si, crecer duele pero vaya que si hace falta. Yo espero que se quede con Ko, cruzo los dedos.

    19 junio 2011 en 16:34

    • Es verdad!!! Cómo me pude olvidar de Ristorante Paradiso!! Ambas madres son prácticamente idénticas, hasta en el look. Lo bueno en Ristorante es que la hija ya no era una adolescente así que podía tomar las cosas distinto (de hecho Nicoletta en el amor no dudaba en tener “el toro por las astas”). Es por eso que el peso de las acciones, como dices, es complicado de manejar para Ohana al ser tan joven; y además Satsuki simplemente no da su brazo a torcer, en cambio Olga sí fue condescendiente al aceptar a su hija como empleada. Hoy veremos cómo le van las cosas a nuestra querida hobiron; sinceramente no espero un episodio tan abrumador como el 11, pero sí algo que te deje un sabor agridulce.

      19 junio 2011 en 17:27

  6. Se me habian ido los nombres…. gracias por recordarmelos! 🙂

    21 junio 2011 en 01:09

  7. Hola a todos!! Es la primera vez que comente en esta pagina (por que la acabo de conecer hoy xD) pero me encanto!!! los análisis, la historia, la pagina, todo!! Definitivamente ha pasado sin mas a ser de mis páginas favoritas y obvio a seguir hasta la eternidad desde mi barra de marcadores en google chrome, sip….. en primera fila para un rápido acceso 😉 …… pero bueno

    En cuanto al capitulo!! no soy tan elocuente con las palabras como ustedes, pero en este capitulo, se definió el carácter de la serie, trayéndonos un poco de todo de la linda Ohana-chan!!esperanza, tristeza, amor…. y sin duda alguna, un cóctel de emociones que nos movió el alma a todos!! Bueno, Gracias por el análisis del capitulo, leeré los demás en cuanto mi fansub preferido decida ponerse al corriente con los capítulos, Un saludo!!

    5 julio 2011 en 11:02

    • Bienvenido! Espero que disfrutes de las reseñas tanto como nosotros disfrutamos haciéndolas. Comparto sentimientos contigo; apenas descubrí este blog, quedé automáticamente enganchado. Siéntete en la confianza de expresar tu opinión con total libertad, aún si es para disentir.
      Personalmente, prefiero el trabajo de Geek debido a que son los más veloces al subtitular; puedo ver Ohana-chan pocas horas después de su transmisión. No serán capos, pero hacen un buen trabajo. Creo que AnS también lo está subeando, pero entre ver el nuevo episodio al toque y tener un subeado extraordinario…

      5 julio 2011 en 17:52

  8. rolo2k

    Hola a todos!! Bueno, esta es mi segunda intervención, y sé que llego tarde en muchos aspectos, pero he tenido que hacer una maratónica sesión para ver los anteriores diez episodios y poder ubicarme aquí, y aunque aún falta camino por recorrer espero ponerme al día para seguirles el tono a todos Ustedes.
    Es difícil poder añadir algo más a las impresiones que deja este capítulo, que coincidiendo con la opinión de todos es el mejor que hasta ahora se ha transmitido, no solo por su densidad y la diversidad de sentimientos y emociones que muestra, muchas de ellas encontradas, sino porque veo con mucho agrado que nuestra protagonista se aleja (espero que definitivamente) del cliché de heroína de telenovela y se muestra mucho más humana, citando palabras de benjammmmin “…Ohana pasa de ser una utopía a ser una realidad…”.
    Volviendo a mi comentario, la actitud de la madre de Ohana es a todas luces cruel e insensible (abandonar a su propia hija a merced de la lluvia me pareció el colmo), auque hay que reconocer que sus argumentos pueden ser incluso convincentes; de cualqueir manera me parece que,conociendo a Ohana, puede que haya espacio para la redención y una futura reconciliación.
    Lo de Ko sí que lo veo difícil,definitivamente cuesta arriba, en especial por lo que se alcanza a vislumbrar en el preview del próximo episodio.
    Finalmente quiero anotar que me pareció muy interesante el giro que dio la historia precisamente al final del capítulo cuando Ohana es encontrada nada menos que por Minchi y Tohru (¿qué hacían esos dos juntos?); me parece intrigante el saber qué pasará con ellos dos, pues en la pasada entrega queda claro que Tohru está fuertemente atraido (si no enamorado) de Ohana, pero al parecer Minchi tampoco le es del todo indiferente.
    Bueno, espero no haber redundado demasiado,
    ¡a pornerme al día!

    7 julio 2011 en 06:33

    • Una vez más, bienvenido! Me sorprende la cantidad de personas que están descubriendo el blog en estos días (quizás sea el Saimoe, o Hanairo). También espero que te quedes con nosotros y compartas con confianza tus opiniones. De hecho, buen comentario; Hanairo saca un lado muy profundo del espectador que vá mas allá que solo ver anime, te enfrenta con cosas comunes de forma extraordinaria. No sabría como explicarlo, pero el que es fan lo entiende.
      Quiero aprovechar esta oportunidad para decir: YA SALIÓ EL 1 DE USAGI DROP!!!!!!!

      7 julio 2011 en 18:11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s