Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hanasaku Iroha 10: En brazos de la fiebre

True Tears

La espiral ascendente que está describiendo la narración de Hanairo no está exenta de sorpresas. Visto en conjunto, podría obtenerse un ángulo más objetivo sobre el desarrollo que se plantea teniendo en cuenta que la trama puede dar para más, y los detalles dignos de resaltarse son abundantes. Konopikyu (quien ya es referente para mis reseñas) señaló correctamente que los episodios se suceden como si fueran autoconclusivos, historias sueltas, que, sin embargo forman parte esencial de un gran todo. A pesar de que, como estuvimos comentando la semana pasada, las cosas parecían estarse desviando hacia un tratamiento soso y superfluo, en esta nueva entrega la producción vuelve a demostrar que Hanasaku Iroha merece verse y apreciarse. Volviendo a la analogía, diríamos que esta espiral está en ángulo de 45 grados, tal que en cada giro habrán momentos en los que nos hallemos en bajada, y otros en los que de forma ascendente la trama recupera toda su magia y emoción, desnudando poco a poco cada uno de los pensamientos que corren por la mente de nuestra querida Ohana, y para los que ya no tenemos dieciséis, recordarnos los agridulces bellos momentos de nuestra añorada juventud.

¿Ohana a los 30?

En esta ocasión, pudo ser de mucha utilidad el dividir el episodio en dos partes, antes y después del eyecatch, sólo para propósitos dramáticos; esto es, para dejarnos por un rato dilucidar sobre lo que en realidad piensa Ohana sobre su estancia en el Kissuiso, que fue el punto central de esta semana. Esta idea se nos revela a cuentagotas con el recurso constante del flashback, usado de forma correcta en los momentos exactos. Al estar aquejada por la fiebre, se hizo más sencillo sacar la duda que ella tenía por dentro, aunque sus palabras no ayudaran a dar fácilmente con la clara respuesta que requeríamos. A su vez, todo el personal pudo demostrar qué significa Ohana para ellos, más que solamente una compañera de trabajo. Es la participación de casi todo el elenco de esta serie la que contribuye a que el pensamiento de Ohana se nos esclarezca, aún de formas algo graciosas. Aún estando medio dormida, Ohana pudo reaccionar e interactuar con cada uno de sus visitantes, sea cual sea la intención que estos hayan tenido en el fondo. La secuencia en la que fueron desfilando cada uno de ellos por la habitación de la niña también contribuyó a que el abanico de detalles se hiciera mucho más manifiesto, y seguiré la misma secuencia para desentrañar un poco de lo apreciado. De Jiromaru no podíamos esperar más, pero a su favor podemos decir que esta era su forma de demostrar su preocupación. El relato que el fallido escritor quiso componer en esta ocasión resulta algo confuso; quizás el dominio del japonés hubiera sido muy útil en este caso específico, ya que tengo el presentimiento de que la traducción no fue muy fiel a la verdad. De tantas veces que hemos escuchado japonés y leído inmediatamente la traducción, hay algunas palabras y frases que con facilidad podemos entender. Es muy probable que nos hayamos dado cuenta de que en sus palabras el escritor usó la famosa expresión zettai ryouiki para describir una llamativa parte de ¿la Ookami?. Definitivamente la mente puede ser imparable si de ilusiones e invenciones se trata, y de esta forma se nos muestra sin querer queriendo lo bizarra y retorcida que puede ser la imaginación de Jiromaru. Dejando de lado las críticas, un punto a favor fue el poder apreciar que de joven nuestra abuela Sui fue muy agraciada. Felizmente para Ohana en estas circunstancias estaba aquejada de fiebre, ya que no recordará el relato completo.

Siguiendo con el desfile, llega el turno de Tohru, y como ya adelantamos en los comentarios de la reseña pasada, lo del cocinero es muy serio. Atrás quedó el muchacho sarcástico de lengua afilada; en esta ocasión vemos un Tohru susceptible y ruborizado. No necesitamos mucha habilidad para darnos cuenta de los que está pasando. Se nos muestra de manera sencilla las reacciones típicas de un hombre enamorado, o por lo menos fuertemente atraído por una bella jovencita. Es probable que la duda que recorra nuestra mente es porqué la atracción de Tohru hacia Ohana, y no hacia Minko, con la cual pasa más tiempo y la que no puede ocultar su interés por él. La respuesta más sencilla es quién sabe. Fuera de bromas, dada la variedad de personalidades, son muchos los factores que pueden desencadenar una avalancha de sentimientos románticos hacia cierta persona, pero tratando de enumerar algunos, puede deberse a su origen (Ohana viene de una ciudad grande, y Minko de un pueblito pequeño); a su linaje (Ohana es la nieta de su jefa); y más probablemente su personalidad y cualidades. Ohana sabe cómo enfrentarse al maltrato, mientras que Minko solo sabe agachar la cabeza. No podríamos achacarlo a la belleza, dado que ambas muchachas son hermosas a su manera. Lo que a algunos les resulta cautivador a otros les repele, así que las posibilidades son muchas. Aunque la diferencia de edades entre Tohru y Ohana es de siete años, eso no evita que el joven intente un breve acercamiento hacia la rubia, el cual logra con éxito, y podría haberle hecho acreedor a una buena bofetada en otras circunstancias, o a un ataque cardíaco si consideramos lo tentadores que se veían los diminutos labios de la enferma. Así como se ponen las cosas, el desenlace no estará exento de sufrimiento para alguno de los implicados. Queda por ver en qué terminará el triángulo amoroso del que todos especulan.

Pasando al lado femenino, las cuatro compañeras de Ohana también se hicieron presentes en la habitación, y es digno de mencionarse la aparición de la abuela Sui, la cual aunque sonó muy sermoneadora, también mostró su preocupación por la salud de su nieta. Poco a poco la niña se ha ganado el aprecio de la abuela, y detalles como estos nos anticipan mayores sorpresas sobre el futuro de Ohana en el Kissuiso. Es la participación de Nako la que sirve de detonante para develar los profundos sentimientos de Ohana. Como mencionábamos, antes del eyecatch las palabras de la niña sonaban muy egoístas, tal y como comentaban los lectores en ocasiones anteriores. Hasta podríamos basarnos al pie de la letra en sus palabras para sacar conclusiones apresuradas sobre su motivación para trabajar desde temprano, o levantarse en medio de la enfermedad para atender a los huéspedes, interpretando que su único afán es “brillar”, hacerse notar ante los demás como incansable trabajadora ejemplar y así conseguir algunos puntos a su favor. Su pregunta sobre si puede el Kissuiso funcionar sin ella podría confirmar nuestra especulación.

La primera escena del sueño de Ohana en el templo nos muestra que su referente para hallar respuestas es Kou, al cual ella podría considerar lo más preciado que ha dejado atrás (ni hablar de su madre).  Es digno de mención que el sueño se lleve a cabo en un templo Inari, relacionado con los kitsune, símbolo de la sabiduría y poder en la cultura japonesa. Claramente podemos observar una pequeña niña junto a un zorrito oculta tras un pilote del templo observando la conversación de Ohana y Kou. Aunque no encontré ninguna información que explique la presencia de la niña, sí podríamos conjeturar que la locación del sueño pueda deberse a que Ohana desea hallar una respuesta sabia ante su profunda interrogante. En este punto nuestra teoría se va a pique, ya que entendemos que la rubia se está planteando su verdadera utilidad en la posada, y yendo más al fondo, su valía como persona. El hecho de que Kou le diga que vuelva a casa nos hace ver que todavía no se siente parte integral de su nueva residencia, que todavía no tiene lazos que la aten a este lugar. Al considerarse sólo una persona ordinaria que no está a la altura de los demás miembros del Kissuiso, entendemos que no se trata de orgullo, sino de falta de autoestima. Se esfuerza en exceso al límite de sus fuerzas, se extralimita en su trabajo, no para quedar bien, sino para saberse útil. Dado que los espectadores ya conocemos la verdad sobre el asunto, puede ser fácil concluir que sólo se trata de una crisis existencial breve, pero debemos recordar que mal tratada una de estas crisis puede devenir en depresión o cosas peores, y esto no es algo insignificante de lo qué reírse.

Paradójicamente, la persona que menos afecto le tiene es la que más le ayudó esta vez. Pese a que en principio las intenciones de Minko al visitar a Ohana no eran nada amables, sus palabras permitieron abrir la herida de la enfermita y dejar que salga todas las emociones encerradas en su corazón. Las palabras de Minko distan de ser precisamente reconfortantes o consoladoras, pero, nuevamente gracias a nuestra habilidad con el japonés, le ganamos a la traducción y reconocemos que la idea que Minchi trató de decir no fue “necesito tu ayuda”, sino anta inai, muri dakara, esto es, “si tú no estás, es imposible”. Para Ohana, escuchar a su némesis decirle semejantes palabras de aprecio, expresándole la necesidad que tiene de su compañía, son justo el antídoto para su enfermedad. Resulta curioso el que sea Minko la encargada de aliviar a Ohana (sin desmerecer la sinceridad de Nakocchi), ya que a lo largo de este capítulo la aprendiz de cocinera fue acumulando cada vez más y más frustración debido a las reacciones de Tohru. Aunque con ella sigue siendo el mismo mordaz de siempre, aprovechando cualquier oportunidad para criticarla, su reacción para con la enfermedad de Ohana es diametralmente distinta, cosa que no pasa desapercibida para Minchi, y el uso de los flashbacks nuevamente nos muestra que ella se pasó todo el día rumiando su frustración, sintiéndose desplazada olímpicamente por una hobiron. Las acciones de sus compañeros de trabajo, trabajando diligentemente ante la ausencia de la niña, también sirven para avivar las llamas de los celos. En una de las escenas en la cocina, la intensidad del fuego que Minko aplica al horno sirve para ilustrar la magnitud de sus sentimientos, que la dominan y nublan en medio de sus labores. Sólo una mujer podría explicarnos con un poco más de detenimiento el desarrollo de los celos en la situación propuesta. Esta mezcla de sentimientos pueden tener un desenlace inesperado en Minko, ya que por un lado su corazón siente como una fuerte rival la presencia de Ohana, pero por otro lado, también siente mucho aprecio por ella; cosa que se vio de manifiesto al sólo cumplir en su imaginación con su maligno deseo de pintarle la cara, y terminar consolándola ante su llanto. Pudo simplemente aprovechar la oportunidad para bajonearla más de lo que ya estaba y lograr su pronta salida de la posada, pero no lo hizo. Minko demuestra madurez al refrenar sus impulsos, y saber cómo reaccionar en esta difícil situación. En esto, podemos afirmar que ha aprendido de la mismísima Ohana. Ambas tienen un largo camino por recorrer para llegar a la madurez completa, y resulta emocionante ver el progreso ya no sólo de un personaje, sino un cambio general en los miembros del Kissuiso, propiciado por la conducta de Ohana. Regresando a la niña, la escena final en el templo nos revela la decisión sobre su futuro, la que no está exenta de sentimientos encontrados. Desligarse de aquello que considera su origen por preferir un nuevo hogar le ha costado, ya que, si lo pensamos, esta es la primera vez que la observamos llorar. A pesar de ser sólo una jovencita, nos ha demostrado ser muy fuerte de sentimientos, pero su llanto nos revela que esta situación es de seria consideración.

Hanasaku Iroha nos muestra un entorno idealizado de las relaciones humanas, y en este ambiente sabemos muy bien que todo rumbo tomado siempre terminará siendo positivo, como es característico del slice of life. Sin importar que por momentos los desenlaces sean algo trillados, el espectador estará satisfecho con ser testigo de los altibajos de esta espiral, aún si esta se alarga más de lo que esperábamos.

9 comentarios

  1. Me alegra igual que tu que las cosas haya mejorado, para HanasakuIroha le agurio un buen final que dejara una interesante pauta a seguir en su proxima temporada, pues si soy 26 lo que es genial.

    Yo si se porque a Tohru le gusta Ohana, la pista esta en el capitulo donde aparentemente el desertaba del Kissuizo, ese fue el flechazo mortal, la confianza y el valor que como profesional le tomo Ohana. Y es que una persona profesional sabe reconocer sus limites, el sabe que es habil pero aun le falta trabajo para llegar al nivel de excelencia. Sin embargo que bien se siente un apoyo incondicional dado de forma tan sincera, ese reconocimiento que solo te puede dar alguien que realmente te valora es algo demasiado atrayente como para dejarlo pasar, despues de todo (yo estando casada lo puedo asegurar) a los muchachos les gusta sentir todo el peso de la confianza de su pareja, eso les da mucha estima y claro les da un orgullo sano que les motiva a seguir adelante.

    Por otra parte para mi Ohana esta muy enamorada de Ko chan, es decir, lo que siente no es un caso de dependencia pues ella a salido sola de muchos problemas, de los sentimentales a los laborales, aca es algo de puro corazon, de un enlace que ya le empieza a penetrar hasta doler en el alma por la separacion. Quiza tambien se disfraza un poco de angustia, pues ella sabe que para Ko ella es necesaria, porque la apoya, se preocupa le aconseja y la ama, dadas las circunstancias es la persona con la que se siente valorada por ser ella misma, la que le da sentido, con quien no puede sentirse subestimada. Es parte del desafio de llegar a la conclusion de tener el sentimiento, yo espero que se quede con el, en mi opinion se lo merece el muchacho que se ve que la quiere bastante.

    Los celos son celos, jejeje las mujeres pues digamos que no lo mostramos tan abiertamente por cuestion de orgullo y preferimos desquitarnos de forma indirecta, igual en la adolescencia una tiene las emociones aun mas a flor de piel y se le hace mas dificil ser discreta. Minchi actuo de forma muy natural, tiene el conocimiento de la atraccion de Tohru hacia Ohana pero tambien sabe que su amiga es su amiga, una persona responsable que se preocupa por todos, por lo tanto es natural la fustracion, igual yo creo que ella sabe que el enamoramiento va de un solo lado, pero igual le da colera, por cuestion de orgullo claro. Cuando el amor esta en camino a una madurez los celos son algo inevitable.

    Muy buen capitulo, la direccion es un joya, la Ohana que veo es la chispa que le vi en el primer capitulo, espero que la hagan brillar como ella misma quiere hacerlo y la saquen del cliche al que la sometieron por tantos capitulos.

    9 junio 2011 en 02:00

  2. Paola

    Este capítulo me gustó mucho mucho. Me hizo acordar al 1º que es el que te engancha a esta bonita historia. Me gustó también la parte en que Nako, quiere dejar el televisor prendido para que cuando Ohana se despierte tenga algo que escuchar pues no es bueno despertar sola y mucho menos sin ningún ruido que a uno le reconforte. Espero sinceramente que el ritmo no decaiga, a pesar de tener 26 episodios no deseo que la trama se desvíe demasiado. Gracias por todo el aporte!!

    10 junio 2011 en 10:46

  3. davidvfx

    mmm intrigante episodio dentro del subconciente de Ohana, Kou como dices representa el deseo de volver al pasado ante la frustacion del presente y ella al decidir le duele la separacion, aun que esta no sea realmente, ya que Ohana no ha cortado todavia su relacion ero en el sueño, donde no distinguimos la real, sintio el dolor de la sepracion que le destroso el corazon… es obvio que el despestar sucereda lo mismo que con los sueños en la vida real: se desvanesen de de nuestro conciente, por que es muy comun que el recuerdo de un sueñose mantenga, a lo maximo solo mantenemos fragmentos no muy claros y en desorden…. Ohana no ah roto sus lazos pero su subconciente realizo una simulacion en el sueño por que es un problema que reconoce pero parece querer evitar, pero habra de enfrentar en la realidd en cualquier momento.

    10 junio 2011 en 15:41

  4. davidvfx

    ooohhh bueno el chiste de “TrueTears” solo para fan de los trabajos de P.A.Works

    10 junio 2011 en 15:42

  5. Creo que todos estamos de acuerdo en que este capítulo ha sido más que sobresaliente. Muy a pesar de que cada episodio fuera autoconclusivo, cada entrega reviste mucha significancia en cuanto a la perspectiva en la que se enfocan las vivencias de Ohana, y cada uno de nosotros ve un lado distinto de cada actitud y pensamiento de Ohana, Minko, Nako, y toda la pandilla.
    Pasé por alto el detalle que Konopikyu nos hace notar en cuanto al flechazo de Tohru por Ohana. Debo decir que tienes toda la razón, cuando una mujer expresa su total confianza en las habilidades de un hombre, eso nos desarma. Lo cierto es que los hombres, aún más que sentirnos amados, necesitamos sentirnos respetados. Lo bueno es que podemos casi estar seguros de que al final la niña se quedará con Kou (a no ser que la meganekko intervenga en la trama)
    El punto mencionado por Paola, sobre Nako y la tv, lo había notado y también me pareció resaltante, pero no sé porqué al final lo olvidé por abocarme a Minchi. Error garrafal; la verdad esos pequeños detalles son claves para entender mejor el comportamiento de una persona. Se nos revelaron detalles pintorescos de Nako, como que es la mayor de varios hermanos. Esperemos que a lo largo de los casi confirmados 26 episodios se nos revele más de cada uno de los protagonistas.
    Al parecer, el siguiente episodio ya no abordará el asunto de la fiebre y el sueño de Ohana; ya que los episodios son autoconclusivos. Por lo visto, nuestra querida Satsuki hará su reaparición, aunque se trate de remembranzas de Ohana
    Y muchas gracias a todos por sus comentarios

    Edit – 12/06/11 7:06pm
    Paren las prensas!!! Acabo de ver el 11… esto es demasiado! Este epi es la epítome de lo visto hasta ahora. Me tomará mucho tiempo hacer una reseña digna (espero que no)

    10 junio 2011 en 18:46

  6. - Test Type -

    Ver a Ohana enfermita fue algo bastante enternecedor. Un muy buen episodio en general.

    15 junio 2011 en 00:45

  7. Chenoa

    Siiii, justamente es lo mismo que yo pienso….el capítulo 11 es sin duda el mejor episodio hasta la fecha!!!!!, que genial dios mío. Espero con ansias tu reseña ;).

    15 junio 2011 en 11:23

  8. Konopikyu

    Cierto buen episodio, que dicha enserio que remonto al final, tengo ganas de hablar pero mejor me espero!

    15 junio 2011 en 16:20

  9. rolo2k

    Bueno, este es mi primer comentario, espero sean pacientes conmigo… Buena historia, si bien en su mayoría los capítulos lo han estado revelado como el clásico melodrama, este episodio ha vuelto a renovar la perspectiva de esta bonita historia, tan llena de matices y de personalidades.
    Es bueno saber que aún hay hanairo para rato!

    5 julio 2011 en 19:07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s