Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Denpa Onna to Seishun Otoko 7: Nadie conoce el lenguaje de las flores

Yandere en ciernes

Ryuushi prosigue su ofensiva en busca de menguar la influencia de Erio sobre Makoto, prolongando su -por momentos unilateral- guerra de amor. Aunque, en términos de comicidad, casi degenera en gestos yandere, cuando tiene la oportunidad de enfocar su dimensión dramática, se reivindica parcialmente de su actitud cizañera del episodio anterior: decide ceder un paso para avanzar dos, enfrentarse aunque sea poquito al dictamen social, admitiendo la posibilidad de luchar contracorriente si Niwa-kun está involucrado. El cambio es positivo porque desplaza el tema lejos de su beligerancia con Erio, situándolo en su relación con Makoto: sin importar si Touwa está comprometida en las locuras que cometa el joven saludable y ello implique el desdén de la sociedad, Ryuuko promete ponerse de lado del estudiante transferido, justificando sus acciones en relación a la persona amada y liberándose lentamente del influjo de la rivalidad mimética. Sin embargo, la plena madurez exigiría que asuma la justicia como un imperativo categórico.

Esta última frase debió sonar abstrusa, por tanto trataré de explicarme. Aunque la respuesta de Ryuushi está cargada de buena voluntad, para considerársele madura (como sería, por ejemplo, la opinión de la abuela) debe emplear el mismo rasero para juzgar todos los actos de manera coherente. Por ahora, solo considera injusto y digno de reacción el aislamiento o represalia social que podría recaer sobre Niwa-kun. Solo entonces, situada en ese contexto, Ryuuko optaría por reclamar e intervenir a favor de la víctima. Obviamente comprensible, porque todos haríamos lo mismo por quienes amamos, respetamos o admiramos. Sin embargo, ella no intervendría con su indignación para apoyar a Erio si acaso la denpa onna fuese menospreciada o humillada por su excéntrico comportamiento. Por tanto, la chica del colmillo distingue entre dos contextos y establece conductas diferentes “dependiendo de la situación”. Puede acusárseme de anticuado (o exagerado) por recurrir a un concepto de la ética kantiana para criticar el comportamiento de una adolescente de ficción, pero lo siguiente es mi opinión personal: quien aspire a vivir una vida adulta con decoro y orgullo, debería cuando menos intentar vivir de acuerdo a ciertos imperativos categóricos. Me refiero a mandatos nacidos de la reflexión racional, de aplicación universal sin condiciones. En otras palabras, adoptar reglas de vida que reconozcamos válidas y correctas y actuar siempre en consecuencia. El principio de autonomía es inherente porque el sujete debe aceptar estos valores a través del discernimiento, no impuestas por una autoridad externa. Si Ryuushi teme defender a Erio cuando, en realidad, debería hacerlo siguiendo el criterio de justicia es porque todavía está sometida al mandato de la sociedad y asimila su discurso sin cuestionarlo. La mayoría de adolescentes temen contradecir a la manada y pocos se arriesgarían a transgredir los patrones sociales si esta ruptura implica ganarse el ostracismo. Incluso los mismos adultos se dejan arrastrar por la corriente (que sería lo contrario a actuar autónomamente), pero su caso es trágico porque ellos se han resignado a sobrevivir acatando esas reglas. Solo pocos excéntricos como la abuela se enorgullecen de seguir sus propios preceptos. Ryuuko aún está a tiempo de corregirse, sobre todo si comienza a valorar a Erio como amiga.

Si antes habíamos escuchado cómo operaba la conciencia de Ryuushi, ahora le tocó el turno a Maekawa. La introducción de puntos de vista alternos sobre la narración enriquece la perspectiva del espectador porque podemos observar los hechos desde la particularidad de un personaje específico, en lugar de contar con una única mirada que tiña el mundo con sus opiniones. Makoto continúa siendo la conciencia fundamental del relato, pero se añaden otras voces que además exponen los pensamientos profundos de las chicas revelándonos su subjetividad. La mente de Maekawa es coherente con sus actos, más madura para evaluar los fenómenos a su alrededor sin oponerle ningún prejuicio, probablemente porque ella tampoco es un ejemplo de normalidad absoluta. No sorprende su apertura hacia Touwa, su decisión de ayudar al “space stalker” y que Makoto cuestione si tiene otros amigos (quizá rehúyan de su excentricidad, pero ella acepta esa situación sin desmoronarse o simplemente le resbala). Su sarcasmo, su habilidad para poner en aprietos a otros con comentarios irreverentes (y burlarse de sus pudorosos arranques), la calma que transmite incluso cuando no actúa con malicia, son signos de mayor estabilidad emocional que, digamos, Ryuuko. No llama la atención que ocupe de inmediato la función de guía o hermana mayor gracias a sus virtudes reflexivas, su capacidad de captar mejor las circunstancias e incluso de declararse ignorante con intensa belleza, cuando admite no conocer el lenguaje de las flores. Sin embargo, es consciente de prioridades elementales que Makoto todavía no aprende a distinguir: aunque no sepamos reconocer ese código secreto, todavía podemos admirar la majestad de las flores, del mismo modo que existen misterios rodeados de un aura de intensa hermosura, entre ellos, Erio Touwa. Maekawa disfruta esa contemplación y, aunque sospecho que Niwa-kun le atrae, antes que proximidad romántica, existe afinidad o empatía ante un muchacho que valora o se siente emblesado por la peculiaridad (y porque no prejuzga sus excentricidades). La mente de Maekawa diagnostica las situaciones con comprensividad y, como Makoto, sale en busca de respuestas ante los estímulos que azuzan su inteligencia hasta comprometerse en proyectos en apariencia sin sentido. El hombre de saco y corbata no le causa repulsión o extrañeza, lo aborda con naturalidad y encuentra lógico que naciera en esa ciudad. El propósito infantil de lanzar cohetes al espacio será la mecha que encienda sus meditaciones alrededor de por qué hacemos las cosas. La encargada del restaurante le proporciona un argumento bastante poético, pues la discusión se desplaza hacia estos terrenos: lanzar un proyectil tratando de alcanzar el espacio exterior tiene sentido contra toda evidencia física solamente si ello comporta la esperanza humana de oponerse incluso a la ley de gravedad.

Volviendo brevemente al aspecto cómico del enfrentamiento Erio vs Ryuushi, desde una perspectiva imparcial, la despeinada ganó puntos durante su encuentro a solas con Makoto, pero no suficientes para remontar la diferencia que ostenta la chica electromagnética. Su tentativa de ganarse el corazón a través del estómago resultó peor que infructuosa, contraproducente, aunque los héroes de anime están preparados para sobrellevar las peores sazones y salir indemnes a mezclas de sabores infames como el inventado por Ryuushi, merced a su adoración por los dulces… en un arroz con huevos y pollo (sin este último). Erio no necesita plantear el partido (usando términos futbolísticos), porque su relación con Makoto fluye con sencillez y el muchacho disfruta mucho engriéndola, dándole la palmadas y fungiendo de protector. Mientras Erio siga preservando esa inocencia y Niwa-kun se sienta inspirado a cuidarla, darle su aliento y compartir experiencias juntos, Ryuuko seguirá embarcándose en una carrera improductiva. Suena cruel, pero la narración de Makoto privilegia siempre su fijación por Erio: sus vivencias trascienden los puberty points, mientras que no duda en calificar cuantitativamente los eventos con Ryuuko. Como demuestran las imágenes, los encargados del story board se encargaron de marcar un constante paralelo entre ambas en distintas escenas, realizando acciones contrarias y representando posiciones contrarias en una estructura connotativa. Mientras Ryuushi consigue cortar con éxito la botella, Erio le pone tanto énfasis que casi la malogra. El punto culminante de su enfrentamiento no sería cuando la chica del colmillo bromista le suelta con desprecio el delantal a la prima misteriosa, sino el tête-à-tête de ofrecimientos y aceptaciones cuando Ryuushi decide quedarse a pasar la noche en casa de Erio y esta la convence de usar su ropa de dormir, como si la sometiera a sus reglas. Será mi interpretación, pero vaya que Touwa también sabe ser perversa.

Meme llama al hombre de los cohetes “space stalker” y lo considera un admirador suyo. Muchas especulaciones pueden trazarse: sin dudas, Meme conoce al sujeto en persona porque tanto ella como Maekawa participan de su alocado proyecto. Podría tratarse de Eliott, el padre de Erio: cuando se encuentran en la playa, el hombre la mira durante un breve instante y sonríe. Sería un excelente motivo para espiar cerca de la tienda de dulces y todos los datos parecerían concordar. Recordemos que Meme corta su romance con Eliott porque sus estilos de vida eran incompatibles, pero no implica que dejara de amarlo o apreciarlo. Siempre tomando como referencia su apodo, aquello de “stalker” tiene sentido aunque Meme lo enunciara como una broma (mucho cuidado cuando esta señora pues incluso esos detalles mínimos son significativos): el tipo “acosa” al cielo, lo persigue, aspira al espacio aunque sus probabilidades sean mínimas y cada intento suponga la continua constatación, tanto del fracaso, como de la pasión que profesa por ese objetivo inalcanzable. En efecto, compararlo con un acosador es grotesco, pero el símil funciona (me recuerda cómo Kafuka idealizaba a los “stalker” en Sayonara Zetsubou Sensei). Otra teoría verosímil sería que, además de fanático de Meme (cómo no serlo, sigue regia a los cuarenta), sea otra especie de seishun otoko, un joven saludable que deseó cumplir el sueño de otra denpa onna, que podría ser la madre de Erio, como si hubiese un ciclo que se repite o queda inconcluso. El indicio, mínimo, pero admisible, sería la disposición de Makoto por ayudarlo a salvar su juventud, que Niwa-kun equipara con la adquisición de puberty points. No obstante, sorprende con agrado la concatenación nada casual de circunstancias que conducen hacia el evento en la playa: cómo Erio, Maekawa y Mako-kun son absorbidos en el estrafalario plan de participar en un juego infantil sin provecho aparente, pues el “experimento” ni siquiera es elaborado según criterios científicos, sino artesanales y tampoco reivindica el discurso de las ciencias, por el contrario, parece desafiarla mediante la ilusión. Nuestro “space stalker” es relevante en cuanto pareciera haber diseñado ese escenario donde Erio estaría involucrada, por medio de Meme y Maekawa, que cerraría el círculo con Makoto. Incluso me animaría a postular que la fecha del lanzamiento fue elegida a propósito para coincidir con el cumpleaños de Ryuushi. Podemos comprobar que ningún detalle es antojadizo si consideramos que Meme conocía de antemano que Maekawa sería reclutada por el “space stalker” e incluso venía acumulando materiales en casa. El sujeto necesitaba atraer la curiosidad de la cosplayer mediante las gaseosas. Debido a su naturaleza inquisitiva, el hombre no dudaba que Maekawa aceptaría colaborar. Además, ella estaba preparada para el acontecimiento. Su visita a casa de Erio formaría parte del programa, pues ocurre exactamente en las vísperas del experimento, por tanto, Maekawa acudiría de manera estratégica a esperas de recibir alguna orden. Si existía un lugar obligatorio, un punto clave esa tarde, era donde Touwa.

Erio continúa robándose el show si aplicamos el termómetro de moe-ness a la serie. Me faltaría espacio para describir las sensaciones que produce en un espectador tan vulnerable a la ternura, pero Erio trasciende el poder del gesto, que vengo sosteniendo como fundamento formal del moe. Pero también me faltaría sitio para incluir pics de los ademanes más singulares que explotan el encanto quintaesencial de nuestra denpa onna. Su carisma no radica solo en mantenerse inocente mientras el resto actúa con cierto grado de malicia, sino también en asignar la mueca justa, por ejemplo, cuando alguien le provoca un dulce enojo. Erio ha renunciado a su identidad alienígena, pero no pretende desligarse de esas señas de personalidad que la vuelven maravillosa: entre los muchos peligros que acechan en la noche, enumera a los alienígenas, y se siente aludida cuando Maekawa realiza comentarios acerca de una mano invisible que jalaría los cohetes hacia el espacio exterior. Cada encuadre en close-up sobre Erio es una experiencia estética gratificante, muy encima de Ryuushi, pese a su lindura. Habíamos debatido la diferencia en reseñas anteriores, pero esta ocasión, el contraste entre ambas se torna manifiesto. Sin embargo, cabe criticar que, durante los cuadros generales e incluso en algunos enfoques cercanos de Maekawa y Ryuuko, la calidad de animación sufrió un leve bajón en este episodio. SHAFT suele caracterizarse por sus audaces propuestas artísticas, por arriesgar en asuntos de composición narrativa, por delicadas iniciativas de dirección artística… pero cuando hablamos de calidad de animación, se encuentra lejos de KyoAni. Casi todas sus series recientes han sido retocadas notoriamente en la versión DVD/BD y seguro veremos variantes en Denpa Onna. Sin embargo, resulta sintomático que casi ninguna toma de Erio sea errónea, como si se esforzaran con convicción en preservar intacta su belleza sin importarles descuidar a las otras.

10 comentarios

  1. davidvfx

    por tu medio articulo (tenias el texto “se actualizara en breve”) me doy cuenta que Ryuuko es un personaje mas fiel a la juventud global dentro del anime, a pesar de lo caricaturesco de su personalidad, ya que como dices el compromiso a cierto calores y seguir hasta el final es muy comun en los esterotipos de los relatos adolecentes, donde todos ya tiene los colores muy fijos, o estas encontra o estas a favor de alguien. Ryuuko su moldeable de su moralidad es algo comun y real en la juventud determinada por el circulo social que lamentablemente no podemos cambiar si no estamos deacuerdo. Makoto tambien tiene presente esta situacion aun que a mi apreciasion el ya decidiode que lado esta por que ya tenia la balansa movida para un lado de ante mano ya que el estaba conciente que datos como que el vivia en casa de erio y que el era su primo, lo del accidente, pues negar las cosas no era algo posible, y no es que el chaval fuera convenienciero o negara la cruz de su parroquia, pero si por su mente midio el peso de sus posibles desiciones.

    alg que he querido comentar es que fue muyyy contrastante el final del ep 03 y elinicio del ep 4 uno termina en acercamiento entre Erio y Makoto, pero sropresa el 04 inicia con una alejamiento y desilucion…. nose pero muy mal quedo ademas de que he notado que Erio de aqui en adelante paso de ser un seductiva niña celestial ( a la cual makoto tenia gran atracion) a una tierna bebe del espacio (en la que makoto se da cuenta nesecita ayuda y no un acercaminto romantico por culpa de las hormonas)… No se si sera imaginacion mia pero noto un cambio de direcion desde ahi.

    3 junio 2011 en 15:21

  2. Konopikyu

    Que si Ryuuko engloba la juventud? Uf desde luego, por eso supongo que me cae mal, la adolescencia no fue algo que disfrute, la pase bastante aislada por presisamente gente con su misma forma de ver la vida y aplicar la “justicia” social, razones tengo de sobra para que no me guste. Espero que reciba una correcta consecuencia por la vulnerabiliad de sus actos y sus discursos egoistas, aunque quiza solo se resuma en no ser la elegida por el protagonista, que bueno me conformo con eso.

    Por otra parte me parece que la serie esta en un punto critico en donde o remonta o se unde. Entiendo que deban darle espacio a los otros personajes femeninos, sin embargo algunos como que convierten en obstaculos mas que en motores de la trama, en este caso para mi lo es Ryuuko, aunque entiendo que en cierta forma ella personifica lo “normal” y “aceptable” deberia ser tratada como punto de contraste, no como alguien que creara algun evento trascendente y aqui es donde creo que se le da una excesiva publicidad. Por otro lado Maekawa en mi opinion complemente mejor la trama, casi que cumple una funcion de lazo entre hechos y personajes, pues a pesar de tener la misma edad de los personajes adolescentes, se comporta mas madura y es el puente entre los adultos y los jovenes, es mas interesante y sus reflexiones son relevantes. Su funcion como compañera, sempai y consejera es indispensable.

    Sip es una lastima que la animacion no sea congruente, eso le baja el nivel a la serie. Esperemos se pulan un poco mas para que no se vaya demasiado a pique.

    5 junio 2011 en 03:15

  3. Benjammmin

    No me digas! Ya empecé a ver esta serie (yay!) y ahora me dices que se está quedando? Eseremos que mejore, si es así. en lo poco que he podido ver hasta ahora (cap. 3) las reflexiones de Makoto son intensas en cantidad, pero supeditadas a su juventud “saludable”, esto es, siempre lo relaciona con el sexo opuesto. Y la verdad, no he notado interés romántico de él hacia Erio; se le nota claramente más atraído hacia Ryuuko o hasta Maekawa que hacia Erio. Sólo me guío por lo que he visto hasta ahora pero es probable que si hasta el cap. 7 no hay ninguna chispa entre ellos, la cosa se va al tacho.
    Y Maekawa me parece demasiado rara. Hay qeu considerar que aún falta un personaje por aparecer (quizás ya apareció, perdonen si me equivoco): la chica astronauta de pelo plateado, que aparece en el opening.

    5 junio 2011 en 08:04

    • Prefiero guardarme mi opinión acerca del estancamiento para la reseña del octavo capítulo, porque allí queda descartada esta posibilidad. En realidad, el capítulo sétimo sería una especie de punto medio del arco de los cohetes y cierra una fase en la serie. Como dice Konopikyu, parecería que Ryuuko quedó involucrada de casualidad en la trama del experimento, pero estos episodios donde los personajes principales conviven en un espacio cerrado muestran interesantes avances en sus relaciones (Maekawa revela muchos matices).

      5 junio 2011 en 10:01

  4. Ya llegué hasta este capítulo, y antes de ver el 8, deseo acotar lo siguiente:
    1.- Entre Erio y Ryuuko, prefiero a Ryuuko. Será muy coqueta y alocada (“loquita” creo que la llamaron por ahí) pero con todo, crea esa atmósfera mezcla de atracción y ternura; cosa que para Makoto no pasa desapercibida. Erio me parece que solo le inspira ternura, como dijo Davidfx.
    2.- Antes de conocer SMB, tenía la costumbre de ver anime cuando ya había terminado toda la temporada, osea, ver una serie de principio a fin en menos de 1 dia. Hacer ese tipo de maratones tenía una gran ventaja: si un epi me dejaba con dudas, las resolvía sin esperar una semana. Además, aun si la narración se volvía lenta, simplemente seguía viendo hasta que las cosas cambiaban. En el caso de Denpa Onna, al ver 7 episodios (casi, casi) de largo, no he sentido ningun cambio en la narración, y aun si la obvia protagonista es Erio, la intromisión de Ryuuko aporta variaciones en la reacción del protagonista, ya que hasta ahora, es la que más se ha expresado después de Makoto: sabemos más de Ryuuko que de Erio.
    4.- El opening, musicalmente hablando, es fenomenal. Le hallo mucho parecido a “Pre-parade” de Toradora! por el ritmo frenético y la vocalización infantil. Es uno de esos temas que puede sonar pueril desde ciertos estándares musicales, pero una vez que penetra tus oídos y llega a tu cerebro, y siendo generosos con el volumen, recorre cada una de tus neuronas y destruye tu sentido auditivo por completo con la fuerza de una aplanadora.
    4.- Yendo a los comentarios sobre el moeness de esta serie, lo que dijo Serious es muy cierto. La gente de SHAFT se recrea tanto en redondear y curvear a sus personajes, que se ven como criaturas infantiles, con la piel tersa y rosada (hasta la tia Meme, uggh). Desde mi punto, esto tiene un efecto mas que sobresaliente en Ryuushi, perdon Ryuuko, al no ser ella la protagonista. Y, otra vez apoyando a Davidfx, a Erio la hace ver como una bebe espacial, linda, pero no seductora.
    Ahhh creo que me olvido de otras cosas, pero ya será para la reseña 8

    5 junio 2011 en 14:39

  5. Konopikyu

    Yo creo que lo que insinua el sentimiento de apreciacion romantica dentro de la serie o de belleza son los destellos, que por cierto no los he visto sobre Ryuuko.

    ¿Enserio les gusta tanto Ryuuko? No entiendo porque….

    6 junio 2011 en 01:52

    • A ver, a ver, voy a tratar de explicartelo, pero no creo que lo comprendas… según yo, creo que más tiene que ver con que sus admiradores somos hombres (creo). Osea, si un varón se encontrara en la realidad con una chica de actitudes como las de Ryuuko, sería dificil de resistir. Son sus palabras con dejo extraño, sus amplias sonrisas, el hecho de que toma la iniciativa y va a por Makoto, e insiste al máximo sin importarle quedar un poco mal; si una chica toma la iniciativa, eso te descontrola. Se ve que ella emana cariño, no deseo, hacia Makoto. Se le ve un aire sincero. Awww, todo lo tenía en mente, pero se me fue. Mira, voy a cranear cómo explicártelo mejor, pero sin duda tiene mucho atractivo.

      6 junio 2011 en 20:04

  6. Konopikyu

    Creo que entiendo, sobretodo lo de la iniciativa, pero bueno yo por mi parte creo que es muy facil querer a alguien que solo muestra las cosas buenas que tiene, es decir, no tener nada de malo me hace pensar que tiene algo muy malo que ocultar. Pero bueno se que es la representacion de un idilio y que nada tiene de malo soñar.

    7 junio 2011 en 02:07

    • Totalmente cierto lo que dices. Lo que decía sobre las chicas como Ryuuko es que son difíciles de resistir, pero claro, eso no significa que sean la mejor de las parejas. Una persona que, como dices, solo te muestra lo bueno que tiene, también te deja con la incertidumbre de cómo es cuando las luces se apagan. De eso sólo se da cuenta uno si algo de claridad le queda después de tanto arsenal de coquetería desplegado. Y nuestro Makoto pareciera que estuviera a medio camino. Hoy me veo los 2 siguientes episodios y seguimos rajando…

      7 junio 2011 en 17:54

  7. Okiii y espero que enserio levante la serie, tiene tan buenos dialogos…

    8 junio 2011 en 00:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s