Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hanasaku Iroha 9: With A Little Help From My Friends

Being for the benefit of Mrs. Shijima!

Habiendo llegado a la novena entrega de la serie, estamos en la capacidad de aceptar la realidad: Hanasaku Iroha se ha estancado. No es que la trama no convenza, es más como que las grandes expectativas que los dos primeros episodios nos crearon no se han concretado, en mayor o menor grado, debido a la abundancia de éstas. Son tantos los detalles en los que los seguidores nos hemos fijado en tan poco tiempo, que desarrollarlos a plenitud exigiría una serialización superior al estándar de 13 episodios. Quizás 26 episodios podría ser lo justo para abarcar la mayoría o la totalidad de las teorías que ya hemos ido postulando. Sigo buscando información que me confirme cuantos serán los episodios totales de esta serie; pero considerando el título de la serie (“The ABC Of Blooming”) y los pequeños chispazos de madurez que está demostrando Ohana, es probable que la trama se extienda, y si es así, pueda ser que tengamos algunas novedades en lo sucesivo. A pesar del estancamiento, podemos rescatar algunos puntos a favor de Ohana y del Kissuiso en esta ocasión, en la que con todo el ajetreo, la niña demuestra que tiene lo que se necesita para convertirse en una mujer madura.

Nuestra primera impresión de Ohana es cómica. Sus rasgos juveniles y sus parlamentos llenos de optimismo se pueden traducir como inexperiencia e inmadurez, ajena a una realidad cruda y negativa. Ohana se esfuerza con tanto ahínco que le es imposible no equivocarse, al no poder manejar con destreza sus acciones, lo cual la conduce a pasar por situaciones embarazosas no una, sino muchas veces. Al verla pasar vergüenza no podemos evitar preguntarnos qué haría que una persona, sobre todo una niña de dieciséis años, actúe con tal persistencia. Esta es la razón por la que mencioné que sus acciones se pueden traducir como inexperiencia, pero no necesariamente significan que sea inmadura. Aunque la madurez implique saber cuándo dar por perdida cierta causa, también implica conocer cuál es nuestro potencial, de lo que en realidad somos capaces, y tener el empuje suficiente para no detenernos ante la adversidad. Si nos pusiéramos en el lugar de Ohana, buscando a una persona en medio de un centro de convenciones, rodeada de un mar de gente, sin saber por dónde empezar, llevando puesto la indumentaria de trabajo, y presionada por las circunstancias laborales, fácilmente nos sentiríamos frustrados por lo abrumador de nuestra desventaja. Sin embargo, Ohana se ofreció voluntariamente a realizar esta labor, confiando únicamente en su propia capacidad. Esa habilidad de conservar la esperanza en la adversidad, de ser positiva cuando todo es negativo, de ir en contra de la corriente, es una de las razones por las que nos agrada Hanairo, y por las que nuestros ojos están puestos en Ohana. Ver cada uno de sus movimientos, aunque como dijimos causan gracia, es examinar el potencial encerrado en cada uno de nosotros, saber que aún si no se puede confiar en nadie, por lo menos debemos confiar en nosotros mismos. Por fortuna para nuestra heroína, en su universo todavía hay alguien en quien confiar.

Tan expectantes estábamos del reencuentro de Ohana y Kou, para que al final éste no llegue a concretarse. No es que la producción esté en contra del romance, sino que el esfuerzo del joven sirvió de pretexto para mostrarnos la fragilidad de Ohana y la necesidad inherente de toda persona de hallar consuelo y refugio en las palabras de un buen amigo. Anteriormente comentamos un poco sobre la dependencia, más en el sentido laboral o gubernamental, si se le puede llamar de esa forma a la necesidad de guía y legislación que toda sociedad u organización requiere. En esta oportunidad, la dependencia se expone en el campo amical, la urgencia humana de compañía. John Donne expresó en Devotions Upon Emergent Occasions la indiscutible verdad de que “ningún hombre es una isla”, el cual pueda vivir apartado de otros. He escuchado a muchos discutir y disentir de esta idea, aduciendo la supuesta capacidad que tienen de no depender de nadie, de no extrañar la compañía en los momentos de soledad. Hay cierta repelencia a la dependencia de parte de muchos, lo cual, sin embargo, es una necesidad básica y fundamental de todo ser vivo. Sin llegar a dramatismos, de cuando en cuando las circunstancias que afrontamos son tan abrumadoras que nos vemos impotentes ante nuestra propia incapacidad de manejar la adversidad que se cierne sobre nosotros. En tales situaciones, recibir el apoyo de nuestros más allegados sin duda es sumamente reconfortante; y puede significar el empujoncito que necesitamos para continuar en la batalla que nos ha tocado vivir. Y si la idea no nos agrada, podemos hacer memoria y recordar lo valiosos que fueron los consejos y la dirección de los padres cuando éramos niños, y definitivamente sus muestras de confianza en nosotros, que favorecieron en nuestra autoestima. A partir de esta idea, podemos concluir que para el proceso de alcanzar la madurez necesitamos (¿cuántas veces he mencionado esa palabra en esta reseña?), requerimos, de la compañía y amistad de otras personas, ya sea por sus consejos, por su apoyo incondicional, porque aprendemos a ser más desprendidos y menos egoístas al interesarnos por el bienestar del prójimo, o simplemente para pasarla bien. Sería apropiado decir que la madurez no significa tener todas las respuestas, sino comprender con modestia nuestra capacidad y reconocer nuestras limitaciones, adquirir cualidades básicas para la supervivencia tales como tenacidad y humildad. Esta realidad también pudo apreciarse en el trabajo en grupo desempeñado por el personal del Kissuiso, el cual apegándose a las instrucciones dejadas por la abuela Sui, consiguió capear la tormenta y llevar el barco a buen puerto. La cooperación y la buena comunicación fueron indispensables en el proceso.

Postcards from heaven

  • Ohana cayendo de cara en medio de la recepción de bodas: ¡un mate de risa!
  • La escena de Kou llegando a la estación de Yunosagi.
  • Tomoe, Ohana y Nako llevando sus viandas.
  • La “mano negra” haciendo cambios en la pizarra.
  • Minchi dándole de comer a Tohru en la boca, fue tan breve…
  • ¡Apareció el huésped misterioso!
  • ¿Quién es la jefa de Kou?
  • Todo el Kissuiso en pleno: emotivo.

Con muchas líneas argumentales por explotar y con un desarrollo un poco muy lento (sic), Hanairo tiene una deuda con el espectador. Esperamos que esta deuda se salde en lo sucesivo, ya sea en lo que nos resta de la serie, o por lo menos en el manga.

5 comentarios

  1. davidvfx

    bueno Benjamin, mi apreciasion de que Ohana el amor no le entra mas que a la fuerza es algo comprobado, Kou es su unico enlace emocional, sin darse cuenta del pretendiente potencial (Tohru) que esta apunto de saltar de sobre ella sin que sin saber de donde vendra el golpe… Creo que nos estan dadno avisos de una antesala emocional de un pentagono amoroso. Ohana a pesar de mostrar que no es totalmente independiente, emocionalmente minimo, pero vive en un una pequeña isla que no se da cuenta de lo que sucede en el mundo, no se da cuenta del problema de no dar una respuesta a Kou creo que ella cree que las cosas estan dichas sin nesecidad de aclararse miestras Kou esta dudoso si esta relacion tiene futuro, le falta el combustible ya que el si depende de la motivacion de ohana, que no se la ha dado, lo deja en un limbo emocional; aun que esto se hubiera arreglado con el encuentro que no sucedio por culpa del destino mas que por culpa de ellos dos. Ohana se dislumbran dos problemas uno social con Minchi cuando Tohru decida dar el paso de seducir a Ohana, y cuando se de cuenta que Kou se aleje de ella… podriamos caer en dos posibles Ohana buscara consolacion ante el fracaso de la relacion de Kou callendo en brazos de Tohru destando un dram, pero Ohana dificilmente la veo caer en un dram de este tipo, a lo mejor tenemos un paso contrario en que Ohana buscara recuperar su macho de la hembra que se lo quiere quitar, entendamos aquella que aparecio en el epilogo: la chica de lente pelirroja.

    con los episodio que andan flojos no tengo problems ya que son intruducion de los persnoajes en un plano mas intimo y sentirlos mas vivos y no como simples personajes de relleno… solo el señor frijo es el unico que no saldra de este esquema.

    La unica cosa que creo que seria mas interesante que el pentagono romantico que se visiuliza a futuro sera el ver la vida de la madre de Ohana ya que despues de las pocas pistas en el trascurso de esta serie, no me puedo armar el drama para que ella se fuera o su madre “desechara” (como dijo en el 1er ep la abuela), la verda no lo consivo y su mal gusto por los hombre por que hay que decir que su novio se me hiso patetico… y el padre de Ohana?… nose pero espero que la novelas se centren mas en esto que en problemas romanticos.

    resumiendo este ep: lo mejor es ver como Ohana muestra que tiene muchooo parecido a su abuela.

    3 junio 2011 en 15:44

  2. Quizás es que al no tener experiencia previa con el amor romántico, no sabe cómo reaccionar correctamente ante la proposición de Koichi. Y podemos asegurar que así Tohru le vaya con un despliegue extraordinario de arsenal romántico, nuestra hobiron no lo aceptaría por respeto a Minchi. Sí es cierto que no darle una respuesta clara a Kou deja al joven en ascuas, propenso a perder rapidamente el interés y más si la meganekko pelirroja le ha echado el ojo y juega bien sus cartas.
    Tu enfoque del ritmo narrativo es muy cierto, estuve perdiendo de vista el propósito de este tipo de episodios; de seguro es debido a que estaba convencido de que Hanairo sólo duraría 13 episodios. Aún no tengo confirmación de nada, pero si así fuera, 4 episodios no van a alcanzar para atar todos los cabos sueltos, a no ser que hagan un super resumen a lo Eva 25-26 y luego se manden con una película.
    Dado que es mi primera vez reseñando una serie, tengo muchas ganas de especular más cosas, pero existe el temor de errar tal como nos ocurrió con Tohru X Yuina. Dejemos que PA Works nos sorprenda. Y crucemos los dedos

    3 junio 2011 en 19:00

  3. Konopikyu

    Me ha tomado tarde para comentar y es que tengo que ver el capitulo antes de leer la reseña para poder escribir como es debido.

    Estoy totalmente de acuerdo con el estancamiento, y es que sea de 13 cap o 26 cap igual lleva un ritmo algo desordenado, es decir, no veo una linea de fondo sino un monton de historias cortas conectadas. Se que el peso de la serie debe caer en la protagonista, pero siento que a veces se fuerza un poco, es decir, porque si Tohru trabajo para el hotel de la competencia en un momento de necesidad no fueron a pedir a alguien que les ayudase de la misma forma, sobretodo si ya debian el favor? no era lo mas facil y sensato? Bueno se que Ohana ve a una familia en sus compañeros de trabajo y quiza pueda pensar en ellos de una manera mas indispensable, pero eso es algo que intuyo no que me lo hayan siquiera insinuado en el episodio, lo cual te da un poco de sin sentido.

    Considero que lo de Ko chan solo fue mala suerte y bueno si te das por vencido por algo que escapa de tu control creo que entonces no tendria el nivel suficiente para quedarse con la protagonista. Son gente joven y saber esperar es algo que demanda madurez en cualquier relacion, algo que aprovechar en vez de desaprovechar. Creo que Ohana se va dando cuenta poco a poco de sus sentimientos y mucho me temo que Tohru solo sera utilizado en esta area como la fuerza que impulse el despertar del amor entre ella y su mejor amigo. Igual yo opino igual que tu, por respeto a Minchi ni se le cruza por la cabeza la idea de estar con Tohru, digo, es lo que una buena amiga haria en su lugar.

    Yo espero que sea de 26 cap, sino me temo que la serie quedara tan inconclusa que sera un despilfarro de una animacion tan soberbia. Pero esperemos que no pase.

    6 junio 2011 en 01:44

    • Dado que ayer domingo ya salió el episodio 8, con mucho agrado debo decir que la cosa ya se está “desestancando”. ¿Qué tienen los episodios 8 en esta oleada, que resuelven todas nuestras dudas? Me guardaré más spoilers para la reseña, pero te puedo ir diciendo que Ohana sí ve una familia en sus compañeros de trabajo.
      Lo de Kou es casi como una constante en el anime: el muchacho es tan tímido que a la primera falla piensa en rendirse. Y lo de Tohru si que es serio. Esto último cuenta como spoiler, jiji

      6 junio 2011 en 19:43

  4. Konopikyu

    Yo ya vi ese episodio tambien pero mejor lo comentamos en la reseña correspondiente :), y sip el argumento fuerte del inicio volvio justo para el final!

    7 junio 2011 en 02:09

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s