Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

A-Channel 7-8: La alegría de los fuegos artificiales

''Hello, 911? Creo que tendré un severo caso de nnnghhh...''

Aunque parezca una idea muy cursi, las vacaciones de verano deben ser épocas para crear recuerdos preciosos entre amigo,s ya que estos días permiten visitar nuevos lugares, experimentar nuevas sensaciones sin malicia o incluso compartir algunas penas, más aún cuando el paso del tiempo empezará exigirnos más responsabilidades y comencemos a actuar de una forma menos emotiva diariamente. Y como en ocasiones anteriores los maestros habían sido bastante ignorados, excepto con el freak de Satou, el último episodio permitió conocerlos mejor y demuestran ser casi tan atractivos como nuestras propias heroínas. Mientras tanto, se desarrollaba un drama alrededor de una amistad que servirá finalmente para fortificarla, porque los grandes amigos se pelean y esa experiencia los vuelve “mejores amigos”.

A-Channel tiene uno de los OST más amplios de la temporada gracias a sus episódicos insert songs (aunque parezca un descaro utilizarlo para promover bandas e incluso en la cubierta del CD del opening aparece la cantante a cargo), pero ante todo hay que notar que estas canciones insertas son entonadas por las seiyuus de las chicas, en particular las de Yuuko y Run que son miembros de bandas. También debemos subrayar la importancia emotiva de esta música debido a sus propias letras o al montaje de escenas cuya gran mayoría sirvió para destacar la parte slice-of-life de la serie mostrando a las protagonistas mientras jugaban o recogiendo los sitios por donde pasaban; sin embargo, con excepción de Tooru, no se había dedicado una música particular para cada personaje y el segmento de karaoke se aprovechó para compensar esta deuda. Las chicas eligieron las canciones que más encajaban con sus personalidades en un momento ocioso como este, ya que con otros estados de humor la música sería otra. Es habitual que tengamos temas preferidos para nuestros diferentes momentos, con mayor razón cuando, por medio de la combinación de melodías y ritmos, juntos al mensaje de su letra, estas canciones pueden hablar por nosotros en los casos que no sabemos describir lo que sentimos. La canción elegida por Yuuko sonaba tipo idol correspondiendo bien con su aspecto de modelo juvenil. Tanto la cantada como solista por Run o como dúo de Tooru eran músicas con tono infantil, acordes a su apariencia, mientras la de Nagi era una con fuerte toque tradicional, con fuego, asemejándose a los chispazos de ánimo que habitualmente tiene, incluso valiéndose de la música para controlar su peso y tal vez por eso cantaba tan apasionadamente. Falta mencionar a Satou, aunque su presencia trajese un aire tenso debido a su comportamiento: su canción sonaba a soledad y este detalle se podía notar en varias ocasiones como la visita nocturna al colegio. Por alguna razón no fue a su casa, quizá porque no hay mucha diferencia en el aspecto social: irse a su casa donde estaría solo o quedarse en el colegio donde desde temprano podía ver los alumnos.

En el festival nuestras heroínas fueron de yutakas para cumplir con la tradición. Los festivales existen en todo el mundo ya sea por fechas particulares como días de independencia o feriados locales para festejar a santos, pero lo curioso es que en estos festivales se puede olvidar el motivo real de estos eventos y acaban convirtiéndose en ocasiones para comer y gastar excesivamente, incluso parece que ocurriría eso cuando Nagi, que se supone estaba a dieta, invita a las demas a tallar caramelo, aunque en este juego lo mas importante es conseguir la figura que compraron y para una chica como Nagi puede ser también una forma de sacarse las ganas de comer algo dulce y peligrosamente calórico pues siente de una forma el sabor con el tacto, similar a algunos que olfatean profundamente un aroma para controlar sus deseos. Sin embargo, aunque llegaron algo tarde a ver el espectáculo de fuegos artificiales (su interés principal), una visión sublime e impactante por su belleza y su intensidad les proporcionaría una felicidad tan grande que se asemejaría a aquellas que recordamos en momentos preciados de nuestra vida, las cuales, una vez terminadas, pareció que fue apenas un instante y comienza a emerger la melancolía. Esto se refleja en las bengalas al final del episodio (ya que, al parecer, en Japón no se puede tener fuegos artificiales, ni siquiera los pequeños, sin permiso): pero esa escena trae mucha tranquilidad, pues representa el reposo tras un evento intenso. La bengala de Tooru fue la última en apagarse, reflejando que fue la última en integrarse a este grupo así como también la más importante.

La vuelta al colegio nos permitió conocer más ampliamente a las dos maestras, la poeta Kitou-sensei y la rejalada pero astuta Kamame-sensei. Sería interesante que en alguna ocasión se pudiera hacer una serie centrada principalmente en los profesores, que aunque sean figuras importantes merecen una historia que se concentre en ellos, donde sean los protagonistas, y que relate sus relaciones con los demás maestros y sus vidas sociales de adultos, y donde los alumnos serían los personajes de apoyo. En el caso de Kitou-sensei, al tratar de transmitir su entusiasmo a sus alumnas acaba provocando sin percibirlo situaciones vergonzosas y Yuuko acaba siendo la víctima del sacrificio. ¡Pobre de ella! Siendo la normal-girl, es a quien involucran en más líos, pero esa es parte de su función cómica: ser la desafortunada del grupo, ya que técnicamente al tener el mejor físico, se debe equilibrar la balanza con respecto a ventajas y desventajas. Volviendo a Kitou, tiene una actitud algo tsun-tsun al fingir que no le importa que sus estudiantes la odien cuando en varias ocasiones se emociona con las situaciones de sus alumnas: esta actitud es notada por Kamame, que a pesar de su actitud ociosa es muy racional para ver lo que realmente pasa y aprovecharse de eso. También nota esa tensión que hay entre Kitou y Satou, que se pasea tratando ser galán y acaban siendo emparejados de forma cómica, aunque dudo que sea en forma romántica: Satou es muy pedobear y creo en la palabra de Kitou cuando pregunta quién se interesaría por alguien así. Ouch.

Y llegó un momento de drama. Aunque la discusión entre Run y Tooru sonara infantil, tiene un contexto y es que a Tooru no le gusta que la vean como indefensa por su tamaño. Contínuamente intenta imponerse pese a su estatura, sin embargo su rudeza solo debe funcionar con chicos jóvenes porque un adulto no se siente intimidado, solo vean que incluso Satou no se asusta ni siquiera un poco con ella. También implicaba algo de insensibilidad de parte de Tooru por no darse cuenta del momento en que su amiga se preocupaba por ella, por eso se ofreció a acompañarla y llegan a la conclusión recíproca acerca de quien realmente es la indefensa. Pero discusiones ocurren en nuestras relaciones más importantes, o por eso mismo estas disputas son signos de cuantos nos importa una persona. Los mejores amigos se enojan entre ellos y eso fortalece su amistad, porque su relación soportó esas experiencias al punto de volverse una conexión irrompible, por ejemplo, vean la amistad de Wilson y House: con frecuencia se puede vérseles discutiendo fuertemente tanto que sorprende que en varias ocasiones no estas peleas no afecten mucho. Claro que tiene sus limites, pero estos acaban reforzándose y con ellos, la amistad. Es natural que Nagi y Yuuko se preocupen, asi como Yutaka y Miho, pero no me gusta la actitud del tipo “es problema de ellas y que lo resuelvan entre ellas”. Antes todo como son amigas cercanas, verlas así duele. Además, si nadie se entrometiera en el asunto de los demás, nunca hubiera surgido el altruismo, los heroes y la justicia. Ya entrando en una perspectiva exclusivamente personal, no veo que ser “entrometido” suponga un defecto, incluso aprecio mucho a la gente caradura aunque suene bastante raro, porque al final, queremos que todo se resuelva. Estar peleadas no dura mucho ya que cada una es preciada para la otra, y la reconciliación ocurre con la tan versátil escena de puesta de sol que resalta cualquier sentimiento y, para una persona tan emotiva como Kitou, le valió derramar lagrimas o limpiarse los ojos, en un lenguaje más poetico.

2 comentarios

  1. davidvfx

    Verdad el tema aqui fue las peleass y la amistad…

    me sorprende de como han metido singles musicales por cada episodio de acuerdo a cada tema en particual del cada episodio… es mas me si fuera mal pensado diria que el director les quiso enseñar a KyoStudio como hacer una serie con una rola por episodio, por que a pesar de ser yó un fanhardcore de K-ON debo admitir que pusieron mas canciones y que Minako Kotobuki (Yuko aqui y Mugi en K-on) canto mas que Aki Toyosaki (de yui en k-on) durante la primera temporada

    3 junio 2011 en 15:56

  2. Estos dos episodios me encantaron, de la emoción casi me aviento a serrucharle el piso a nuestro amigo Kitsu y hacia alguna reseña (es una broma amigo). Tanta ternura, tanta inocencia, es difícil no conmoverse como la profe Kitou. Claro, melodramas aparte, era muy tierno ver a una niñita como Tohru hacerse bolas por no querer pasar verguenza en el karaoke (los que NUNCA hemos cantado frente a los amigos entendemos muy bien eso), para al final juntar el valor necesario gracias a la ayuda de su amiga querida. Al menos yo no le veo nada de yuri al cariño de Tohru hacia Run-chan, la airhead le hace bromas sin reparos y Tohru termina por aceptarlas; o ese loco afán por proteger a su amiga de los compañeros o del profe Satou, verla hacer sus maniobras agitando los brazos sin articular palabra, es la ventaja que entre chicas se puedan mostrar de forma más abierta el cariño, que entre chicos. No nos causaría sorpresa ver a dos niñas decirse “te quiero”, pero probablemente nos caeríamos al suelo de ver a dos niños decirse lo mismo, y más aún si no son tan niños. A-Channel muestra un mundo infantil (vamos, ellas aun son niñas) libre de maldad o perversión, y aunque las bromas a veces se ponen insinuantes, eso no convierte a las niñas en depravadas. Aunque ya me estoy saliendo del punto, cada entrega de A-Channel para mí, es como regresar a la infancia.

    3 junio 2011 en 18:47

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s