Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Ao no Exorcist 5-6: Amigos y rivales

El cocinero expresa su arte en la comida, así como un pintor en sus cuadros

Así como compañeros de combate y potenciales románticos, es común que los protagonistas de shounen tengan una especie de rival, que los superan en varios aspectos e inicialmente son mucho más llamativos, aunque a largo plazo nuestro protagonista demuestre su verdadera superioridad, pero habría que recordar que estas rivalidades son más una forma de crear amistades fuertes, ya que motivados por un mismo objetivo, podrían compartir aspectos comunes. En el caso de Riuji Suguro, Bon para los amigos, su hostilidad hacia Rin aparece desde el comienzo y aumenta cuando nuestro héroe se muestra como un vago tanto dentro como fuera de clase mientras él se toma en serio su objetivo y se concentra mejor en él, aunque revele una ocasionalmente  una personalidad inestable. Por otro lado, Rin deberá también amistarse con otro demonio.



Como anteriormente Rin había dicho, nunca terminó la secundaria. Solo trataba de conseguir y mantener un trabajo. Esta situación pudo haber cambiado ahora tras su deseo de volverse un exorcista. No en vano tiene un comportamiento desatento poniéndose a dormir en clase, algo que la mayoría de nosotros ya lo hicimos por lo menos una vez, en especial cuando se trata de una clase en que no anotas nada. No sería un problema mayor si Rin estudiara el contenido del día pero es un jovenzuelo y esos asuntos teóricos no le interesan, cuando desea pulirse en la dimensión física que resulta más divertida; sin embargo, la parte teórica no está para ocupar el tiempo, sino para enseñar al alumno a pensar, planear, solucionar ágilmente los problemas, entre otras ventajas, algo que no advertirá Rin hasta que lo necesite. De todos modos, sin conocer las motivaciones de Rin, Bon lo empieza a despreciar ya que, a simple vista, Rin parece un tipo problemático capaz de perjudicar a los demas. Aunque se defienda diciendo que es mejor en la parte práctica, esto no pasa de una excusa barata pues ni a él le convence tanto tratar de mostrarse serio. Por eso, a pesar de su interés en Shiemi (no lo considero como un crush todavía, solo una atracción porque es mona y dulce) niega avergonzado que sea su amiga para exhibir su faceta seria, aunque para Shiemi parece que debe haberle hecho un pedido formal para considerarlo un amigo. Tampoco quiero dar a entender que, físicamente, Bon esté muy por detrás de Rin, exceptuando los poderes naturales del protagonista. Curiosamente comparten muchas semejanzas: tanto Rin como Bon tienen apariencias de por sí amenazantes e intimidatorias atenuadas por momentos cómicos, vivieron en sitios religiosos (Rin en una iglesia y Bon en un templo), fueron demonizados y su figura familiar más importante eran sus padres, de personalidad alegre. Sin embargo, en el caso de Bon, su padre no le brindaba un apoyo directo ya que subestimaba a su hijo, no por malicia sino que este tenía un objetivo demasiado alto: exterminar a Satán por las muertes que causó en una de las noches azules. A pesar de todo, un gesto bastante maduro por parte de Rin fue rechazar el desafío de enfrentar a las ranas gigantes, porque estaría arriesgándose por algo que solo serviría para sastifacer su ego, totalmente distinto a una batalla real, aunque queda la posibilidad de haberse negado solamente para poner en ridículo a Bon.

Bon vaciló frente a las criaturas que perciben esos sentimientos de indecisión, pero le doy el beneficio de la duda pues estaba molesto por la actitud de Rin: ambos son impulsivos e inestables en situaciones de presión. La ventaja de Rin siempre será su ascendencia que le permite subordinar a cualquier demonio menor, pero mientras sea un niñato no podrá vanagloriarse tanto como desea. Por ahora, el gesto ¿tsunderesco? de gentileza de Bon por prestarle un prendedor de pelo será el máximo de compañerismo que recibirá de su nuevo colega pero el transcurso natural de los hechos es hacer que el rival se vuelva un amigo preciado aunque no evite que mantengan una relación de continuo desprecio cómico. También se revelan los vínculos consanguíneos de Rin con una amplia familia: el propio Mephisto sería su hermano junto con otro, de apariencia infantil, llamado Amaimon. Si nuestro protagonista supiera lo básico sobre demonios hubiera desconfiado más del nombre de “Mephisto”, el nombre de un príncipe demoníaco. Supongo que Yukio lo sabía y no informó a su hermano para evitar mayores problemas.

Por otro lado, es bueno destacar la faceta burlesca de un protagonista de shounen con la intención de hacerlo simpático, agradable y ameno para el publico. La comedia es el mejor medio para eso, incluso dándole un aspecto inusual o excéntrico a su personalidad. Por ejemplo, Rin es muy buen cocinero, un detalle digno de remarcarse porque los héroes de shounen suelen ser muy glotones aunque no sepan cocinar, a diferencia de Rin que incluso llega a cocinarle a Yukio, jugando irónicamente con el tópico de otros anime, donde las onee-chan cocinan para sus hermanos. Hablando de este, aunque proyecte una fachada solvente ante sus alumnos, frente al género femenino es increíblemente torpe y adquiere sin proponerse un club de admiradoras, una especie de harem meramente cómico donde de manera irónica es el protagonista de la serie, el propio Rin, quien acaba ocupando el papel que se le encarga a los amigos pervertidos. A pesar de que este episodio se pueda considerar filler, dedicándose a entablar la  amistad de Rin con Ukobach (que en la mitologia occidental es un demonio encargado de llevar aceite a los hornos infernales) y hacerlos compartir su pasión por la comida, se introduce un pequeño pero importante dato: Ukobach es un familiar de Mephisto, lo que indica que este tipo de asociación puede realizarse con demonios. Si nos fijamos en el opening, notamos que un gato sigue a Rin. Por tanto, no sería un detalle al azar. Sin embargo, hay que tener cuidado con el nivel de ridiculización al que someten a determinado personaje sin enmarcarlo definitivamente en un papel cómico, porque sería muy difícil asimilar una actitud más agresiva. Sucede con frecuencia en series donde sus géneros principales son la comedia y la acción, caso Gintama donde dos tercios de su extensión se dedica a la comedia pura y caricaturesca para luego entrar en arcos argumentales violentos y sangrientos resultando al final una incoherencia tan grande en las personalidades de los personajes que disminuye su capacidad de disfrute. Todavía no es un problema para Blue exorcist. Por ahora: bon appetit.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s