Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

[C]: The Money of Soul and Possibility Control 6: La filosofía del dinero.

A new playboy

Este es el episodio más fuerte hasta el momento. No sólo porque nos encontramos frente a discusiones filosóficas y morales bastante relevantes, sino porque también nos vemos confrontados más de cerca con la muerte y la desesperación. [C] cada vez más se concentra en los usos, consecuencias y dilemas que la economía crea. A diferencia de Spice and Wolf, donde las explicaciones teóricas de la economía abundaban, aquí observamos un mundo más práctico, moral, enfocado en las acciones que las personas realizan. Eso puede explicar por qué los ataques de los assets cada vez menos refieren a acciones económicas y se dirigen a contemplar problemas como el suicidio (Dead-man trigger), el espionaje (Trojan Horse) y el anuncio del Destino (Angel).

Algo que me ha intrigado desde el primer episodio fue sobre todo el ending de la serie. Realmente no lo entendía para nada. Últimamente, después de haber leído unos comentarios al respecto, me he dado cuenta de que el ending utiliza tres colores básicos: cian (azul claro), magenta y amarillo, siendo el negro la combinación de todos ellos; estos componen la gama cromática propia de la teoría del color moderna usada para la impresión de imágenes (modelo CMYK). Los monitores de los computadores usan el modelo RGB, pero este no puede ser aplicado directamente en la impresión de las imágenes. Ahora bien, este uso de los colores no es accidental, pues, desde un análisis visual, se lo ve utilizado con frecuencia: la ropa de Kimimaru (suéter, mochila) y la de Masakaki, el espacio donde flota Msyu cuando esta dentro de su tarjeta (o en el D.F.) o el papel de envoltura de las hamburguesas que empieza a escoger la agente Jennifer, todos siguen el mismo patrón. Según los creadores (esto se encuentra en la página oficial del programa) ellos representan directamente a Kimimaru (cian), Msyu (magenta) y el D.F. (amarillo), de cuya combinación se obtendría el futuro (negro) completamente desconocido. Cada uno de estos colores se mezclaría para obtener diferentes resultados, diferentes variaciones en el espectro de la luz, y esta actividad es asimilada al conjunto de acciones que los personajes realizan en sus respectivas vidas, ya que todo lo que hacen pinta el espacio en el que viven de maneras incoherentes, salpicando el lienzo de colores múltiples, parecido a una pintura del impresionismo o el expresionismo abstracto. De este modo, el nivel visual se funde en el modo de comportarse. Debido a  que la serie introduce un concepto como posibilidad, esto siempre deja margen para que exista el devenir, pues este hace que “lo que es, ya no sea” y “lo que no es, sea”; debido a que los seres en el mundo existen como acto (presente) y potencia (virtualidad), estos jamás se encuentran inmóviles porque siempre pueden transformarse en otra cosa – así, una semilla se convierte en un árbol, una oruga en una mariposa, todo lo que es posible (virtual) es tan real como lo que tengo frente a mí en el presente (actual) . Quizás eso explique otros elementos visuales de la serie. Una cosa que me llamaba mucho la atención, era que en las peleas, cuando los “entrés” luchan, cada golpe que se propinan directamente los hace sangrar, perder dinero (negro). Hay realmente una metaforización del dinero=sangre – Mikuni lo confirma: “Cuando eliges la locación y el momento para usar el dinero, siempre hay sangre fluyendo en las cercanías” – que representaría una analogía entre el dinero que circula por el cuerpo del capitalismo igual a la sangre que fluye por nuestras venas, dándonos vida y fuerza para continuar en busca de nuestras metas. En las batallas, los entrés que se golpean de forma brutal comienzan a vomitar dinero en grandes cantidades, manchándolo todo con un color negro, igual al dinero que usan y, tal vez, al de sus almas. La perdida del dinero equivale a perdida de sangre, de futuro y vitalidad. No deja de sorprender que las escenas más sangrientas hasta ahora transcurrieran en momentos en que los participantes están al borde de perderlo todo. También eso explica porque hay asset con características más humanas que otros, ya que cada uno de ellos representa los deseos acerca del futuro de sus entrés, que pueden ser inspirados por sentimientos muy humanos (ambiguos, caritativos, confusos), y otros que adquieren formas monstruosas, donde las intenciones de sus dueños (determinación, ambición) salen a la luz.

I don't know what I would do.

En este episodio realmente sale a flote la indecisión de Kimimaru, quien antes de comenzar la batalla se muestra incapaz de encontrar la determinación que le ayude a continuar. Usando la capucha de su abrigo para cubrir su rostro, completamente ambiguo, impenetrable en sus sentimientos, no quiere dejar que nadie sea testigo de sus padecimientos internos. Él, entonces, entra en un combate frente a un oponente muy diferente. El nuevo personaje introducido en la serie, Sennoza Kou, un filántropo billonario, quien realiza campañas de protección social, ayuda a los pobres, da conferencias y tiene objetivos y un modo de pensar claros, es la antítesis de nuestro protagonista (con todas sus características, estrategias y gran determinación, me recordó un poco a Lelouch de Code Geass). Este chico modelo, de verdad hizo polvo a Kimimaru, y para la gran decepción de muchos, la batalla que libraron fue cortada, mejor dicho la saltaron por completo, en el clímax de la mayor tensión y angustia expresada durante el programa. Una de las escenas más brutales que he visto en un anime hasta ahora fue la lucha entre Msyu y Karma en el deal de Kimimaru contra Sennoza, realmente impactante (¡y yo he visto Gantz y he leído el manga!), cargada de mucho gore: ver a Msyu ahogarse en un pozo de sangre, gimiendo de dolor, habiendo perdido un brazo protegiendo a Kimimaru (y este a su vez gritando lleno de desesperación sin saber qué hacer) fue simplemente horrible, pocas veces escuchas voces llenas de tanta preocupación, ver a tu propio futuro muriendo frente a ti es una experiencia bastante traumática. Sin embargo en esta batalla quedó claramente establecido las falencias principales que tiene el protagonista.

I love you

Creo que alguna vez debería realizarse un estudio de recepción sobre por qué la crítica tiende a despreciar a los personajes ambivalentes: los protagonistas que están llenos de dudas no son buenos para las series (Madoka o Shinji), y normalmente se los reemplaza por personajes que son más aptos para desempeñar su rol (Mikuni o Sennoza son alabados por muchos). Pienso que esto se debe a que ellos son mostrados como seres demasiado humanos, cuando la función de los héroes es aparecer frente al público como mejores que los demás, encarnando un ideal de semidioses, seres extraordinarios que al tener cualidades especiales pueden sobreponerse a cualquier situación. Los personajes sin cualidades, por el contrario, se funden con el resto de los mortales, seres incapaces de confrontar el destino o la adversidad. Así, ellos sabotean los esquemas de heroicidad vigentes, revelando a su público una condición existencial a la que todos estamos acostumbrados (porque esas preocupaciones son las que tenemos normalmente), no obstante no lo aceptamos, porque significa reconocer esa misma impotencia frente a la adversidad.

Ahora bien, el principal problema planteado en el episodio fue el dilema ético que se condensa alrededor de las posiciones expuestas por Mikuni, Sennoza y Jennifer. Empecemos por la última: ella tiene como meta la destrucción del D.F. y las organizaciones que lo apoyan (Starling Guild) con la intensión de proteger el futuro de la humanidad. Jennifer se encuentra frustrada debido a que sus superiores se niegan a tomar la iniciativa, por esa razón busca apoyo en Kimimaru, quien considera que tiene unos hermosos ojos – alguien que puede pensar en algo más que el dinero, pues hasta sus jefes han terminado aceptando la actual situación del mundo. Pretende de esto modo solucionar un problema que causa grandes daños  a través de la destrucción del statu quo actual, su camino es el de los revolucionarios. Sennoza, por otro lado, no ve ninguna utilidad en luchar, pero no encuentra ninguna solución posible fuera de la condición normal de la humanidad en el mundo. Así, Kou dice: “La gente no puede vivir sin consumir. Si tenemos que reconocer que somos criaturas pecadores, entonces al menos deberíamos hacerlo por alguien.”

I always stay with you

Y tomando en cuenta que hay implicaciones religiosas muy fuertes (los ideales ascéticos en el cristianismo, el budismo y el brahamanismo parten de que los placeres son la fuente de los sufrimientos humanos), él intenta explicar que si bien no podemos abandonar esta existencia, al menos podemos vivir de acuerdo a un deber ser, donde mi modo de actuar tenga como función el beneficio de los demás, su camino es el del altruismo, muy kantiano. Por eso le pide a Kimimaru que no realicen ningún trato, porque al entrar en uno, sin importar cual sea el resultado, la persona que gane o pierde quedara despojada de una posibilidad. “Si sólo hay futuros sin posibilidades, entonces el presente no tiene sentido.” Mikuni, por el contrario, cree que el mundo esta conformado, en el fondo, por una misantropía fundamental que hace que cada uno de nosotros luche a muerte por lo que desea, aun cuando pueda compartir con los demás, en algún momento, el fruto de sus cosechas. De ahí, que Mikuni considere que el camino de Sennoza es el del poderoso, aquel que durante su vida no ha conocido nada más que la libertad, quien desea preservar el futuro intacto, preocupado de que al día siguiente no tendría nada, porque significa vivir en la incertidumbre; Sennoza quiere mantener el orden del mundo tal y como esta establecido, intenta preservarlo. Mikuni prefiere el camino de los débiles, dispuestos a darlo todo por conseguir que la mínima posibilidad de éxito se cumpla, después de todo “el futuro es básicamente la continuación del presente,” y en ese sentido el futuro de alguien esta lleno de posibilidades que se dan y otras que no, fracasos y triunfos, devenires constantes. En vez de quedar atascado en un punto, debemos tomar la iniciativa para darnos cuenta de que somos capaces de lograr. Estos tres puntos de vista se convierten en un dolor de cabeza para Kimimaru.

En el sitio oficial de [C], se cuelgan monólogos de los personajes reflexionado acerca de las batallas. Kimimaru, quien al parecer se ha empezado a enamorar de Msyu (su futuro),  dice que “no se trata de sacrificar el presente para proteger el futuro, sino de recuperar el futuro que se suponía que existía desde el comienzo.” Aun después de todas las vivencias que ha tenido, el nihilismo se ha convertido en su forma de ser, donde no busca una finalidad trascendente, sólo piensa en un presente en constante transformación con aquello que le importa, en cierta forma él no reconoce una acción posible que lo lleve más lejos de lo que ya está. Su camino se asimila al del hombre trágico, quien no puede escapar al Destino que lo aguarda, siempre en espera de que este lo triture.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s