Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hanasaku Iroha 7-8: Black Magic Woman / Gypsy Queen

Poker de reinas

A estas alturas del juego, ya todos sabemos muy bien que el anime principalmente gira alrededor de la más prodigiosa y bella de las creaciones: la mujer. No hay anime en el que no intervengan, y en la mayoría de los casos, sean las protagonistas. En muchos casos no necesitan tener un personaje principal del sexo opuesto como para adueñarse de nuestra preferencia (K-ON!!, Hidamari Sketch). Hasta las que son consideradas como personajes secundarios pueden aportar mucho a la trama, como es el caso de los dos episodios de los que nos encargaremos en esta reseña. Si sentíamos alguna curiosidad sobre cuándo tomaría o retomaría algo de relevancia nuestra querida abuela Sui, o si Tomoe también nos daría qué hablar, estas semanas, y por lo visto, las que siguen, nos dan mucho pan para rebanar. No hallé mejor forma de nombrar este post que recurriendo a la mítica “Black Magic Woman”, original de Fleetwood Mac y versionada por Santana fusionándola con “Gypsy Queen” de Gábor Szabó, títulos que intentan concentrar las virtudes de las mujeres protagonistas de las entregas 7 y 8 de Hanairo, serie la cual, de a pocos, ‘vuelve a su sentido poético del inicio’ (Konopikyu dixit).

Black Magic Woman

La crisis de los 30”… aunque suene a broma, esa cosa existe. Hagan como yo, googleen esa frase y ya verán. Que cómo es, que a quiénes afecta más, que si los varones también la padecemos. La verdad es que llega un momento en la vida en el que las responsabilidades empiezan a pasar factura, y la nostalgia se encarga de recordarnos que una vez fuimos más descuidados, más carefree sobre nuestras decisiones y nuestro futuro. Llega el tiempo en el que las decisiones se vuelven más trascendentales, y nos damos cuenta de que aún no hemos hecho todo lo que soñábamos hacer. Tanto tiempo invertido en hacer algo extraordinario con nuestra vida, en tratar de ser diferentes y originales, para terminar siendo uno más del montón. Tan bien que pensabas que la estabas pasando disfrutando al máximo la juventud, hasta que una mañana alguien te dice “bienvenido a base 3”. Quizás esta sea una de las razones por la cual la mayoría de los personajes principales en el anime sean jovencitos menores de 20 años, radiantes y despreocupados; mientras que los protagonistas adultos son personas conflictuadas y taciturnas. Ninguna sensación se puede comparar a ese vacío existencial que se siente cuando miras atrás y crees que has desperdiciado la mayor parte de tu tiempo en cosas infructuosas. Si ya lo hemos pasado, o lo estamos pasando, podemos sentirnos plenamente identificados con Tomoe Wajima, la cual, aún faltándole dos añitos más para llegar a ese crossroad que son los treinta, ya se empieza a cuestionar si lo que está haciendo con su vida realmente la satisface. Mucho puede contribuír a esta sensación lo que digan nuestros más allegados. Suele ser muy determinante la opinión de la familia y los amigos, que no pierden ocasión de recordarnos el tiempo transcurrido, y aprovechar para compararnos con aquellos que, desde su punto de vista, se han realizado en la vida. Otro aspecto determinante es la consecución de una pareja, decisión la cual no es para dejarla a la ligera, y si en el ínterin no se ha materializado el encontrar a esa media naranja, nos invade la incertidumbre de si podremos encontrarla ahora que la juventud ya se fue.

El hecho es que Tomoe, incapaz de manejar las insistencias familiares para conseguir pareja y dejar un trabajo rutinario, termina sintiendo la frustración de saberse en “un ciclo sin fin haciendo lo mismo”, exclamando, en una de las escenas más jocosas en lo que va de esta serie, “¡Ya no me siento viva!”. Pues bien, Hanairo aborda este escabroso tema existencial de la forma acostumbrada: con realismo, pero sin drama. Vemos una Tomoe que se siente cansada de la rutina, pero resignada a aguantarla hasta hallar una forma de cambiar las cosas, o al menos liberar el estrés acumulado. Cuando las preguntas son más que las respuestas, nos resulta curioso el medio por el cual nos damos cuenta que teníamos esas respuestas frente a nosotros. Tal como a ella, es probable que alguno de nosotros al identificarse con un personaje de alguna serie encontrara la solución a los problemas personales, o aunque sea algo de empatía proveniente de la pantalla. Dando por sentado que hemos observado este episodio y la enmarcación lúdico-belica que se propone, el escenario es apropiado para sacar todo el arsenal de frustración de Tomoe en contra de los inoportunos huéspedes del Kissuiso de esta ocasión, teniendo por inspiración una suerte de “Rescatando al soldado Ryan”. Pueda parecer un desesperado intento de autodestrucción premeditada, pero el método empleado por ella resultó justo lo contrario de lo que esperaba, y a la vez, el más correcto. Descifrando el asunto más allá del humor, percibimos que Tomoe en el fondo tenía como objetivo proteger a Nako y Ohana, sin importarle las consecuencias. Sin darse cuenta, halló la clave de la verdadera realización personal: dar de sí mismo desinteresadamente, sin esperar nada a cambio. En eso radica la verdadera magia: lograr dejar de lado el inherente egoísmo de todo ser humano y mostrar nuestro lado más sensible. En un mundo en el que el altruismo se vuelve cosa rara, lograr cultivar esta cualidad es todo un mérito, pero vale la pena el esfuerzo porque otorga sentido a la vida. La visión que tienen los demás sobre uno puede cambiar radicalmente al surgir la espontaneidad y no reprimir nuestros instintos naturales. No me refiero a los instintos violentos, ya que si ese fuera el caso, a Tomoe le hubiera bastado con tratar de forma despectiva o cruel a los huéspedes. Simplemente se dejó llevar por la situación, participando voluntariamente en los juegos bélicos sin reprimirse; esto es, si quería gritarles, lo hacía, y si quería sermonearles, lo hacía; no había porqué guardarse las palabras que quería soltar.  Decíamos que el escenario fue el más adecuado, ya que con su reacción no se ganó la ira de los gamers, de la gerente, o el espanto de las muchachas; sino todo lo contrario, la admiración, el respeto y el aprecio de los que la rodean. Además, se divirtió un montón. La edad termina siendo irrelevante si logramos disfrutar de cada segundo de estar vivos. Descubrir la felicidad aun en los momentos más triviales de la vida es la magia que acaba con la rutina y el estrés.

Gypsy Queen

Si, por un lado, pasar de la juventud a la adultez es todo un reto, mantener el status de adulto respetable también es cosa seria. Para la obaa-chan Sui, a pesar de su experiencia y porte, tampoco es fácil,  ya que su carácter le confiere una apariencia dogmática ante sus subordinados, los cuales, pese al respeto que le demuestran, desean introducir cambios dentro de la posada, tal y como ya habíamos observado en episodios anteriores. Ya en el primer análisis de Hanairo, Seriousman nos ilustró un poco sobre cómo funcionan las cosas en el Kissuiso en lo que respecta al ejercicio de la autoridad, y el cuasi-matriarcado con el que se le dirige. En esta ocasión vemos lo clave que es la presencia de la abuela dentro del Kissuiso, o al menos alguien que continúe su política de trabajo. No es que ella sea imprescindible, sino que al no haber alguien de su experiencia y aplomo para manejar al personal y tomar decisiones, cunde la incertidumbre. Ya sabía que volveríamos a escuchar los magistrales consejos de Takako-san, aunque en esta ocasión sonaron un poco más sesudos. Será por su uso indiscriminado del engurishu pero sus parlamentos resultan poco creíbles. Tener un aura dogmática  no siempre es sinónimo de tener la razón; todo es cuestión de tener resultados que avalen nuestra postura. Es en circunstancias adversas en las que se puede demostrar ante los demás lo apropiado de determinado planteamiento. Sui-san puede estar tranquila de que su manejo de la posada genere fidelidad de parte de sus clientes frecuentes, aunque no reporte mucho dinero. A la vez, se nos exponen los beneficios y riesgos de la dependencia. Cuando solo hay una forma de hacer las cosas, se corren menos riesgos en los procedimientos; pero cuando las opciones son muchas, las probabilidades de caer en el error aumentan proporcionalmente. En ausencia de la gerente, notamos la incapacidad del staff de llevar el barco a buen puerto, con el consecuente aumento en la presión sobre ellos mismos. Y la presión genera tensión.

Es cierto que a nadie le gusta depender de alguien; todos luchamos por nuestra independencia. Lo curioso es qué se hace con ella luego de haberla conseguido. No son pocas las ocasiones en las que tristemente se reconoce que la falta de guía resulta desastrosa ante la inexperiencia. No hablamos solo de adolescentes rebeldes; esta verdad también alcanza a naciones enteras en las que derrocado el tirano de turno, la incertidumbre puede cundir cual reguero de pólvora, y sin una guía adecuada, se obtienen resultados adversos. Una nación sin autoridades que regulen o legislen la vida de las personas solo puede caer en la anarquía. Regresando a la posada, todo apunta a que en esta ocasión se tendrá que reconocer la necesidad que tienen todos de contar con la guía de la abuela Sui. Adicionalmente, se presenta una oportunidad de oro para Ohana, para demostrar el potencial del cual hemos estado pendientes desde que empezó esta serie. Las circunstancias para brillar se han presentado. Poco a poco nuestra pequeña rubia recupera sus parlamentos llenos de poesía, esta vez entendiendo a cabalidad cómo son las cosas en el lugar en el que le ha tocado vivir. Esta reseña debió ser hecha junto a la del siguiente capítulo; pero dada mi ausencia de una semana, no podría retrasar la entrega por siete días más. El episodio de la próxima semana promete recobrar toda la magia del primer capítulo, revelando si nuestra Gypsy Queen es Sui-san, o su “heredera en ciernes” Ohana.

Aww, me encanta el superdeformed!

Quedan algunos detalles por considerar en la siguiente entrega: además de la duda sobre el destino del Kissuiso, tenemos un elemento “sorpresa” para Ohana. Personalmente lo esperaba para el episodio final, pero PA Works nos adelantó el reencuentro de Ohana y Kou. Si al principio no sentía por el muchacho nada más que una amistad, podemos ver que ahora es diferente, teniendo reacciones típicas de una muchacha enamorada, como ponerse nerviosa cuando él la llama, o la expresión en el rostro al escuchar su voz y dialogar brevemente con él. Hemos visto a Ohana a prueba en diversas situaciones, pero esta es nueva, y puediera traer sorpresas para nosotros también.

Coda

Esta semana por fin pude caer en el detalle del nombre del pueblo en el que se desarrolla esta bella historia. Tal y como se refleja en el panel de la estación de trenes, el pueblo se lama Yunosagi. Para nuestra desilusión, este es un pueblo ficticio, aunque su estación de trenes no lo es; ya que fue inspirada en la estación Nishigishi, localizada en Nanao, Ishikawa. De hecho, hace poco se cambió algunos de los letreros de la estación por otros de “Yunosagi”, para luego celebrar un evento sobre Hanairo, lo cual suena divertido. Pueden encontrar información aquí, y algunas fotos del evento aquí. ¿Alguien se anima a viajar en el mismo tren que Ohana?

6 comentarios

  1. Paola

    Es una delicia ver Hanasaku Iroha porque siempre un capítulo tiene algo que decirte acerca de tu propia realidad o al menos de los momentos que algún dia llegarán para uno…los dos últimos sobre todo con referencia a personas que ya dejaron de ser meros adolescentes o jóvenes, que ahora la preocupación no radica en conjeturas algo superficiales, sino mas bien en decisiones que tendrán repercusión en nuestro presente y en el que dirán de la gente…Adora la forma sutil en que tratan estos aspectos.

    Tus opiniones siguen excelentes como siempre, sigue así!!!. Por cierto, ya me está preocupando el hecho de que Ohana vaya a buscar a Tohru y no sea la propia Minchi quien lo haga, y sobretodo dejar en cierto hilo de tensión cuando ella parece haberlo encontrado…vaya que me preocupa la reacción de Minko hacia la niña Ohana, después de todo el esfuerzo que hizo esta última para al menos no ser maldecida con un: MUERE!. Espero que la trama nos siga sorprendiendo con un triángulo amorso bien construido. ^-^

    25 mayo 2011 en 15:17

    • Gracias por tus comentarios. La verdad no me percaté de lo que mencionas sobre que Ohana vaya por Tohru, pero tienes razón, más tomando en cuenta que Tohru al parecer está interesado en Ohana. Y encima, se nos viene Kou! Que impaciencia hasta el domingo!

      25 mayo 2011 en 22:05

  2. Konopikyu

    A mi me parece que la serie es bastante buena pero que podria ser mejor, creo que su gran defecto es ( no me linchen!) su protagonista. Es decir cumple, pero no trasciende. Yo espero que logre remontar un poco al final, pero igual creo que no dara tiempo para sacarla de su esteriotipado papel de chica “todo lo puedo”.

    Pues sip hay una crisis a los 30 (yo los cumpli en enero de este año) se piensan muchas cosas y se pesan pero no al mismo nivel que cuando se era mas joven. Yo la verdad a la conclusion que llego es que aunque es necesario planear ciertas cosas no es indispensable que ocurran de esta manera, y es que la vida se encarga de mostrarte que es mas importante saber confrontar los problemas que ocuparse de desmarañarlos en analisis innecesarios. Justo como lo comentas, disfrutar y sacarle provecho a las cosas cotidianas.

    Sui cada vez se hace mas amable en su trato, al parecer ella cree bastante en las cualidades que ha visto en su futura nieta aunque ella no le entienda y crea que esta siendo dura. Por eso le dice que regrese, pues sabe que tiene la capacidad de lograr que la gente la siga cambiando todo el sistema dentro del lugar de trabajo, y es que ella posee cualidad de lider, tiene palabra, voz y voto. Supongo que Sui se ve demasiado tentada a ponerla a prueba incluso bajo los imprevistos, lo que me impresiona es la calma de la abuela muy a pesar de que existe la posibilidad de que todo se convierta en caos, algo muy a favor de ese espiritu japones que irradia como mujer.

    Yo tambien pense lo mismo de Ohana, que imprudente! tomaste el lugar de Minchi y sin darte cuenta! Igual creo que Minchi se da cuenta de que ella no siente atraccion por Tohru, y por eso lo llama baka al pescarlo cuando la contempla. Para mi tambien es claro que Ohana ya esta enamorada.

    5 junio 2011 en 03:37

    • Ah, si, tienes razón. Ohana puede ser vista como tontita por su exceso de optimismo. Y eso se convierte en un trillado cliché que puede resultar tedioso de contemplar. Con todo y eso, parece que va por buen camino. Basándome en lo que señala la ANN, esta serie tendrá 26 episodios (Dios mío!! Yo me proyecté reseñar solo 13!!! 26!!! Que voy a hacer ahora!!!!!), así que la hobiron tiene para rato en su proceso de maduración.

      5 junio 2011 en 14:44

  3. Konopikyu

    Ah bueno si son 26 entonces tiene mas sentido, puede que la serie se torne interesante entonces. Pues si es lo mismo una de 13 que una de 26, es decir, el material te lo da la propia serie, no entres en panico, ya llevas bastante reseñando y vas por buen camino, aprende de Ohana y solo sigue adelante!.

    Que dicha que no me lincharon… jejeje

    6 junio 2011 en 01:56

    • “Aprende de Ohana”… que buina!!! me gustó!!!! gracias!!!!

      6 junio 2011 en 19:46

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s