Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Ano hi Mita Hana no Namae o Bokutachi wa Mada Shiranai 3: Un fantasma para todos y todos para una

¿Le temes a la oscuridad?

Nuestras primeras reseñas pasaron por alto el elemento central del relato en Ano Hana: la identidad de Menma. Todo, o mejor dicho, todos giran alrededor de Meiko Honma, sus recuerdos y su trágica muerte. Sin embargo, la ruptura del grupo y las rencillas personales entre Jintan y Yukiatsu o entre Anaru y Tsuruko nos distrajeron del asunto primordial: la naturaleza de ese fantasma que aparece ante un miserable y marginalizado hikikkomori de clase baja para solicitarle que cumpla su deseo. Jintan es “visitado” por una presencia fantasmática que redunda el origen de su propio trauma de infancia. Tratándose de un muchacho golpeado desde temprano por la muerte y encima por partida doble, no sorprende que pierda interés por el futuro y, en cambio, desarrollara una sensibilidad extrema con ese pasado. Eso justificaría su relación privilegiada con la Menma fantasmal, pero, entonces, ¿a quién vieron Poppo y Yukiatsu?

Si alguna conclusión se extrae de estos tres episodios es la identidad entre Menma “la bestia del verano” y Meiko Honma, la niña que murió diez años atrás. En otras palabras, que Menma es una proyección de Meiko (empleemos estos nombres como diferenciadores para evitar la confusión): podemos llamarla fantasma, espectro, aparición. Pero queda descartada la teoría alucinatoria y este capítulo lo confirma al exponernos las acciones y pensamientos de Menma fuera del alcance de Jintan. Sería un espíritu muy independiente y capaz de entrar en contacto con objetos materiales, incluso de comer. La única diferencia con otras personas sería la invisibilidad y la imposibilidad de hacerse daño. Menma reconoce estar muerta, por tanto, está consciente de haber sido, en vida, Meiko (y continúa siéndolo): entramos en paradojas pantanosas, entonces, si creemos en la indivisibilidad y unicidad del sujeto, porque Menma, aunque sea un fantasma, es también una conciencia y no podría estar en dos lugares distintos en simultáneo. Si nunca anduvo cerca del viejo refugio aquella noche, la figura que observó Poppo no sería Menma, a pesar de las coincidencias. Sin embargo, si estamos dispuestos a embarcarnos en el misterio, tendremos que dudar de nuestras certidumbres sobre la identidad e imaginar (una historia fantástica lo permite) que la subjetividad puede fragmentarse, disociarse, que puede ser múltiple y único a pesar de la contradicción. Que tanto Poppo, Yukiatsu y Jintan vieron todos a Meiko en distintas “versiones” y todas son el mismo sujeto. Suena fabuloso, pero no me arriesgaría a sostener este escenario porque el testimonio de Poppo es vago y porque nada prueba la afirmación de Yukiatsu (además que presiento un aura maligna, de envidia hacia Jintan, en su declaración). Es cierto que solo conocemos el fenómeno desde la perspectiva de Menma y Jintan, pero la cándida fantasma es descrita como una entidad autónoma, que actúa a voluntad. Como muchos fantasmas, existe un “peso” espiritual, una frustración à la Angel Beats! cuyo aplazamiento le impide elevarse y alcanzar la plenitud y la calma. Menma lo llama “deseo”, pero ignora su contenido. Mientras tanto, no le incomoda permanecer en el mundo terrenal: puede jugar, alimentarse y pasear por la ciudad. Y aunque parezca más contradictorio, también le reza a otra muerta. La identidad de Menma parece clara: es la única Meiko, a menos que pudiese dividirse y cada muchacho del grupo tendría su Menma “particular”. Solo en ese caso la chica que “persigue” a Jintan sería una fracción. Finalmente, pesa un hecho narrativo: Menma es el personaje principal del relato, por tanto, le pertenece una identidad propia, única e irrepetible. Si ciertas personas vieron a otras Menmas, la explicación no puede comprometer la unicidad de la conciencia de Menma/Meiko porque sus actos también son experiencias e involucran sentimientos (puede llorar).

Sin embargo, algunos detalles invocan a la duda. En primer lugar, ¿por qué Menma se manifiesta ante Jintan (y Poppo) con apariencia “pubescente”? (menos desarrollada que Anaru, pero esa diferencia anatómica la discutiremos luego). Si fuese la misma Meiko Honma que murió una década atrás, ¿no debería presentarse en forma de niña de primaria?, ¿desde cuándo envejecen o crecen los fantasmas? Trataré de explicarlo amparándome en el margen de especulación que propone esta serie. El dato esencial se encuentra en la misión encomendada por Menma a su desmotivado paladín: el desconocido deseo. Para conseguir descifrar ese misterio, el único que sigue el razonamiento correcto es Poppo: debe reunirse a la pandilla y revivir el espíritu de los Guardianes de la Paz. Como se deduce del episodio, no bastaba con reunir a los susodichos y que departiesen una parrillada en calma. Quizá Meiko aguarda una sincera y plena reconciliación, que reemprendan su amistad, como si le pesara la responsabilidad de haber separado al grupo con su muerte. Ese triste legado debía corregirse. Pero reconstruir a los Super Peace Busters sería imposible si se limitara únicamente a los cinco “miembros” vivos. Para acercarse mejor, Menma debe mostrarse en forma de púber, pues aquello que permanece cándido y traslúcido es su mentalidad, de una limpieza y naturalidad propia de quienes continúan preservando su inocencia frente al mundo, a quienes todavía les entusiasman los cangrejos de salchicha o los dulces caseros. Estas características sirven para instaurar un contraste con Anaru y Tsuruko, dos personalidades opuestas, pero ambas afectadas por el desencanto consecuente a la madurez. Chiriko representa la formalidad, los estudios. Naruko la moda, la frivolidad, la coquetería. Al proponerse una especie de triángulo amoroso imperceptible, la mayor contraposición de caracteres se traza entre Anaru y Menma: la primera es recubierta de elementos que destacan su corporalidad como objeto estético, como mujer. Incluso las coletas tsunderescas nos reiteran su preocupación por “planear” su aspecto exterior, por lucirse, un aprendizaje que la mayoría de niñas emprende en serio al comenzar la adolescencia. Menma es linda, Anaru es sexy, y ambos patrones de femineidad se corresponden con las posibilidades de emparejamiento, aunque esa actitud de chica grande, jactanciosa y desdeñosa que Naruko expone por influencia de sus amigas las bitches del colegio, además de arruinar sus planes de enderezar a Jintan, es una muestra de grosera inmadurez. Crecimiento sí, pero todavía superficial.

Un antecedente peculiar de amiga fantasmal “penando” a su mejor amigo es la premisa básica de Asura Cryin’, donde el protagonista Tomoharu Natsume es acompañado perpetuamente por la amigable y flotante Misao Minakami, quien años antes había entregado su vida corpórea para salvar al muchacho. Aunque el evento trágico en Ano Hana dista de ser épico, la aparición de Menma también podría interpretarse como un acto de sacrificio o devoción hacia sus mejores amigos. ¿Por qué la pequeña se manifiesta ante Jintan y no delante de Yukiatsu, quien también la idolatra de manera obsesiva? Quizá porque, como Anaru parece haberse dado cuenta, nadie necesita más ayuda que Yadomi: mientras la gente en quien más confió continúe llamándolo fracasado, su hundimiento se agravará. Jintan ni siquiera se deprime de manera lesiva, sino que deja las cosas pasar, rehúye, sigue viviendo sin mayor incentivo. Yukiatsu necesita una redención también, pero en sentido contrario: para minar su prepotencia y develar su fragilidad. Una tercera pregunta abierta al speculah concierne al “deseo”: ¿por qué Menma olvida el motivo específico de su reaparición entre los vivos? Sin duda, este desliz de la fantasma es el motor intencional que mueve la trama, pues los antiguos Super Peace Busters, además de superar sus rencillas, deberán resolver ese misterio (en consonancia con el título de la serie: todavía no sabemos el nombre de la flor que vimos aquel día). No obstante, muy aparte de su función narrativa, el olvido de Menma no puede ser casual, aunque, dado su entendimiento infantil, no valdría exigirle grandes elaboraciones explicativas, pues para ella incluso su presencia en el “aquí y ahora” es asumida de forma natural, sin evidenciar ningún quiebre en su continuidad, como si prosiguiera viviendo su niñez. A diferencia del típico fantasma que “pena” a personas que detesta o porque les obliga a cumplir un cometido, Menma no está rodeada por un aura grotesca ni brumosa, tampoco enuncia sus frases con gravedad. Como teme Jintan, no le incomoda regresar “a donde pertenece” (si acaso, este sitio sería el mundo de ultratumba), pues esas reglas son sobrepasadas por su ingenua felicidad. El deseo, infiero, tendría mayores consecuencias entre sus amigos.

6 comentarios

  1. Konopikyu

    Yo en algun momento pense en que quiza todos tuvieran su vision de Menma y que fuera mas de una, pero como bien dices fraccionarla seria quitarle su papel protagonico y su individualidad como personaje. Asi que creo que lo que mi esposo dijo puede ser la solucion a la interrogante, basados en el hecho de que Yukiatzu compra cosas de chicas si no tiene novia a quien darselas. Quiza el intenta revivir a Menma de una forma mas retorcida, ocupando su lugar, actuando su papel. Eso es para mi lo mas acertado por el momento mientras exista especulacion.

    6 mayo 2011 en 02:25

    • Si de retorcijones hablamos, lo que comentas es lo más retorcido que he leído! Pero y si es cierto? La cosa se pone confusa, pero intrigante.

      6 mayo 2011 en 18:23

    • rinneko_gamer

      hola n-n yo también pensé que se escribía “menma” pero se escribe “honma” O-O si lose se escribe total mente a como se pronuncia

      10 abril 2015 en 12:26

  2. Aww, lo olvidé. Ante la pregunta de porqué Menma se presenta ante Jintan y no ante Yukiatsu, para mi la respuesta es porque la niña estaba enamorada de Jintan, así que sería lógico que acuda a él. El amor nunca muere, o como dijo Oscar Wilde, “el misterio del amor es más profundo que el misterio de la muerte”.

    6 mayo 2011 en 18:27

  3. Konpikyu

    Aunque lo que dice Bengamin es romantico y hermoso, yo tambien especulaba que se le aparece a Jintan porque es quien mas la necesita, es decir, sin ella que lo este empujando como podria salir el de su tan profundo trauma al contacto humano. Si se habla de amor seria un amor puro y trancendente, pues sexualmente no existe atraccion de ella para con Jintan, como si ocurre al inverso. Bueno con esto no quiero decir que el sexo no sea un sintoma de un amor puro y sincero, sencillamente que hay relaciones que estan en otro nivel.

    6 mayo 2011 en 22:34

    • Entiendo bien a lo que te refieres. Lo de “relaciones que estan en otro nivel” es totalmente cierto, yo también creo en lo mismo. Y tambien es cierto que Jintan necesitaba esa ayuda; salir de un trauma asi no debe ser sencillo. Se puede ver que el trauma es grande porque acepta la existencia de Menma sin sobresaltarse demasiado, como si supiera que su mente puede estarle engañando. Todos en esta serie necesitaban a Menma, pero Jintan la necesita más que nadie

      7 mayo 2011 en 09:08

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s