Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

[C]: The Money of Soul and Possibility Control 1-2: El sistema capitalista en todo su esplendor

Dinero mal habido

Démosle la bienvenida a fortuna87 que se integra al grupo de colaboradores del blog para esta temporada de primavera y ofrece cubrir con sus reseñas este nuevo lanzamiento del bloque noitaminA.

El dinero es la raíz de todos los males, al menos ese parece ser el caso en [C], donde los empresarios compiten con sus rivales en busca de conseguir mayores cantidades de dinero. noitaminA, conocida por series como Eden of East o Fractale (historias de ciencia ficción donde los personajes hacen frente a situaciones inusuales, llevándolos a momentos de extremo peligro), nos presenta su última propuesta, en la cual toma como premisa un tema un raro para exponer en formato de anime: el dinero. Si alguna vez vieron Eden of East, sin duda deben ser conscientes de los muchos paralelismos entre ella y [C], en la cual un grupo de individuos corrientes se encuentran en situaciones peligrosas a partir de obtener elevadas cantidades de dinero por las cuales pueden terminar perdiendo sus vidas. La trama desarrolla un tema que es poco común en el formato de anime, por lo tanto es impredecible el rumbo que tomara la historia de ahora en adelante. Sin más debemos señalar que puede tener un desarrollo fascinante que aún esta por verse. De cualquier forma, esta serie no se distingue por sus diseños o animación (que resultan corrientes), sino por su tema.

¿Qué pasaría si un sujeto raro llegara a tu puerta a ofrecerte todo el dinero que pudieras conseguir? Sin duda muchos de nosotros sentiríamos que le estamos vendiendo nuestra alma al diablo. Para quienes han visto los dos primeros episodios de [C] seguramente habrán notado las similitudes de la serie con el sistema de producción capitalista. Las referencias al libre mercado, las divisas, las compras o ventas de activos son el tema principal que pretende abordar. No por nada la sinopsis de la serie habla del desarrollo de la historia en medio de una gran crisis económica que acaba de acontecer en todo el mundo y, por lo tanto, el gran desconcierto financiero que lleva a las personas al suicidio (si durante la crisis de 1929 la gente se lanzaba de los edificios, en el primer episodio el perdedor de un combate entre dos “entrepreneur” termina lanzándose hacia un tren en movimiento). El tema es oscuro y nos pone frente a una de las problemáticas más actuales de la cultura global moderna: el valor de los individuos en un sistema cuantitativo. Así, el opening es muy revelador, primero observamos a los personajes centrales avanzando los unos hacia los otros para luego ser testigos del despliegue de dinero de todo el mundo: dólares, yenes, libras inglesas, etc… que pasan frente a nuestros ojos. Ese dinero es el responsable de financiar a las inversiones en empresas, el que le da su sustento a los burócratas y secretarios, al igual que mantiene en movimiento las plantaciones de arroz, pero también financia expediciones militares, bombardeos a países del tercer mundo y el soborno a los mandatarios de los distintos países preocupados por favorecer a sus respectivos patrocinadores. En cierta forma la serie aborda una de las críticas clásicas que se han hecho al mundo corporativo: ¿no son tan culpables las compañías de armas que producen balas y fusiles como las compañías productoras de papel que hacen las cajas en que se guardan esos dispositivos homicidas? ¿No es toda la sociedad la que participa, consciente o inconscientemente, de la explotación de los más oprimidos al financiar todo el sistema capitalista? Si compras un dulce en una tienda estas dándole a los grandes empresarios el dinero que te ganaste en tu trabajo y ellos lo usan par producir armas y conseguir monopolios en sus respectivos campos.

[C] desarrolla su trama como una especie de metáfora del mundo actual, tomando a los empresarios por jugadores que hacen apuestas sobre su futuro al intentar arrebatarle el dinero a sus competidores en luchas irreales con seres fantásticos. Es una analogía con respecto al sistema financiero, en el que los tiburones (Mikuni) devoran a los peces pequeños (el desdichado que termina suicidándose). Como todos sabemos, los empresarios no tienen alma, y sus luchas representan el triunfo de los más fuertes sobre los menos aptos. El liberalismo económico tiende ha encontrar la justificación del orden actual del mundo en la teoría de la evolución de Darwin. Lo que es incluso más sorprendente es como los empresarios se dan caza los unos a los otros en tratos de negocio con la intensión de conseguir la mayor cantidad de dinero posible. El que parece ser el antagonista principal de la serie, Mikuni, es un hombre obsesionado con conseguir dinero.

Toda la serie gira alrededor del tema del dinero y su importancia en la sociedad moderna. Eso marca profundamente el carácter de los personajes: el protagonista, Kimimaru, es un chico normal que no posee ningún rasgo destacable – no se distingue en los estudios en los estudios, en la vida social, en el trabajo. Es alguien común y corriente. Es un hombre sin cualidades. De cualquier forma en este mundo donde lo que importa es el tamaño de tu billetera, es decir, la cantidad de dinero que posees, no importa mucho si posees un atributo rescatable: valor, inteligencia, lealtad, nobleza, etc… importa mucho más tu ambición y astucia. Al no poseer cualidades, lo que importa en definitiva es tu medición cuantitativa. El dinero se convierte en el verdadero diferenciador entre Kimimaru y el novio de Hanabi, el amor secreto del primero. Con esto Masakaki tienta a Kimimaru a entrar en el Distrito Financiero, un lugar misterioso al cual sólo unos cuantos elegidos escogidos al azar pueden entrar. En este lugar se mueve la verdadera economía según la serie, pues el dinero que se consigue en el Distrito se invierte en el mismo. Sin duda, la modernidad, ha ido reduciendo cada vez más el mundo a una medida, a una cantidad; tanto las ciencias naturales como humanas han participado en este proceso: la física busca cuantificar los fenómenos de la naturaleza reduciéndolos a ecuaciones, estableciendo leyes y uniformizando el mundo (las mismas condiciones cuantitativas se cumplen en todos los rincones de la tierra, ya sea el Polo Norte o el desierto del Sahara); la estadística reduce la sociedad a una encuesta en que se busca establecer qué opina la mayor cantidad de personas posibles. No deja de ser sintomático que cuando se suicida el empresario en bancarrota todo mundo haga alusiones a su falta de dinero o a que la economía no marcha bien, eso combinado con el hecho de que el protagonista sea estudiante de economía y que sus compañeros de trabajo le hablan de que sin dinero no eres nadie y debes conseguir todo el que puedas antes de terminar atrapado como empleado en una tienda por las noches, nos revela que la serie expresa la implacable maquinaria de producción, distribución y consumo que componen nuestra sociedades contemporáneas, en las cuales cada uno se encuentra alienado, incapaz de apropiarse de su producto de trabajo.

Otro componente fundamental de la serie es, al parecer, la importancia que se le atribuye al azar. La sociedad capitalista moderna es una sociedad de apuestas. Toda inversión es en realidad una apuesta a que un producto prosperara; el lanzamiento de un programa de tv también se mide en términos de costos y beneficios basados en una lógica de ganancia y perdida que apuesta por que algo tenga éxito y pueda ser comercializado. Dijimos más arriba que el personaje central no tenía ningún atributo rescatable, sin embargo podemos añadir que él parece contar con mucha suerte. El mundo capitalista es un mundo de apuestas, todos los demás empresarios, si no están haciendo tratos, están apostando en una especie de casino virtual en que seleccionan a quien consideran un ganador. Realmente todos participan de la Rueda de la Fortuna, que en sus giros imprevistos termina por favorecer o condenar a sus victimas en manos del destino o la contingencia, ama caprichosa de las vidas humanas.

Podríamos concluir haciéndonos la pregunta que hace Mikuni en el primer episodio: “¿Qué es el dinero?” Sin duda un medio que se ha convertido en un fin, vacio, ahora lo representa todo, es algo más y también algo menos.

11 comentarios

  1. A la marosca! Cada vez se expanden más las fronteras de la animación japonesa para tratar temas algo más inusuales. Pensaba que Moshidora (anime de negocios? hmm) era lo más extraño que había visto, pero esto la deja muy atrás.
    Extraordinaria reseña. Bienvenido!!!

    4 mayo 2011 en 17:11

  2. Gracias. Espero poder escribir más reseñas en el futuro.

    5 mayo 2011 en 07:11

  3. Batou

    Me gusto tu reseña y ademas la srie esta muy buena pienso que promete mucho esperemos que no decepcione

    5 mayo 2011 en 17:05

  4. Creanme que es cosa seria esto de ver anime al mismo tiempo (casi) de su transmisión. Ya tengo cantidad de series en cola para ver… snif

    5 mayo 2011 en 23:46

  5. Tara

    Siento que la vision de una economia en su conjunto esta muy sesgada, pero es demasiado apresurado para decir eso. Espero que a traves de los episodios se vaya madurando esa idea y se pueda hacer un tripi bastante bien estructurado

    8 mayo 2011 en 03:51

  6. Sí, eso es cierto. Creo que la intención de los autores no es exponer en su conjunto todo el sistema económico o explicar teóricamente todo el proceso. Intentan sacarle provecho a algunos elementos del sector financiero para crear una historia, lo mismo que al problema que involucra el azar de las apuestas, las inversiones, el futuro, etc… pienso que en eso se basa este anime… nada más, nada menos…

    8 mayo 2011 en 09:39

  7. TaraLove

    Oh, espero que así sea; porque cosas como equiparar el potencial de la vida de una persona con la deuda que representa el dinero es bastante curioso, es como seguir pensando que el dinero es valor y no deuda como lo es actualmente… además creo que los efectos más evidentes de la circulación del dinero midas en la economía serian la inflación y la volatilidad de las tasas de interés y otros efectos que impedirían a un país hacer política monetaria

    27 mayo 2011 en 15:35

    • Por el desarrollo que la serie ha tenido hasta el momento puedo decir que los problemas financieros desencadenados por el dinero midas han comenzado a sentirse. Si bien se hace alusión a la inflación, los problemas de la tasa de cambio y la deuda externa en el episodio cinco, la serie lleva al extremo las implicaciones de la circulación del dinero negro: no solo se trata de problemas que involucran el sector financiero de una forma plana, como lo acabas de expresar, sino que recoge problemas sociológicos y vitales comunes a la utilización y uso del dinero, pues su empleo, obtención, inversión, perdida, afectan la forma de existencia del mundo real, así, cuando Ebara-sensei queda en bacarrota, pierde a sus hijos y posteriormente a su esposa; los edificios y negocios desaparecen y aparecen, dependiendo de si el futuro (dinero) usado para construirlos fue cortado o reemplazado; a diferencia de Spice and Wolf, aquí el mundo económico se funde en la praxis de las personas, de sus acciones y como afectan la realidad de un modo contingente que ni ellos mismos comprenden. Por eso, el hecho de que el futuro de una persona se tome como colateral se debe a que representa una deuda que siempre esta en crecimiento en la medida en que un entre se involucra más y más en el Distrito Financiero. El dinero negro (el color negro hace alusion a lo incierto del futuro) no es, como piensas, un valor dentro de la serie, es una deuda que se contrae con el Banco Midas cuando aceptas participar en su juego, de ahí que la vida de los entrés cambie o no dependiendo de si el banco cobra o no la deuda que contraen.

      27 mayo 2011 en 19:26

  8. Tara

    Cuando haces esa analogía del dinero como futuro y a la vez ambos como deuda tiene implicaciones mas graciosas aún porque en mas de un sentido es tristemente cierto (es como una broma cruel), pero honestamente me desespera que en la medida que avanza la serie vaya a dejar de ser un problema económico estructural y vaya a devenir en un dilema moral… también tristemente como en la realidad.

    31 mayo 2011 en 00:43

    • Este anime a primera vista no parece gran cosa, pero si te sumerges en la historia te encuentras con temas muy inquietantes. Es una serie, en muchos sentidos, provocadora, pues hace constantes alusiones a la pobreza, al desempleo,la acumulación de riquezas, las deudas, a la incertidumbre del futuro. Creo que una serie que se atreva a exponer eso resulta más impactante que un anime que se dedicara únicamente a exponer formulas o teorías económicas complicadas que se pierden en cálculos infinitos, porque de este modo se acerca más al ser humano común y corriente, quién se preocupa por mantenerse con vida con los recursos que tiene a su disposición. Si quieres, lee la última reseña de la serie que he hecho, allí voy a enfocarme un poco en los elementos anómalos de la narración en [C] y de sus observaciones sociológicas, filosóficas y psicológicas.

      31 mayo 2011 en 10:32

  9. Tara

    Gracias, seguire leyendo estas interesantes reseñas que haces

    2 junio 2011 en 00:46

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s