Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hanasaku Iroha 2: I Want to Believe

Confía en mi, sé exactamente lo que hago

Desde este capítulo tendré el privilegio de reseñar para ustedes Hanasaku Iroha. Dado que es mi primer trabajo “en serio” en este blog, pido a todos los estimados lectores que tengan un poquito de paciencia conmigo, y si alguna opinión mía no les parece justificada, por favor, sírvanse mencionarlo. Estaré gustoso de recibir sus comentarios y críticas.

La anterior reseña de Hanairo concluía con las palabras “La función de Ohana como heroína telenovelesca (…) sería transformar ese ambiente de continua tensión donde solo se respira miedo y reverencia mediante su amabilidad y tesón. La joven protagonista cuenta con los atributos para conseguirlo, pero la cuesta será muy empinada”. Este siguiente episodio nos sirve para comprobar cuan empinada está la cuesta.

No son solo las circunstancias que se viven dentro del Kissuisou, sino que también Ohana tiene que lidiar con sus propios sentimientos. Ya en el anterior episodio nos enterábamos de la tirante relación con su madre; y ahora vemos una de las razones por las que las cosas resultaron tan negativas entre Satsuki y la pequeña rubia: aun siendo una infante conoció lo que es la desconfianza y sentirse defraudada. Haber recibido como una de las primeras lecciones en la vida algo tan frío como “nunca confíes en nadie, solo en ti misma” felizmente no transformó a nuestra protagonista en una suerte de Rei Ayanami, sino que la preparó para vivir sin depender de la opinión o la aprobación de los demás para ser feliz. Es debido a ello, que, a pesar de los sucesos presenciados esta semana, Ohana puede conservar su buen carácter, sacando buenas lecciones de provecho al final.

No todas las personas reaccionan igual ante las mismas situaciones. La gran variedad de personalidades que vemos en Hanairo hacen que la actitud de Ohana pueda ser impredecible, pero nuestra niña tiene tanta candidez e inocencia dentro de sí, que aún cuestionándose qué es lo que realmente quiere hacer, sabe muy bien que el fuego no se combate con fuego.  Tal y como dijeron los Beatles, “todo lo que necesitas es amor” y Ohana responde ante cada situación tensa que se le presenta con bondad, dedicación, entereza, esfuerzo, y también afecto. En el caso de Minko, las cosas son diametralmente distintas. Los malos tratos de Tohru hacia ella solo logran minar su confianza personal (cosa que se puede deducir de su expresión facial), y el ser comparada con Ohana genera mayores motivos para desearle la muerte. Para Nako, quizás las cosas sean más sencillas: da la impresión de que ella hubiera optado por evitar el intimar demasiado con otras personas además de Minchi. Nako trata a Ohana con amable frialdad, pueda que por evitar ser lastimada, o para evitar volverse la comidilla de todo Kissuisou (ya que vemos que aquí el chisme está a la orden del día), o una forma de escapar de la presión. La relación entre las tres muchachas me recordó otro clásico, esta vez de Queen, la genial “Under Pressure”, en la que se nos decía que “la presión derrumba un edificio (como Minko), divide una familia en dos (como la de Ohana), pone a la gente en la calle” (que es lo que le podría pasar a toda la cuadrilla si desobedece a la Gerente). Definitivamente, el ambiente cargado que se respira en la posada genera gran presión sobre todos sus miembros. Aún nos queda por ver como se desenvuelven las muchachas fuera de la posada o en el colegio.

Otra cosa que llamó mi atención en este episodio es el hecho de las relaciones sentimentales se van insinuando de a poco, y que a la par, la intervención de los varones de esa serie podría no ser sólo ornamental. Ya vimos la breve y valiente confesión de Koichi en la entrega anterior, y en esta ocasión presenciamos, por un lado, el acercamiento de Tohru, y por otro lado, la sospechosa fijación que tiene Taro-san hacia Ohana. En el caso de Tohru, su total falta de delicadeza no le son obstáculo para querer usarla para hacer trabajos, y en el transcurso soltarle toda su mordacidad. Curiosamente, es Tohru el que siembre en Ohana la duda que se vuelve clave en este capítulo: si no confías en nadie, “¿puedes confiar en ti misma?”. Aunque esta pregunta solo provoca una fuerte reacción en nuestra niña (reacción que casi los lleva a morir en serio), posteriormente hace que se cuestione si seguirá practicando el poco sabio consejo maternal de no confiar en nadie. En su inmadurez, aún no hay otra opción, pero sus instintos le revelan lo que debe hacer, tomar el toro por las astas. En una mezcla de ira e inocencia, su respuesta es mostrar amor. La decisión de Ohana me recordó muy claramente un pasaje bíblico en el que se dice: “Si tu enemigo tiene hambre, aliméntalo, si tiene sed, dale algo de beber, porque haciendo esto amontonarás brasas ardientes sobre su cabeza” (Romanos 12:20). Aún no sabemos si con el tiempo Ohana llegará a confiar en todos los miembros de Kissuisou, o si las “brasas ardientes” lograrán derretir el ambiente frío que se respira en este “condominio feudal”, pero nosotros sí confiamos en que su constancia podrá  abrirle nuevas oportunidades para hacer de este nuevo hogar, su hogar. Citando nuevamente el mismo pasaje de la Biblia, la sustancia de este episodio bien podría resumirse con las palabras: “No te dejes vencer por el mal, sino sigue venciendo el mal con el bien”.

Una respuesta

  1. selhael

    Simpática resolución que la joven opta por seguir, conociendo sus antecedentes resulta intrigante (aunque no mucho debido al posible argumento tantas veces relamido), de hecho el entorno supone un cambio tanto para el personal como para los huéspedes. La serie va sentando cabeza.

    6 junio 2011 en 01:17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s