Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Bungaku Shoujo (Literature Girl) – The Movie: Mi Propiedad Privada

Porque siendo tu dueño no me importa más nada...

Frecuente lector y comentarista de Serious Moe Business, a quien seguro muchos recuerdan interviniendo en varios posts, nuestro amigo Benjammmin se animó esta semana a integrarse al staff de colaboradores del blog con este artículo que subsana un vacío garrafal que dejé dilatar por falta de tiempo. Le damos la bienvenida y esperamos que nuestros lectores lo reciban con entusiasmo. (Serious Man)

Con solo una breve referencia de la trama base de Bungaku Shoujo, me aventuré a ver esta película guiándome más por las buenas reseñas de este blog. El resultado fue más que satisfactorio: Bungaku Shoujo – The Movie contiene elementos que la hacen digna de ser vista y sobretodo apreciada. Esta película abunda el tema tratado en la segunda Ova Memoir Sora Mau Tenshi no Requiem, y por ello casi podría asegurar que fue concebida para centrarse, no en la bella chica literaria Touko Amano, sino en Miu Asakura, la pieza clave de todos los conflictos desarrollados en hora y cuarenta minutos de drama vivencial. A lo largo del filme se hace mucha referencia a la obra de Kenji Miyazawa, sobre todo a “La noche en el ferrocarril galáctico”. Los personajes y la trama de esta novela sirven como base para el desarrollo de los acontecimientos, y tal como en la novela, la película busca dar respuesta a una de las preguntas más importantes de nuestra existencia: ¿Qué es la verdadera felicidad?

A pesar de esta comparación, es necesario decir que se usó mucha creatividad en este argumento. Los personajes creados para esta aventura son de fácil identificación en otras series: el protagonista tímido, algo débil de carácter, guiado de aquí para allá por una compañera mucho más despierta que él; la chica soñadora, alegre y optimista, con todo el moe-ness necesario para generar simpatía a la primera (vi esta película con amigos y todos querían una Touko Amano en su vida); la típica tsundere que no puede manejar sus sentimientos; y el amigo fiel y confiable que ofrece su apoyo y madurez en los momentos más necesarios. Pero la novedad aquí es la presencia de un nuevo tipo de “antagonista”: una chica conflictuada, atormentada por sus recuerdos, capaz de hacerse daño a sí misma sólo para hacer daño a otros. Estamos frente a un tipo de trauma psicológico, lamentablemente muy común en la sociedad actual. Miu tiene un pasado doloroso que ha generado en ella el cruel sentimiento de inseguridad ante todo lo que podría considerar “suyo”, ya sea la familia o los amigos. Todas las personas reaccionan casi de la misma forma ante las mismas situaciones. La reacción de Miu ante las constantes peleas de sus padres me recordó a la actitud tomada por Ohana Matsumae debido a la dejadez de su madre (ver episodio 2 de Hanasaku Iroha). Y es que en toda persona existen deseos y sentimientos oscuros, que sólo esperan el momento adecuado para salir, y en los peores casos, dominar la conducta y personalidad del sujeto. En el caso de Miu, es difícil describir con palabras exactas su personalidad, a menos que hayan estudiado psicología. Es este solo hecho el que más me cautivó de Bungaku Shoujo: abordar un tema profundo como un trastorno psicológico desde una óptica shoujo, mostrando conductas tan comunes y a la vez extremas, como el orgullo, el egoísmo, y la autocompasión, todas conjugadas en una sola personalidad.

Trataré de explicar todo lo que pude entender de Miu Asakura usando un poco de empatía y experiencias personales pasadas (felizmente), usando como referencia las cualidades antes mencionadas.

Orgullo: La única defensa que puede crearse alguien que es maltratado o despreciado es el orgullo. Es el orgullo lo que hace que Miu recurra en primera instancia a la mentira, empezando desde algo pequeño como inventarse historias irreales cuando niña, hasta llegar al engaño y la farsa. Al conocer a Konoha, Miu conoce lo que es la amistad y la confianza a ciegas, y al sentir la gran diferencia entre las vidas de ambos, crece en ella un sentimiento negativo hacia su único amigo. Konoha cree todas las historias de Miu, y confía en ella con sinceridad. Miu, en cambio, se llena de mayor inseguridad al sentir esa confianza; sabe que su propia falta de sinceridad puede alejar a Konoha de ella, pero su ego la hace pensar que si no prosigue con su farsa, terminará sola. Dentro de ella está plenamente convencida de no valer nada, y así cae en la segunda cualidad de la que hablaré.

Egoísmo: ¿Quién de nosotros no ha sido egoísta alguna vez? Desde niños, todos los seres humanos tenemos la tendencia a desear que las cosas (o personas) que nos  agradan sean solo nuestras. Miu encuentra en Konoha la sensación de pertenencia, alguien que es completamente suyo. Y para conservarlo, recurre a más que mentiras. Es ese deseo enfermizo de posesión el detonante principal de toda esta película. El primer contacto que tenemos con ella nos muestra una Miu haciéndose la víctima de Nanase y Kazushi, táctica que le funciona bien, tratándose de Konoha. Luego la vemos jugándole al sentimiento, sembrando desconfianza entre amigos, y cuando sus propios arrebatos la traicionan, su egoísmo la lleva a la manipulación, y hasta a la automutilación.

Autocompasión: Finalmente, el gran quiebre en Miu es propiciado por la tsunderesca personalidad de Nanase, desenmascarando sus verdaderas intenciones ante Konoha. Sus palabras revelan la autocompasión que ha desarrollado: “¡No tengo nada más que él! ¡Soy incapaz de usar mi imaginación! ¡Solo las cosas sucias son dejadas en mi cuerpo!”. Y frente a esto, la intervención de Touko es digna de un buen psiquiatra. Valiéndose de la misma referente de Miu en “La noche en el ferrocarril galáctico”, Touko invita a Miu a una sesión de terapia de grupo, con el objetivo de mostrar la valía y logros de la persona con ayuda de los que son su círculo más cercano, llegando una vez más al verdadero quid del asunto, y de la vida misma: ¿qué es la verdadera felicidad? Dar respuesta a esta interrogante puede ser más sencillo de lo que parece.

Es interesante la sencilla y clara presentación de las emociones humanas de forma que sea fácil identificarse con ellas. Observamos en Touko un tipo diferente de egoísmo (si cabe decir que esto es egoísmo). Al ser Konoha el único compañero de aventuras literarias, y su chef personal, Touko desarrolla cariño por él en lugar de dependencia. Ella está consciente de que en algún momento tendrán que separarse, y desde el principio no exige que su fiel compañero la siga a donde vaya, o que se mantenga en contacto diariamente. Pero aún así, siente a Konoha como su “escritor exclusivo”, y tiene el deseo de que lo siga siendo, pero como modelo de modestia, deja esta decisión al varón. La relación que ambos han desarrollado, tal y como se nos presenta en este filme, es amor, ambiguo, pero amor al fin y al cabo. Mención aparte tiene la animación de calidad por parte de Production I.G. y Enterbrain. Por hacer una sola mención, la escena de Konoha y Touko en el tren da la sensación de que ambos están en un tren en medio de las estrellas, añadiendo dramatismo a uno de los diálogos más intensos. Y por supuesto, también merece mencionarse la buena elección para el tema de cierre, Haruka Na Hibi, interpretado por Eufonius. Sin lugar a dudas, una de las mejores películas que he visto en toda mi vida.

Una respuesta

  1. jorge

    Acabo de ver la peilicula, la verdad me fascino, y estoy de acuerdo contigo de las mejores peliculas que he visto.

    29 diciembre 2011 en 20:02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s