Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Houkago no Pleiades: A falta de puellae, buenas son pléyades

Si no tienen pan, que coman pastel

Otra semana sin Madoka y para colmo culmina la temporada de invierno sin un indicio claro de cuándo se estrenarían los capítulos pendientes. Para quienes no consiguen calmar su hambre de chicas mágicas, sería recomendable un back to the basics del género para comprender mejor qué fórmulas, recursos y arquetipos transgrede Puella Magi Madoka Magica para deconstruir el discurso que la contiene. Aunque Houkago no Pleiades (Las Pléyades de después de clases) se estrenó hace ya varias semanas, todavía no es tarde para comentar un llamativo lanzamiento invernal, peculiar por su formato de difusión (cuatro OAD de seis minutos con acceso gratuito en Youtube) y la alianza estratégica entre una gran empresa automovilística (Subaru) y un estudio de animación célebre por sus iniciativas de vanguardia (Gainax) para producir una pieza publicitaria valiéndose de la moeficación como método.

Una característica recurrente entre los mahou shoujo es el perfil de su protagonista anterior al evento de ruptura (la encomienda de la misión y la adquisición de poderes). El abanico es poco amplio pero permite algunas variables: desde la tomboy físicamente hábil, pero ineficiente para los estudios, hasta la every-girl (o everywoman) de clase media sin grandes talentos, sin vocación definida e incapaz de descollar en ningún ámbito, salvo en el aspecto valórico y estético: es linda e idealista, de preferencia sentimental y enamoradiza, ingenua para entregar su confianza, dojikko para ciertas tareas prácticas, con fuerte sentido de justicia. A medida que domina sus habilidades como heroína, diluye sus temores y gana fuerza de voluntad, que para el estándar de “batallas psicológicas” que suele enfrentar, será su mejor arma. Houkago no Pleiades desarrolla este esquema, aunque de forma más acelerada porque debe concentrarlo en apenas veinticinco minutos, incluyendo el ending. La potencial heroína, Subaru, cumple con los requisitos genéricos y además, permite acoplar la intencionalidad promocional (recordación de la marca gracias a un personaje entrañable): ella concentra los referentes asociados al producto que pretende publicitarse o dulcificarse. Es significativo que el nombre propio de la protagonista sea idéntico a la marca de automóviles y en japonés designe a la constelación de las Pléyades, nombre del colectivo heroico que integrará cuando conozca de casualidad al “Presidente”, un extraterrestre “pleiadesiano” que solicita ayuda de jóvenes estudiantes para recuperar los fragmentos de su “motor”, como tampoco es fortuito que su adminículo mágico, el habitual báculo, suene como un auto arrancando. Mediante esta red de significantes, se asocia a Subaru la marca con los atributos de Subaru la pelirrosada, cuyo proceso de aceptación e identificación con el propósito guerrero es casi inmediata, aún cuando se contraste con elementos específicos de su personalidad que parecerían alejarla del perfil épico: Subaru prefiere la vida contemplativa antes que la acción (su hobby es divisar las estrellas), es tímida, lenta y se cansa rápido, y como muchas chicas rosa, ese color que connota femineidad alude también a una extrema delicadeza, introversión y carácter infantil. Además, Subaru cumple con otra cláusula fundamental del mahou shoujo: ser “la” elegida, poseer un intenso poder, que ignora y, cual diamante en bruto, deberá pulir.

Gracias a Houkago no Pleiades podemos -aunque suene cruel- apreciar los contrastes que plantea Puella Magi Madoka Magica. Sin embargo, como producto anclado a un esquema más tradicional, sus valores de producción son elogiables, es entretenida, los personajes son adorables y deja al espectador con ganas de conocer mejor a sus jóvenes heroínas. Carece de la profundidad metatextual de una serie destinada justamente a remecer los principios que cimentan al género, pero es exitosa respecto a sus propios planteamientos. No obstante, desde el punto de vista del análisis estructural, el paralelo entre ambos anime lanzados durante la misma temporada puede arrojar interesantes observaciones. Como Madoka, Subaru desconoce sus predestinadas habilidades, sin embargo, mientras la chica Gainax lo descubre en una circunstancia casual, casi accidental que involucra a la mascota kawaii, la chica SHAFT es objeto de un acercamiento maquiavélico propiciado de manera engañosa por una criatura intrigante. Kyuubey miente cuando pide auxilio a Madoka en el primer episodio, pues luego descubrimos que puede regenerarse. El “Presidente”, en cambio, solo posee una dimensión: la ternura. Sin embargo, el quiebre más agudo planteado en Madoka se refiere a las consecuencias del poder: la magia, para las puella magae, es una maldición y tarde o temprano afectará negativamente a la Humanidad que pretenden proteger. El poder de Madoka termina resultando tan nocivo que podría destruir el planeta entero en apenas diez días. Las mahou shoujo incubadas por Kyuubey son un peligro. Subaru es tan inocente y amorosa que ni siquiera emplea su fuerza para atacar al enemigo, sino para defender a Aoi y, luego, para detener al villano con un amoroso abrazo. Lucha por una causa justa, al menos según lo enfoca el relato, pues el pleiadesiano es el legítimo dueño del motor y enfrenta a quienes persiguen sus fines mediante la destrucción. Sayaka hubiese estado complacida de participar en esa cruzada. Un último apunte comparativo sería recalcar que Madoka duda, es menos asertiva y acaba siendo el objeto de la tensión. Subaru, a pesar de compartir muchos rasgos, acepta de inmediato su oportunidad de brillar. Su escena de transformación es real mientras que Kaname-san solo sueña con su traje mágico.

Otro elemento recurrente del mahou shoujo y la ficción heroica en general es la pareja épica. La heroicidad se manifiesta mediante una estructura dual formada por el protagonista y otro paladín guerrero con cualidades opuestas complementarias. Ambas figuras suelen estar unidas por una fuerte relación afectiva que algunos críticos suelen confundir con homoerotismo, cuando en realidad el campo pertinente sería la homoafectividad. Aunque el tópico del “fiel escudero” está incluido en este esquema, no son sinónimos. Sus funciones son hacer compañía, marcar un contraste y establecer un equilibrio ante los defectos del protagonista. El anime introduce mediante el mahou shoujo una fórmula particular: el escuadrón mágico. Probablemente este tópico deriva del super sentai, pero feminizado y embellecido. En este squad de núbiles heroínas se reúnen distintos arquetipos de personalidad, incluyendo la loli hiperactiva de coletas, la emotionless girl sarcástica, o la ladylike girl elegante y con aires de senpai u oujo-sama. Respecto de estos tópicos, también podemos observar la diferencia entre el mahou shoujo tradicional y su deconstrucción. Aoi, la mejor amiga de Subaru, es, como Sayaka, la incondicional de Madoka, una tomboy enérgica que suele perder el buen humor cuando la contrarían. En ambos casos, emerge, en su discurso justificatorio, un argumento harto reiterado: defender a la protagonista porque la considera débil. Sayaka declara haberse convertido en puella magi, en parte, porque desea impedir que Madoka corra la suerte de Mami. Otro personaje, Homura, transforma ese propósito en su único motivo de vida. Aoi no puede impedir que Subaru se integre al grupo de pléyades, pero ejerce al principio una presión sentimental para alejarla del peligro. Revertir esa desconfianza supone para la pelirrosada un paso hacia su maduración personal, independizándose emocionalmente del amparo de su mejor amiga y rompiendo la subordinación inherente a la relación entre protectora y protegida para emprender un camino como socias. Curiosamente, siendo Subaru el personaje principal, el vínculo termina por invertirse cuando salva a Aoi y derrota al enemigo de turno, pues simbólicamente pasa a establecer una suerte de liderazgo. La chompa de Minato le añade un toque de falso badassery.

Otro aspecto resaltable de Houkago no Pleiades es la tensión erótica entre la heroína y el antagonista. La escena anterior al descubrimiento del potencial heroico, Subaru interactúa con una figura misteriosa que cala emocionalmente en la muchacha preparando la paradoja que, sin embargo, permite a la joven mahou shoujo derrotar al susodicho sin necesidad de apelar a la violencia, sino siguiendo las mismas reglas planteadas por Minato: los sentimientos. Los guionistas se cuidaron de no trazar un personaje que representase el Principio de Maldad extrema, evitando la sencilla polarización de la moral del relato, aún cuando las heroínas sí encarnan una bondad ideal. Esta configuración poco radical del enemigo es característica de ciertos mahou shoujo: no existen los “malos” o quizá no todos los adversarios son perversos, sino gente confundida a quien la pureza de corazón de la protagonista puede reformar y sanear. Incluso se permite la posibilidad de introducir el background psicológico o emotivo del antagonista para explicar sus circunstancias. Minato es un muchacho solitario que encuentra una esperanza en las estrellas, pero toma la decisión equivocada. La resolución del enfrentamiento tiene un lado positivo y otro negativo. Al reservarse el misterio acerca de la identidad, proveniencia y propósitos ulteriores de Minato, Houkago no Pleiades deja abierta la puerta a una secuela serializada. No obstante, el patrón de personalidad de Minato es quizá el punto flaco de estas ONAs: demasiado melancólico, doliente y amanerado para inspirar un verdadero conflicto. Pese a este único reparo, este aparato promocional de una compañía automovilística es un interesante ejercicio de integración de la publicidad de marca y estética moe (¿alguien recuerda el arroz moe?) que puede disfrutarse de forma independiente a su intencionalidad y, para quienes desean prolongar el análisis comparativo con Puella Magi Madoka Magica, permite confrontar sobre la misma base el trabajo de dos estudios como Gainax y SHAFT, que siempre fueron sometidos a cotejo por su vanguardismo.

P.D. Lamento haber retrasado la actualización de este artículo, pero en Perú estamos en campaña electoral presidencial y este domingo tuvo lugar el último debate antes de la primera vuelta. Como buen ciudadano y votante consciente, no podía perderme los pormenores.

4 comentarios

  1. cataliz

    Espero que hagan una serie o si no me compro un Nissan XD

    4 abril 2011 en 13:57

    • Eduard

      Una historia simple con un proposito definido, (aparte del hecho se estrenados varias series mahou simultaneos, incluyendo Kore wa zombie); y sí, pensaba al principio que este “presidente” era de la misma raza que Kyuubey

      7 abril 2011 en 22:53

  2. Konopikyu

    Lo curioso es que yo me comi el pastel cuando todavia tenia pan, o sea soy una glotona XD. La verdad que para mi lo mas destacable de estas Ovas es la animacion, fluida aunque no se arriesga tanto como la de Shaft que trata de crear valores esteticos nuevos mediante del tratamiento de vacios, monocromos y cosas fuera de lo comun. Entretenida pero muy predecible, y sip, Minato no sirve para villano aunque como pareja de la protagonista puede que si, pues alimenta la necesidad femenina de cambiar al hombre en un ser mejor ( o al menos eso esperan muchas), redimirlo y convertirlo en el cabellero ideal (bastante egoista esta forma de pensar por cierto).

    4 abril 2011 en 14:39

  3. Tomoya

    Tan elegante como un Impreza y tan utlitaria como un J10.
    Muy interesantes ONA’s, que logran sintetizar perfectamente una historia con todos sus elementos, sin dejar grandes baches. Aplica perfectamente todos los valores estandar del género, tal vez esté demasiado breve en lo que a diálogos se refiere. Me hubiese gustado un poquito más de contenido en ellos.
    Comparto totalmente que Minato es punto flojo de la serie, pero era un mal necesario, justamente como dices.

    Saludos, se agradece la reseña!

    9 abril 2011 en 00:24

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s