Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

FRACTALE 8: “Yo”

El radar nunca falla

Phyrne (o Φρυνη) significa “sapo” en griego, pero también fue el apodo de una célebre hetaira ateniense del siglo IV a.C., reputada por su belleza (que sirvió de modelo a varios artistas) y debido a sus escándalos. Durante un juicio por profanar los misterios de Eleusis, el abogado de Phryne presentó como argumento definitivo los pechos desnudos de la cortesana para demostrarle al jurado que estaban delante de una manifestación divina.

“What’s in a name?” es quizá la línea más conocida de la tragedia shakespeareana de Romeo y Julieta y suele interpretarse como un cuestionamiento de la relación entre la Realidad y el lenguaje, o entre la experiencia subjetivas y las estructuras sociales. En esos versos, Julieta añade: “That which we call a rose, by any other name would smell as sweet” (Lo que llamamos rosa, con otro nombre olería igual de dulce”).

En apariencia, estos datos eruditos ninguna relación guardan con el reciente episodio de FRACTALE, pero sirven para introducir la temática de nuestra reseña que pretende discernir por qué senderos transitará el drama de “nuestra” Phryne y su doppel Nessa al revelarse el secreto de su origen. Como intentaré explicar, ni siquiera este conflicto que podría orientarse por lo ontológico o la filosofía del lenguaje se encuentra libre de una lectura política. Asumiré que la mayoría de lectores ha visto el capítulo, por tanto, no abundo en resúmenes.

El problema del yo

A veces vale la pena repensar las cosas más simples. Todos tenemos un nombre que nos distingue en determinados contextos. Existen los homónimos pero la comunidad siempre encontrará formas de distinguirlos. Aunque en primaria nos enseñaron que los nombres propios no tienen significado, en realidad, en términos pragmáticos, poseen un amplio marco de connotaciones. En Japón es frecuente que los niños (y algunos personajes de anime, en particular, las lolis) hablen en tercera persona sobre ellos mismos, pero la norma estándar es emplear algún pronombre personal de primera persona, como ocurre en Occidente con palabras como “yo”, “eu”, “I”, “je”, etc. Cualquiera sea el idioma que tomemos como ejemplo, ese pronombre será la palabra más flexible del vocabulario. “Yo” solo adquiere significado cuando alguien la pronuncia. “Yo” es la demostración que el hablante tiene conciencia de su identidad y consigue diferenciarla del “tú” y del “ello”. El nombre y el yo son nociones lingüísticas indispensables para estructurar una idea de quienes somos y exponerla al mundo. Pues ahora imaginemos un contexto donde todas las personas o un grupo de personas tengan el mismo nombre y ese nombre sea reservado solo para ellas, sin diferenciación. Peor aún, que sin importar a cual “Juan” de los cien Juanes del grupo estemos hablando, podamos achacarle las culpas de cualquier otro “Juan” o atribuirle los castigos o derechos de otro de sus homónimos, porque, a final de cuentas, todos los Juanes valen lo mismo. En esa situación, el “yo” pierde sentido: cuando Juan1 diga “yo” hablará en nombre de todos los Juanes. Ese “Juan” no podrá diferenciarse de Juan2 porque su percepción de la identidad será forzosamente colectiva. Esto ocurre con las Phryne, producidas en masa por el templo para servir en varias funciones y emplearlas como “llaves” para el funcionamiento del Sistema Fractale. Como Rei Ayanami o -de manera distinta- Misaka Imouto, las centenares de Phryne, incubadas o eliminadas, son otra personificación del tópico más siniestro y deshumanizador de la distopía: la industrialización del ser humano, la reproducción maquinal de personas como copias de determinados patrones como ocurre con los autos, los televisores o los discos. Los sujetos así producidos carecen de identidad particular, son cosificados, empleados como objetos reemplazables, sin valor por sí mismos, pues lo único valioso es el modelo. Sin embargo, basta que ocurra una alteración en alguno de los ejemplares y este cobre conciencia, desarrolle una subjetividad, se sienta irrepetible e insustituible en el mundo, para que genere una revolución que afecte al sistema. Rei-2 se sacrifica al descubrir el amor y tanto Misaka 10032 como otras hermanas suyas aprenden a pensar en ellas mismas como individuos antes que piezas. La Phryne que ayuda a Clain opta por desobedecer a sus superiores. En estos tres casos, el contacto cercano con los protagonistas transforma a los personajes al hacerles notar que toda persona es distinta, sin importar el nombre ni la apariencia.

A nosotros nos parecería tan aterrador como a Clain porque nuestra concepción moderna de identidad reposa sobre el yo, en concreto, sobre el concepto de individualidad. En otras palabras, yo soy yo porque es imposible que exista alguien totalmente igual y porque mi existencia es necesaria en cuanto nadie puede sustituirme como elemento de la Realidad. El sujeto de la modernidad es individuo y afirma su unicidad, su diferencia frente a los demás. En artículos anteriores, postulaba la posibilidad de aplicar una lectura política de FRACTALE desde una perspectiva liberal: la crítica que ejerce la serie sobre el progreso tecnológico y los riesgos de un Estado omnipotente sostenido por una ciencia desbocada y deshumanizada parece enfocarse desde esta orientación filosófica. El individuo, actor de la Historia y depositario de los derechos fundamentales, es víctima de un Estado divinizado que niega la dignidad de la persona al considerarla una cosa, un objeto cuantificable, irrelevante, cuya identidad es una dádiva concedida por el Sistema que puede alienársela, privándola de su autonomía. Ese Estado limita la acción de la persona negando sus impulsos individuales, su afán de provecho personal, no respecto a la economía, sino a la libertad de ser. Ese Sistema desprecia o ha perdido el sentido de humanidad al rebajar a la persona al modelo de producción industrial que estandariza, que genera especímenes o, mejor dicho, ejemplares diseñados al antojo y según la necesidad de quien detenta el poder. Las Phryne son idénticas y todas se llaman igual porque el Estado requiere homogeneizar a su servidumbre, como si aludiera a la tentación de todo gobierno totalitario de concebir la promesa de igualdad como un proyecto de uniformización: la mejor manera de controlar a los individuos es igualándolos hasta eliminar todo rastro de singularidad. Sin duda, una crítica de corte marxista podría objetar que el paradigma de reproducción industrial en masa y la homogenización derivan de la lógica de mercado del capitalismo. En FRACTALE, el Estado simula no intervenir en las actividades económicas y la circulación de capitales, pero queda claro que posee el poder de definir quiénes son sujetos de derecho y ello incluye la propiedad. Las Phryne no son dueñas siquiera de su propia identidad.

Volviendo al tema del lenguaje, tener conciencia del yo es asumir nuestra diferencia del resto de seres humanos, por tanto, asumir que poseemos una identidad particular, inalienable e irrepetible. En términos comunicativos, para expresar esa distinción, utilizamos nuestro nombre. Sin embargo, la situación es paradójica porque nadie escoge su nombre, por tanto, nuestra familia, es decir, la sociedad nos impone una palabra que nosotros interiorizamos como reflejo de nuestro ser ante el mundo. Salvo padres muy creativos, lo común es bautizar a los hijos con vocablos extraídos de un vasto repertorio que, no obstante, no evita que tarde o temprano nos encontremos con alguien que se llama igual. Eso no implica que Luis N. y Luis M. compartan la misma esencia: ambos son individuos distintos. Como decía Julieta, la rosa, esa realidad que se experimenta, se vive, se toca, no necesita un nombre para concebírsele, solo para comunicarla, pero el lenguaje es restrictivo y arbitrario. Romeo podía apellidarse Montesco, pero la vivencia del amor era independiente al apellido del amante. Bajo este principio, el signo, la palabra, funge como un mal necesario, pues el hombre requiere expresar y trasladar sus pensamientos en palabras, pero cada experiencia es única. Las Phryne son todas distintas, pero lo ignoran. Cuando Clain entra en contacto con la Phryne del vendaje, introduce en ella unos conceptos subversivos, como si insuflara en su mente el virus de la individualidad. En principio, cuando le amarra la tela, además de cubrir su herida, le coloca una marca de diferenciación: ahora puede reconocerla, no confundirse, dejando implícita la necesidad de recurrir a ella entre los miles de ejemplares. Al apartarla del resto, la torna “especial”: esta sensación de unicidad despierta en la pequeña Phryne pelirroja un ansia de autonomía. No importa cómo se llame, sino aquello que vive, hace, piensa y dice. Entonces, se permite desobedecer, actuar con voluntad.

Podríamos continuar discutiendo estos temas, pero prefiero guardarme su desarrollo para los próximos episodios, donde probablemente “nuestra” Phryne (la mayor, de cabello marrón) le explique a Clain el funcionamiento de una llave. Respecto del nombre que estas reciben, sigo meditando la posible alusión al personaje histórico que desafía los convencionalismos, es semidivina, pero también capaz de profanar los cimientos de la religión. El “padre” de Phryne (imposible que fuese su padre biológico porque ella nació, como los niños de Brave New World, de una fábrica) se encuentra obsesionado por comprobar la virginidad de la muchacha, aunque sus actos parezcan contradecirlo, pues la acosa de manera sádica y descarada. En realidad, existe mucha coherencia en ese comportamiento: una forma como el Estado totalitario se impone sobre sus ciudadanos es infligiendo huellas físicas de su poder sobre el cuerpo, en sentido amplio, controlando las funciones orgánicas del sujeto. La figura típica del autoritarismo más inhumano es el torturador, que luego suele justificar sus crímenes arguyendo el bien común. Aun cuando se pretenda mantener intacta a Phryne, el templo reprime su libertad de placer, aplica una vigilancia cerrada sobre su organismo que refuerza el poder de quienes ejercen la representación del Estado. Para finalizar, aunque la animación haya decaído en los últimos episodios, las decisiones respecto de la dirección artística han sido acertadas: intentar crear un ambiente asfixiante o anómalo mediante encuadres inclinados o descentrados tuvo éxito durante las primeras escenas de la Phryne pelirroja.

2 comentarios

  1. davidvfx

    Creo que derias hacer una analisis sobre las emociones de Phryne sobre Nessa.

    Ya que por lo que he visto en la serie Phryne Nessa no eran mas un odjeto (o datos) por eso le fue muy facil abandonarla a un joven desconocido que su maximo acercamiento fue “que le cayera simpatico”, en esta faceta Phryne no sentia nada por Nessa y hasta cierto punto podria decir que tenia un desprecio hacia su existencia (por el papel que juega nessa como llave sobre ella, ver ep 9)

    Despues que la ve manifestada se reafirma su enojo por la existencia de Nessa y el riesgo de su Existencia y su YO… (igual ver ep9)

    Hasta aqui no podria decir que Phryne viera a nessa por encima de ella, pero viendo lo competitiva que es creo que ella debio haber sentido algo de superiodida sobre nessa, algo como “yo soy la mayor” o “yo realmente existo”… aun que no lo puedo asegurar pero es de humanos y ma cuando tiene caracter compectitivo… como Phryne

    Creo que la escena cuando ella quiere saltar por la escotilla de la neve alegando que Nessa no apareceria a menos que ella no estubiera abordo de la nave no fue un acto de valentia por salvar a todos de la caida del sistema, si no que ella estaba en un ataque de drepecion por que Nessa era el centro de la situacion e importancia para todos y tambien dae saber que ella es realmente irremplasable a diferencia de ella que solo es un Clon de muchos que se producen y puede ser remplasada, sintiendo asi superada por algo que es menos que un copia organica, un copia digitlal solo en el estrior por que Nessa solo guarda parentesco con sus hermanas organicas en la apariencia ya que en caracter y personalidad difiere con las demas Phryne´s, ya o digo lazos sanginios ya que nessa carece de estos.

    Despues de este trago tan amargo contra el que Phryne lucho internamente en ese mismo episodio aceto a Nessa como persona diferente a ella y no es alguien que este para remplazarla como lo sus pequeñas hermanas… aqui creo que sintio alivio y su enojo hacia Nessa se disolvio y le agarro aprecio y cariño con el tiempo.

    Despues de que Nessa aparecieda ante Phryne al mas estilo Terminator jugdment day destruyendo todo aquello que se le interponga a su odjetivo Phryne pasa por otra faceta el su apreciasion a Nessa y ese fue Temor y miedo, por lo menos durantes ese momento en la sala de ginecologia cuando el sorprenderse de ver ella en como destrullo el lugar su primera preocupacion era el riesgo de que todas las piesas del proceso de la “llave” estubieran en un solo lugar en territorio enemigo como buena “hermana mayor” imprime las palabras de autorida de que se retirada de ahi por lo peligroso de la situacion, al voltear Nessa con esa mirada asesina y con un tono de voz menos que amigable Phryne si se mostro temor a lo que pudiera suceder… supongo que despues se recupero la imponente impresion que le dio Nessa ya que debio recordar que ella es como un niño todavia y solo era el calor de la situacion no es que la fuera a matar, aun que creo que pensara las cosas dos veces antes de hacerla enojar.

    Despues de este episodio 8 me sorprendio la rabieta de Nessa, no es que no me esparaba ya que como hemos visto Nessa no es ajena a los berrinches pero no me lo esperaba que los tubiera en eso momentos ya que el ep 7 vimos un momentos de sufrimiento al ser herido Clain, crei que la veriamos encerrada en su trsitesa por clain pero la vemos en un berrinche que salta a un enojo mas que puro, creo que aqui es cuando definimos mas el carcater de Nessa y su personalidad; ya que ante una situacion dolorosa de sufrimiento solo tenemos dos escapes: tristesa u enojo…. y Nessa ya dio dos veces las misma eleccion bajo grandes presiones; con el disparo de clain estaba euforica y cuando despues de ella huye al sistemas Fractale cuando ve a los clones de Phryne siendo asesinadas ella se recupera de este sufirmiento con otra rabieta de furia al ver a clain ser pateado en la cara por unos de los soldados del templo su respuesta un grito de colera que se carga los sistemas electricos y de pasada los de autodefensa aerea.

    Con esto veo que Nessa a pesar de verla llorar muy facilmente en muchas situaciones es una niña de caracter muyyy fuerte y no se derrumba en drepesiones como otros personajes del anime (shinji de evangelio) si la nena tiene la oportunidad de “crecer” me intrigaria a que tipo de persona llegari ser.

    21 marzo 2011 en 17:36

  2. Tomoya

    Lindísimo juego de identidad se trajo Fractale con este episodio. Si bien se basa en elementos algo repetitivos para enfatizar la misma, el trasfondo es lo medianamente desarrollado para lograr cierto interés y posiblemente cierta reflexión en el tema.

    Por otro lado, pero con menos detalle. Es también interesante la situación que se da con Lost Millenium, particularmente con Dias.

    28 marzo 2011 en 00:42

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s