Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Puella Magi Madoka Magica 9 (Parte II): Pavana para dos infantas difuntas

Amistad constante más allá de la muerte

Sin duda, Madoka era la mejor amiga de Sayaka pues desde un principio, la digna tomboy contaba entre sus motivos para enrolarse en el embrollo de las puella magi la obligación de defender a su frágil compañera de escuela, a quien consideraba inadecuada para los menesteres del combate. Sin embargo, a medida que transcurrían los capítulos y Kyouko se interponía en el oficio de Sayaka, fue brotando entre ambas una tosca empatía como si germinara desde la profundidad de su enemistad hasta florecer en la mutua comprensión durante los momentos de máxima intensidad emocional. Quizá el único gran triunfo de Sayaka no fuese salvar a Hitomi, impedir la muerte de muchas personas o exterminar a sendas brujas y secuaces, sino redimir el corazón de Kyouko, absorbiéndola en su discurso sobre la justicia, el desprendimiento y el amor hasta compartir (o fusionarse en) la muerte.

En otra reseña, apuntaba que -respecto del género mahou shoujo, en particular aquellas series diseñadas para el consumo preferencial de público masculino o afecto al moe-ness- dos aspectos a considerarse en cualquier análisis que se precie de cabal serían el tamaño del elenco y el componente yuri. La resolución de la trama sentimental de Sayaka y Kyouko concierne a ambos puntos, en especial, si estimamos la influencia de ciertos tópicos narrativos asociada a la dinámica de rechazo y atracción que suele mediar entre rivales y el correlato erótico que envuelve la tensión entre una heroína y su oponente. Acerca de la cantidad de personajes que forman parte del núcleo heroico, habíamos constatado que Puella Magi Madoka Magica planteaba un conjunto compacto de figuras protagónicas (las puella magi nunca sobrepasan el número de tres, a quienes se suman Kyuubey y la propia Madoka Kaname, en total, un grupo de cinco), además de perservarlo cerrado, pues el conflicto principal, relativo al combate contra las brujas, se mantiene en secreto fuera del alcance de gente común y corriente como Hitomi o Junko. La muerte de Sayaka y Kyouko reduce el número de participantes a tres: ello revela que el equilibrio de poder que caracterizaba a la etapa de “guerrilla de chicas mágicas” (cuando la pelirroja intentaba asesinar a Miki-san y Homura le ofreció una alianza para colaborar durante la Walpurgisnacht) era precario y la desaparición de cualquier elemento generaba un desbalance. Esta situación era previsible pues la serie había dispuesto temprano de Mami, por tanto, nada costaba suponer que pronto alguien moriría o sería presa de la angustia hasta convertirse en bruja. A diferencia de otros exponentes del género donde la mahou shoujo alcanza un grado de compenetración con sus habilidades, ejerciendo sus funciones con tranquilidad e incluso con alegría, los vínculos que enhebran la estructura de relaciones entre las puella magi se distinguen por la intensificación de las pasiones. Sayaka odiaba a Homura porque la culpaba de la muerte de Mami, detestaba a Kyouko por su discurso materialista y abrigaba hacia Madoka cierto rencor instigado por la desesperación de saberse fraccionada en su integridad. Las chicas mágicas son amasijos de sentimientos desorbitantes, a la deriva, donde amor/odio, amistad/enemistad, confianza/escrúpulo se alternan, coinciden, conviven a pesar de la contradicción. Kyouko llega a apreciar el valor y temple de Sayaka, se solidariza con su condición y acaba por involucrar todos sus sentimientos y entregar la vida por ella. Ese amor extremo no hubiese podido existir sin una cuota de odio y tratándose de un elenco restringido, los sentimientos son más vehementes y perturbadores.

De hecho, este escenario es 100% conveniente a Kyuubey: sin bandos definidos, que cunda la incertidumbre de manera que el demonio tentador que provee de una Verdad se convierta en la única fuente de certidumbres y Madoka caiga en la trampa de sus propios afectos.

Respecto del yuri, debemos aclarar algunos aspectos. Aunque en sentido estricto, este término se emplea para designar la presencia de romance lésbico normado por ciertos tópicos (pureza, idealismo, platonismo, admiración, la confluencia entre delicadeza, represión y pasión, etc.), un sentido más amplio abarca desde relaciones más carnales y tormentosas hasta la simple tensión homoerótica. Por ello, al hablar de yuri en Puella Magi Madoka Magica y, en general, cualquier mahou shoujo, es preferible abordarlo de acuerdo al marco más extenso de relaciones interpersonales, incluyendo el erotismo soterrado o la atracción larval entre personajes aún cuando esta nunca se concrete o manifieste de manera expresa, sino solo a través de “síntomas”. Los fans saben apreciar bastante rápido esta clase de nexos sugeridos y desarrollan de inmediato un canon alterno de emparejamientos (y doujins, fanfics, etc.) donde Kyouko-x-Sayaka ocupaba un lugar preferencial porque recurre al viejo tópico de la enemistad que evoluciona en intimidad o las rivales que se aproximan mutuamente por una contradictoria atracción. Respecto de esa clase de relación, no existen equívocos en Madoka Magica: la serie diferencia con rasgos específicos la amistad de Madoka de la fascinación que siente Kyouko por Sayaka, que deriva en cierta forma de obsesión necrofílica, pues la pelirroja es la única en preocuparse por el cadáver de la tomboy manteniendo la esperanza de salvar su Soul Gem y emplea su propia energía para mantener fresco el cuerpo. Sin duda, el afecto de Kyouko se convirtió en lealtad y devoción, pues llegar hasta ese extremo de sacrificio personal, de desvelo, de alimentar su ilusión con un mínimo de posibilidades, significa demasiado para enmarcarse en el molde amical. Aunque rescata el cuerpo y le brinda un respeto reverencial, Kyouko sabe bien que Sayaka (como persona, como ser) se encuentra en otra parte. Su esfuerzo por preservar esa carne creyendo en el posible retorno denotan su compromiso absoluto con una causa casi perdida, pero viva gracias al anhelo que infunde un sentimiento que acapara su corazón por completo. Si puede definirse como amor sería objeto inútil de discusión. En términos de relaciones, es preferible bucear entre las corrientes de la “homoafectividad” femenina.

Para delimitar bien el espacio del que hablamos, consideraremos por homoafectividad el intercambio de afectos y sentimientos entre personas del mismo sexo, entre ellos, la amistad sublimada, o la atracción afectiva, sin necesidad de implicar el deseo carnal. Por ello, cabe distinguirlo del homoerotismo y la homosexualidad que refieren a las manifestaciones sentimentales y corporales del eros, del deseo sea consciente o inconsciente. La afectividad entre mujeres suele ser más intensa que entre los hombres y genera una inevitable curiosidad, por tanto, aunque propongo esa diferenciación, también debemos mantenernos alertas a la interacción que produce -entre los creadores y el público de mayoría masculina- los bordes sinuosos y borrosos entre homoafectividad y lesbianismo, en particular cuando la protagonista de ese proceso emocional es Kyouko, un personaje que definiéramos en consonancia con su militante corporalidad y su abierta sensualidad marcada por rasgos que connotaban un fuerte potencial erótico. Entre la adolescente erotizada, casi caníbal y entregada al placer y otra, como Sayaka, que batallaba por preservar su inocencia aunque fuese solo al nivel discursivo, que creía en la pureza ideal del amor, del sacrificio y la justicia, surgen una serie de interferencias, de influencias mutuas que matizan las personalidades de ambas demostrando cuán importantes fueron una para la vida de otra durante sus últimos días. Como ocurre con las grandes parejas de ficción, en determinado momento, se hará evidente la contaminación de rasgos entre ambas identidades. Este “contagio” de caracteres se torna manifiesto cuando Kyouko recurre a su última esperanza para salvar a Sayaka de las penumbras: Madoka. Los principios que justifican su acción son un resumen de la moral heroica de Miki-san, interiorizada por la pelirroja: un desenlace feliz donde prime la justicia.

El culmen de esta sensibilidad debía transitar por cauces trágicos debido al tono elegíaco de esta serie, y ningún evento más funesto que matar a la persona amada por misericordia y compartir esa muerte purificando el dolor a través del doble sacrificio. El desconsuelo, el tormento, la desesperación son inherentes a la presencia de una bruja, pues, como explicara Kyuubey, su energía dimana de las intensas experiencias emocionales de una adolescente en crecimiento. La escena de combate entre Kyouko y Oktavia, la bruja que brota del Grief Seed de Sayaka representa, de forma paradójica, la mayor expresión de amor como se desprende del diseño de llamaradas de donde van forjándose las siluetas de ambas puella magi hasta fundirse en un abrazo desnudo. Una imagen sugestiva, que resume el conflicto sentimental de la pelirroja, quien desde la transformación de Sayaka en Oktavia, cargó con el peso sentimental del relato: en efecto, sabemos poco de cuán implicada se encontraba la tomboy en esa accidentada amistad, pero desde su conversación en el templo devastado y habiéndola rescatado de Homura, el apego de Kyouko fue tornándose más notorio e incontenible. Su corto diálogo en aquella banca al final del capítulo 8, donde Sayaka le muestra su ennegrecida Soul Gem evidenciaría que quizá Miki-san consideraba también a Kyouko una persona confiable, quien, a diferencia de Madoka, había sufrido demasiado y podía comprenderla. Por ello, se permitió confiarle la última visión de su Soul Gem y sus últimas palabras. Esta evolución recuerda el tópico tradicional de la amistad épica, cuando dos héroes se encuentran y aprenden a respetarse luego de batirse a duelo. Ocurre con frecuencia en los relatos artúricos, la ficción caballeresca y los libros de caballerías. Traducido al anime, al mahou shoujo, la confrontación entre dos chicas que recién comenzaban a andar en el mundo y carecen de otro soporte emocional que ellas mismas al perderlo absolutamente todo, incluso sus cuerpos, se transforma en admiración, en respeto y luego en atracción, en imán, que puede someterse a la pregunta del eros lésbico, aunque siempre desde una perspectiva inconsciente y simbólica (Sayaka es heterosexual) o solamente si esa tentadora afectividad una insinuación al espectador. En cualquier caso, todo redunda en reafirmar la intensidad de la pasión en un sistema de relaciones entre personajes conformado por un escaso repertorio donde las tensiones serán, sin discusión, desgarradoras.

4 comentarios

  1. lnn

    Se va aclarando el panorama: parece que el sueño de Madoka del primer capítulo, es una premonición de la lucha ente Homura y Walpurgis, mientras Kyuubey sigue a Madoka para tentarla ante la visión de la destrucción de la ciudad. Pero ahora Madoka considera que el inkyuubator es el verdadero enemigo, y le ha declarado formalmente la guerra. Insisto en que no me parece que esto se resuelva con el deseo de Madoka, primero porque sería demasiado simple y esta serie es de todo menos simple y segundo y principal porque Madoka no puede competir en astucia con Kyuubey, que no me lo imagino cumpliendo deseos ajenos a sus retorcidos propósitos. Por ahora, observo sólo un punto ciego en la estrategia de Kyuubey, y es que no tiene explicación para que la aparentemente tan corriente Madoka oculte a la más poderosa chica mágica. Hasta ahora los intentos de Homura por evitar que Madoka haga el trato sólo han incitado aún más a Kyuubey ¿y si es una trampa? Puede ser que el punto débil de los inkyuubators sea su angurria por la energía, y Homura esté usando eso contra Kyuubey, tal vez esperando que baje la guardia en un momento oportuno. Si fuera así, los ikyuubator no serían los únicos que sacrifican vidas para alcanzar sus propósitos, y explicaría el carácter sombrío de Homura que a diferencia de Kyuubey sí tiene emociones. Y finalmente tenemos un personaje nuevo, que afirma “nadie puede enfrentarse al futuro”¿el futuro le manda refuerzos a Homura? La actitud parece más la de una rival que la de una aliada.

    De cualquier forma que se lo mire, esta no sería la simple historia donde el amor y el coraje ganan. Será interesante ver cómo hacen frente a los ikyuubator sin ensuciarse un poco las manos también.

    10 marzo 2011 en 16:00

  2. Juan Mario

    Todas las principales protagonistas de la historia tienen algo especial sin embargo la paladinesca e idealista Sayaka y la rebelde y antiheroinesca Kyouko realmente se ganaron mi simpatia, a pesar de haber sido embaucada por su pueril idealismo, senti una pena terrible por Sayaka cuando se desahogo llorando en el hombro de Madoka, luego de enterearse que era poco mas que un zombie (aunque en estricto las Puella Magi son mas cercanas al concepto de Lich que de zombie), vi con resignacion como se sumergio poco a poco en la demencia para luego terminar convertida en una bruja (por que penosamente en la ficcion y en la realidad son los idealistas los que mas facil pierden la brujula cuando sus preceptos rectores son destrozados delante de sus ojos), y todo para que al final de cuentas nos enteremos que fue engañada por Kyubey una mahou shoujo no es una aliada de la justicia como creia inocentemente en un inicio Sayaka, es en realidad el estado inmaduro de lo que ella quizo combatir.

    Por otro lado a pesar de todo su idealismo Sayaka como todo ser humano tenia un componente de egoismo en su deseo, no queria salvar a Kamijou por simple desprendimiento, como se lo dijo Mami, lo queria salvar por que muy en el fondo una parte de su subconsciente lo queria para si, esa decision tomada con una mezcla de egoismo y altruismo, creo yo fue el inicio de su caida, el problema de los virtuosos aliados de la justicia es que muchas veces no son capaces de ver sus propios defectos, de ver su propio egoismo, o si lo ven, pues en lugar de aceptarlo y controlarlo buscan de reprimirlo o negarlo.

    En cuanto a la pelirroja espectacular, esta se mostro inicialmente como una persona totalmente amoral y carente de cualquier tipo de empatia, sin embargo el idealismo de Sayaka fue poco a poco haciendole recordar que ella en su momento tambien fue una idealista, jamas perdio su rudeza, o su impulsividad, caracteristicas que la hacian a mi gusto un personaje fascinante, pero gano a lo largo de los capitulos que estuvo presente una empatia hacia Sayaka, Madoka e inclusive Homura, que seguro que hasta ella misma se sorprendio por su bondad reencontrada.

    Ironicamente a pesar de su caida fue Sayaka la que llevo a Kyouko a conseguir su redencion, a recuperar su humanidad perdida, a pesar de ahora ser tecnicamente una muerto viviente, puede parecer en vano su sacrificio, sin embargo esa capacidad del ser humano de poder apelar a sus emociones mas nobles, con el fin de realizar las hazañas mas nobles y heroicas, asi sea en una situacion totalmente devastadora, asi parezcan inutiles y a la larga no logren el objetivo con el cual se realizaron, creo que es una de las cualidades que mas nos redimen como especie (a pesar de todas las atrocidades que hemos cometido), cualidad que los Kyubeys son incapaces de sentir por cierto.

    Ahora con respecto a los “yuri undertones” entre ambas, pues como lei en un foro de internet, cada uno ve lo que quiere ver, jejeje, y yo personalmente tambien los veo, asi como tambien los he visto de Homura hacia Madoka.

    Vuelvo a insistir, es imposible tener algun tipo de simpatia por una especie de monstruos como Kyubey, saliendome de la trama de la serie, creo que lo mas sano para tratar con una especie asi seria regar toda la superficie de su planeta con bombas nucleares y por si las dudas desviar un par de asteroides del mismo tamaño que exterminaron a los dinosaurios.

    10 marzo 2011 en 17:23

  3. Konopikyu

    Yo no le veo el Yuri pero si la insinuacion, como bien lo dijo Juan “se ve lo que se quiera ver” y pues yo la verdad lo veo muy pero muy poco.
    Creo que aca podria haber una pequeña pista pues el personaje de Sayaka creo una especie de Milagro dentro del Universo de Kyoko y es que, los milagros muchas veces no son cosas de tiempo, sino de crear imposibles dentro de lo posible. Los seres humanos no podemos ver todas las posibilidades y por eso creemos que hay cosas que no se pueden lograr cuando en realidad son posibles. Hay entonces que preguntarse cuales son las posibilidades para esperar un final en donde no gane del todo el mal, porque creo que un final oscuro tampoco le ajustaria muy bien a la serie (quien quiere ver a QB ganar por favor), mas bien algo intermedio aunque un buen final tampoco estaria mal mientras encaje bien dentro del argumento.

    Mi esposo me hizo ver un detalle muy curioso, cuando QB visita a Madoka en su cuarto, ¿se han fijado que hora marca el reloj? un pequeño detalle que denota las muy malas intenciones del bichejo y con quien lo relacionan.

    10 marzo 2011 en 23:15

  4. Traveler

    Sin duda las justificaciones que da QB parecen “razonables” para el sacrifio de las majou shoujo; pero para el ser humano (osea nosotros) tiene una importancia vital la vida aunque solamente una persona y no que nos vena como simples” baterias AAA” desechables.

    Por cieto acerca del yuri en esta serie como ya se dijo se da al gusto del cliente; que cada uno escoga lo que mejor le parece.

    PD: Puella Magi se perfila como la serie “hit” del año.

    11 marzo 2011 en 19:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s