Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hourou Musuko 6: Bye-bye

De locos

Para muchas personas, los actores están locos, pero quienes realizan estas críticas son hipócritas cobardes porque no se animan a hacer en público aquello que tachan de “loco”, pero son los primeros en sentarse en los bancos de adelante del teatro… Poner en escena al personaje que correspondería a otro actor, que además fue planteado pensando en éste como su intérprete ideal es algo recurrente en la historia de la actuación, ya sea por imprevistos, indisponibilidad o mero experimento. El resultado pueden variar desde ejecuciones impecables hasta desastres trágicos, claro que, para un buen actor, este diseño previo será un obstáculo mínimo o inexistente. El problema corre el riesgo de incrementarse cuando se trata de una producción teatral donde no habrá un equipo técnico que ayude a cubrir sus debilidades, como en el caso de una película, pero podemos esperar que Mako superara este inconveniente para su encarnación de Julieta.

A la mayoría de los actores no le agrada quedar sujeto a la imagen de un solo personaje, un ejemplo típico sería Hugh Laurie: actualmente es difícil no verlo en otro papel que no sea House, o los actores de series como CSI que cuando salen de sus papeles habituales -como los conoció la mayoría del público- son recibidos con mucha resistencia. Sin embargo, esta oposición disminuye cuando el personaje mismo atravesó varias facetas como James Bond. En Hourou Musuko esta regla se aplica porque Romeo y Julieta es una obra clásica que fue interpretada y modificada sinfín de veces. La diferencia entre todas esas versiones es la personificación que le agregaron los actores para ser distinta a las demás interpretaciones. En Houro Musuko, el cambio de roles es la variante más visible y notoria, pero cuentan también los detalles que Mako notó posteriormente, como que su Julieta fue escrita por Nitori visualizándose como ella, obviamente adquiere sus gestos, ritmo, personalidad, etc. Es decir, es un personaje hecho más sobre medida para Nitori, que lo hacia conscientemente o divagaba en esa posibilidad; caso contrario, si fuera un personaje cuya personificación reposa sobre una imagen más lejana de su creador, donde el margen de elección para un actor sería mayor, un actor experimentado y talentoso puede superar ese percance, pero es un detalle que Mako solo se da cuenta ya tarde. Como es un muchacho listo y con el apoyo de Saori, pudo seguir en frente quedando tan kawaii como se podría esperar si Nitori lo hubiera representado. El detalle de sus gafas le dio un toque de inocencia. Los demas actores tuvieron una interpretación algo cómica pero es un defecto tolerable debido a su inexperiencia, al contrario de los protagonistas de la obra que tenían una intención más profunda.

Objeten lo que quieran, pero esto es moe

Además, fue raro ver a Yuki vestido con atuendo masculino, como hace mucho ella misma no hacía; sin embargo, si no fuera su peluca de pelo mas corta, hubiera quedado excelente que fuera de traje a la obra, porque las mujeres en formal son todo un encanto. Pero se presenta como una situación irónica para mostrar que anteriormente le hubiera causado disgusto estar vestida así, pues no estaría actuando como le gusta. Esta vez se trataba más de la intención de participar en el ambiente de intercambio de roles. Estaba mejor acomodada, ya que ahora, de alguna forma, formaba parte de un juego donde no estaba obligada a actuar como chico, sino solo a estar vestido como uno, lo opuesto a su antigua imagen, pues en ella actuaría contra su gusto por presión social. Entre los detalles menores podemos destacar cómo Fumiya soporta los fuertes rechazos y agresiones verbales de Saori, pero a pesar de no considerarlo parte de su círculo de amigos, está tan acostumbrado a su personalidad como los demás, por lo tanto, no le causa un efecto tan fuerte como Saori preferiría. Aparte, tenemos a Chi, que con su entusiasmo casi se roba el episodio ya sea por sus gritos, su caradura y gestos cool como ese bye- bye. Así termina el arco de Romeo y Julieta. Saori dejó al final una mayor impresión que los propios protagonistas, ya que ella estuvo a cargo de levantar las tormentas. Fue una buena idea dedicarle tanto tiempo en pantalla, pues impulsó las discusiones de sentimientos reprimidos, hostilidad hasta los últimos instantes, para mostrar por un momento su lado adorable al regalarle flores a Mako, como si casi fuera una tsun-tsun.

2 comentarios

  1. lnn

    El que estos Romeo y Julieta hayan sido interpretados por otros fue importante porque le permitió a Nitori y Yoshino adoptar otro punto de vista, despegarse aunque sea un poco de sus propios “yo” y verse a sí mismos desde afuera. Porque ponerse en el lugar de espectadores de su propia historia les sirve a ellos (y también a nosotros) para analizar mejor su relación. Por ejemplo, ver representado en el escenario su intercambio de nombres, aunque Nitori mismo había escrito la escena y Yoshino ya la había leído, fue notable el impacto que les causó.

    27 febrero 2011 en 09:30

  2. davidvfx

    Igual pienso lo mismo… la perspectiva desde otro lado da mejor idea a todos…

    por ciertos Seriusman voy hacer un outScene…. ya vistes ya salieron los primeros reportajes del “Come With Me!” K-ON! live concert. que cierra el proyecto K-ON!! (2da temp) parece que fue todo un fenomeno.
    link:
    http://www.sankakucomplex.com/2011/02/27/k-on-otaku-creepier-than-ever/

    27 febrero 2011 en 20:22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s