Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Kore wa Zombie Desu ka? 2-3: Masou-shoujo y ninja vampiro jugando al Twister

Tits or GTFO

Luego de acoger en casa a una inepta masou shoujo despojada de sus poderes sádicos y una necromante lacónica, Ayumu supera el trauma de travestirse para salvar a la Humanidad de los monstruos pervertidos añadiendo a su belicoso harén a una dark, tall and bishoujo ninja vampiro con profusos atributos y 300% de tsun-tsun sin posibilidad de dere-dere. Kore wa Zombie Desu ka? sigue burlándose de los estereotipos del anime de acción, aunque insiste en alimentarse de ellos en una simbiosis cómica potenciada por el omnipresente fanservice, que la serie acepta con refrescante descaro, aunque por momentos parece intersectar con una dimensión trágica y sentimental que nubla de misterio la identidad de Yuu. Y recuerden: I like Serious Moe Business, I’m skilled in blogging at Serious Moe Business, My hobby is Serious Moe Business.

Como sospechan, intento ponerme al día también con Kore wa Zombie y creo estar a tiempo, sin embargo, les advierto que estas reseñas tendrán un matiz distinto que siempre quise explorar (pero mi lado serious me lo impedía): el comentario frívolo de imágenes, aunque con cierto grado de “profundidad” humorística. Solía hacerlo en las primeras reseñas de K-ON!! y Seitokai no Ichizon pero como el fanboyismo por Yui-senpai o Mafuyu necesitaba una fundamentación más elaborada, dejé esa opción de lado a esperas de una serie graciosa pero banal que valiese la pena comentar con mayor relax y creo haberla encontrado (FRACTALE y Madoka son un desafío crítico), aunque no garantizo que mi faceta académica se mantenga siempre en silencio.

Ahora, además de transgredir el mito erótico del trap, también se deconstruye el harem hasta niveles inauditos: Ayumu se encuentra en una situación paradójica porque su casa es invadida por bellas jovencitas que aunque lo respetan como luchador, lo maltratan verbalmente como si fuese la peor basura humana. Sin embargo, no llegan al extremo de emplear la violencia injustificada, típica del cálido contacto humano haremesco (el duelo contra Seraphim fue una pelea auténtica entre un vampiro y un zombi, o entre un ninja y un peleador callejero, ustedes elijan dependiendo de su grado de frikismo). Haruna, de lejos mi personaje favorito gracias a su ilimitada y escandalosa necedad, también desafía su rol estereotípico de heroína cabezadura que no sabe freír un huevo: el problema es que… bueno, SOLO sabe cocinar huevos y para colmo, con una sazón gloriosa que rebasa los linderos permitidos por nuestras papilas gustativas. Además, la tensión erótica es inevitable si nuestra masou-shoujo en cuestión ignora la utilidad de los pantalones y deambula por casa en plan Strike Witches: por desgracia, no eran pantsu de rayas, aunque el shimapan sería la elección congruente con su personalidad. Idéntica observación (inevitable utilizar términos visuales) respecto de los vistosos escotes de Sera, que el encuadre persigue con desesperación. Quienes afirman que este anime carece de equilibrio y anda descarrilado se equivocan: el desprecio de las muchachas compensa el privilegiado panorama anatómico que disfruta Ayumu gratis y por partida triple, sin contar las alucinaciones del elenco masculino, entiéndase: “white pantsu”.

La única mala noticia respecto de Seraphim es sospechar que quizá Youko Hikasa esté encasillándose en cierto perfil de personaje de chica alta con cabello largo, madura, exuberante, testaruda, despectiva, estricta. Sin embargo, Sera introduce al esquema de Mio-Maya-Houki unas tonalidades de comedia de absurdo y baja varios grados al termómetro tsunderesco porque no parece ocultar ningún sentimiento romántico hacia Ayumu a quien considera literalmente un pedazo de mierda. Merece un aplauso, pues teniendo la oportunidad (y habiendo contratado a la seiyuu idónea) lo trillado (y práctico) hubiese sido ceder a la  tentación y presentarla como una frágil, aunque ultraviolenta, muchacha que recurre a su orgullo para esconder su sensibilidad. Seraphim tampoco califica como tomboy: en cambio, pareciera que afirmase su femineidad cada segundo bajo un modelo renovado de mujer, más moderna, sexy, autónoma, sin delicadezas pero desbordante de sensualidad, en otras palabras, de acuerdo al movimiento pendular uniforme de sus senos. Ni siquiera detesta tanto a Ayumu, pues reconoce su victoria como luchador (aunque lo prefiere con máscara). Solo disfruta de insultarlo porque, me imagino, la educaron en algún medio misándrico y feministoide. En este aspecto, Haruna la sobrepasa en mi ránking, pues al menos la enana se esfuerza por nutrir a Ayumu y cualquier chica kawaii que te prepare el obento, aunque sea monotemático, tiene el entero derecho de agredirte verbal, física y/o psicológicamente, pues, insisto: en Kore wa Zombie predomina el equilibrio cósmico, entre los oppai de Sera y el pettanko de Haruna, entre la técnica Tsubamegaeshi y la Mystletainn Kick, incluso la jenga se mantiene en pie gracias al milagroso balance de la serie inspirado en la filosofía taoísta.

Los personajes ejercen el ridículo de forma congruente, sin alcanzar el grado de hipérbole de Sora no Otoshimono, Seto no Hanayome o Mayoi Neko Overrun! donde valía emplear cualquier recurso para evitar que la seriedad contaminase el ambiente carnavalesco y aunque se filtrase un filón de gravedad heroica o de dramatismo angustiante, siempre acababa por reimplantarse la estupidez generalizada, el abuso contra el lead masculino, la exposición maliciosa de cuerpo femenino, el salón entero linchando al protagonista porque mantuvo en secreto su harén, entre otras perlas. Gracias a esta atmósfera de payasada, se arriba a situaciones absurdas como usar una sierra eléctrica para jugar jenga o bádminton, o mezclar el mahjong con el shogi o el kendo. La secuencia de los juegos no condujo a nada y quizá esta inutilidad sea su mérito: ser relleno, mero divertimento de los personajes siendo ellos mismos en una situación que linda lo absurdo. Porque es inconcebible una partida de jenga eterna, donde nunca llegue a tumbarse ninguna ficha ni tampoco desarrolla ninguna trama y quizá algunos puristas sin sentido del humor se sientan estafados, pero solo sirve para demostrar que Haruna es habilidosa e inteligente, aunque esas destrezas únicamente le valgan para banalidades. Como su talento para la cocina, pareciera que las cualidades de nuestra lolitesca masou-shoujo sobresalen por su excesiva excelencia en las circunstancias equivocadas. Yuu (o Eu) tuvo que frenar su andanada de idiotez cuando amenazaba con tornarse peligrosa y empezaba a perder la gracia. Por tanto, desde esta perspectiva, Yuu no cacheteó a Haruna por un motivo moral, sino para asegurarse que el humor se mantenga por sus cauces naturales. La necromante es una vigilante del buen gusto cómico.

Que alguien me explique desde cuándo la hermana de Misaki Ayukawa forma parte del elenco de Kore wa Zombie. Sospecho que esta chica con aspecto de vecina de al lado y cara de aburrimiento perpetuo desempeñará un papel más preponderante en los próximos capítulos o será parte del harén de Ayumu o, cuando menos, será la típica amiga del cole que introduce los comentarios irónicos con vocecilla de modorra, porque aparece en el ending. Se recompensa a quien pueda proporcionar mayor información sobre esta misteriosa muchacha, comenzando por su nombre y seiyuu, solo por haber despertado mi fetiche por las chicas comunes y corrientes. Quien tendrá un papel más importante para descubrir la identidad del asesino en serie será Kyouko, la rubia de coletas enamorada (supuestamente) de Ayumu y la única persona conocida que sobreviviese al ataque del serial killer. A diferencia de Haruna y Sera, la kouhai sí manifiesta un interés obsequioso hacia el protagonista y esta intervención desde afuera podría interferir en la armonía del espacio cerrado que viene creándose en torno de Ayumu, siempre que Kore wa Zombie incluya también algún componente de intriga romántica. La densidad de figuras femeninas con nombre o personalidad reconocibles alrededor de un personaje masculino es el índice standard para medir la probabilidad de un conflicto romántico, pero para encenderlo se necesitan tres personas como mínimo.

Para terminar, comprendo que esperasen un análisis más sustancioso y formal: lo siento, sería traicionar el espíritu carnavalesco de estos capítulos, aunque, para prevenir al espectador menos atento, prefiero no guardar mis descubrimientos en secreto y deslizar esta advertencia pues muchos deben andar engañándose creyendo que Kore wa Zombie es una serie risueña, ingenua, fanservicera y estrafalaria donde después de combatir al Megalo de la semana todos regresan a casa felices, sanos y salvos a seguir jugando twister… FALSO. MENTIRA. Se está ocultando una historia sórdida y pronto saltará la pus, y quizá alguien muera (la rubia, de preferencia: siempre comienzan matando a las blondies). Y claro, usted, público cándido, se dejó engatusar por la ternura de Yuu (o Eu… fíjense que ni siquiera sabemos cómo escribirlo). Pues le repito: cuidado porque ¿no le resulta medianamente sospechoso que se autodenomine “necromante”? La necromancia es la adivinación de la suerte a través de los cadáveres, por tanto, Yuu, además de profanar tumbas, emplea métodos de magia negra para contactar con los espíritus y lógicamente para manipular la vida y la muerte, como ocurrió con Ayumu. Más extraño aún resulta que desde que entró en contacto con Ayumu, haya atraído a otros personajes extraños con poderes especiales e incluso se impone sobre su voluntad y los utiliza como marionetas para su diversión. Además, anda en armadura, ¿para defenderse de quién? Y encima de todo, su inexpresividad: ese rostro inmutable es propio de un ente maligno, que no duda en reunir a Haruna y Sera en un mismo sitio para luego enfrascarlas en una lucha intestina por un objeto que recargará sus energías, aunque en realidad, esa promesa de proveerlas de sus deseos, digo, del flan, sea un engaño. Kyouko intenta prevenir que Yuu continúe atrayendo el poder de otros seres para saciar su perversa ambición. Recuérdenlo: Yuu is evil, Yuu es el asesino en serie, mírenla a los ojos.

3 comentarios

  1. davidvfx

    muy cierto lo que comentas que esta serie destroza los clcihes del genero de esta serie y espero con ancias ver tu opinion del ep 4 que me dejo OMG!! al final

    4 febrero 2011 en 04:30

  2. mijogo

    Esta serie me sorprendio de buena manera, cuando estaba seleccionando lo que iba a ver esta temporada, era una de las que menos expectativa tenia (Caso contrario Yumekui), en estos capitulos a sido bien centrada, no abusa mucho del fanservice, tiene personajes muy adorables y facilmente pueden conseguir fans, tiene una historia incipiente que puede ser explotada cuando quieran , tiene comedia que realmente te saca risas, yo creo que aun tiene potencial para mucho mas y eso me agrada.

    4 febrero 2011 en 14:56

  3. Tomoya

    Más que destrozarlos, la serie utiliza alguno de ellos, pero de una forma bien rebuscada! El zombie es uno de los personajes que más se hace querer, un tipo que es débil y a la vez fuerte, totalmente vilipendiado, que si tiene que hace algo lo hace, no anda con vueltas.
    Me gusta como se va desarrollando su relación con Yuu, pero una de las cosas que llega a ser un arma de doble filo para la serie es el: “desarrollo-falso” que la serie nos muestra en las fantasías de los deseos de alguien de corazón débil como Ayumu xD, sobre todo con Hellsythe que no poseé desarrollo por seiyuu. Puede ser confuso, pero a la vez da intriga de cómo sería en realidad.

    Está bueno el análisis! En el 5 se puso linda la cosa! Había dejado algo escrito por mi blog, así que sería un gusto si se quiere dar una vuelta a opinar.

    Saludos, jaa ne!

    9 febrero 2011 en 16:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s