Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Hourou Musuko 2: Reconciliaciones

Están divirtiéndose: es un gran paso

Las personas buscan unirse a grupos donde puedan socializar mejor y mas cómodamente. Con frecuencia, lo hacen de forma natural, sin pensar ni profundizar tal idea. Es diferente, sin embargo, cuando se forma un círculo de amigos más “distinto” de lo habitual ya sea por sus gustos, pensamientos, actitudes, entre otras cosas. El grupo donde se insertan los protagonistas de Hourou Musuko es mucho más raro, pues los amigos se profesan un apoyo incondicional sin criticar al resto por sus aficiones menos convencionales. Obviamente, estas amistades no brotaron de forma repentina y tuvieron que enfrentar varias tormentas y las seguirán enfrentando juntos.

El odio que sentía Chiba hacia Nitori y Yoshino fue causado por ciertos sentimientos no correspondidos, pues no logró concretar la relación que deseaba tener con Nitori, cosa que Yoshino consiguió naturalmente actuando incluso con mayor madurez (aunque no pudiera corresponderle por entonces). La diferencia obvia es que Chiba  prefirió reprimirse y alimentar su frustración sin animarse a solucionarlo. Esto provocó un cambio convirtiéndola en una chica mucho más hostil, de mirada fría, incluso insultando a sus antiguos amigos por puro acto de desprecio. En situaciones reales, esto podía quedar irresuelto y en la adultez estos recuerdos podrían causar arrepentimiento, pues notarían que fue algo superfluo o sus actitudes fueron exageradas. Lo que evita en parte que llegue a mayores fue el sistema de repartir alumnos en clases y el sorteo de asientos. Este último no es habitual en nuestro continente, donde es común que las personas que se sientan más en frente sean los estudiosos y listos mientras los de atrás, sean los más ociosos y torpes. Ahora queda conformado todo el grupo de amigos junto con la incorporación de la carismática Sarashina y su sobrepotectora amiga, Momoko. En algún momento, Chiba y Yoshino deberían reconciliarse, porque no solo están perjudicándose entre ellas (como muchas personas llegan a pensar que, enemistándose entre solo ellas dos no incumbe ni daña a los demás), ignorando que las personas que las apoyan y aprecian se sienten incómodas y luego bastante mal al verlas en esa situación. Aquí salta a la vista el caso de la pequeña Sasa, que normalmente ocupa el papel secundario de mejor amiga, pero es quien se encargará de dar el empujón necesario para la reconciliación, al mostrarles que están siendo tercas y necias y que están desaprovechando la gran oportunidad de estar todos juntos un año más, cosa que podría no repetirse más adelante. Obviamente, esto no niega la posibilidad de mantener amistades, como ocurre en Lucky*Star, pero el riesgo de alejamiento es mayor, además, que enojar a la débil Sasa es un signo que sus problemas se desbordaron demasiado. Debían tambien agradecer a Chizuru que actúa de dojikko ignorando las ofensas y dramas a su alrededor, ya que su personalidad aliviana la tensión, como su risa a carcajadas al final.

Casos aparte, tenemos a Maho y la visible envidia que proyecta contra su hermano porque sería más atractivo que ella. Este sentimiento no se había manifestado antes, sino desde que conoció a su amigo, Seya, que inicialmente se había enamorado de Nitori vestido de chica para después desilusionarse y ahora acompaña a Maho tratando de ayudarla. La muchacha advierte que su hermano recibe elogios que ella siendo modelo no recibe tan naturalmente, pero solo es necesario uno de Seya para tranquilizarla.  Por otra parte, los otros alumnos varones tratan a Nitori de “niñita” con intención de insultarle, aunque Shuuichi no lo interpreta como un insulto. Así, volvemos al asunto de los prejuicios lingüísticos, respecto de los términos que las personas usan, pues es común llamar a un hombre con calificativos femeninos cuando no actúa siguiendo patrones masculinos, y se hace en tono despreciativo o burlesco, como si fuera algo malo ser mujer. Otra vez la realidad por sí sola podría contradecir estos prejuicios ya que las diferencias entre géneros se hacen cada vez menores, en ambos lados, y con el ritmo de avance científico, se harán todavía mucho más cortas. Lo que las personas con prejuicios deberían saber es que sus ideas son muy posteriores a la aceptación que gozaba la homosexualidad o el travestismo desde mucho antes. Simplemente a muchas personas no les importa saber. Hourou Musuko mantiene constantemente un ambiente relajado para no sobresaltar el drama que a muchos les resultaría excesivo, ya que casos como el travestismo o la orientación sexual, sea por el comportamiento yuri sobreprotector de Momoko, o la atracción boys-love de Makoto hacia su profesor, serán mostrados de manera mas optimista. Los personajes tienen la fortuna de haber encontrado gente compresiva, en otras sociedades esto no ocurriría y los problemas serían mucho mas dolorosos.

El escritor de Fractale elogió a Hourou Musuko mientras se enojó con la adaptacion de su propia obra. Fascinante mundo en que vivimos.

Una respuesta

  1. Tomoya

    Está bueno lo que va logrando Hourou Musuko.
    La temática necesitaba urgentemente un toque más serio, y esta serie lo va logrando. Es muy rico lo que esplaya el anime a través de las relaciones entre los personajes, y los díalogos -algunas veces monólogos- de los mismos.
    Aborda temas que son bien de la edad, y no se basan en eventos complejos, ni nada del otro mundo; se dirige hacia lo normal en esa edad.
    De lo mejorcito que ha venido también de esta temporada!

    Saludos, jaa ne!

    27 enero 2011 en 16:59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s