Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Puella Magi Madoka Magica 2: Mariposa technicolor (yo te conozco de antes, desde antes del ayer)

Y la tribuna grita gol el lunes por la capital

Luego de sembrar interrogantes y suspenso en su capítulo debut, este episodio sirvió para trazar las primeras reglas de funcionamiento de este universo ficcional y explicar el propósito, las motivaciones y el potencial choque de intereses entre los personajes. Para mayor comodidad denominaré esta clase de episodios como normativo-expositivos, pues consisten en establecer las premisas válidas y el marco de acción de los siguientes capítulos. Podríamos dividirlo incluso en dos secciones: teórica y práctica, con un interludio reflexivo que retoma otro tópico: la incertidumbre de la protagonista sobre el balance entre beneficios y responsabilidades consecuentes a su transformación en heroína.

A diferencia de otras series mahou shoujo, la aceptación del oficio justiciero en Puella Magi Madoka Magica no entraña un inmediato compromismo moral con la causa, sino muchas dudas sobre la pertinencia de enrolarse en la lucha. En caso Madoka y Sayaka recién aceptaran la misión en el tercer episodio, sería bastante tarde para una serie de doce capítulos, teniendo en consideración que las paradigmáticas del género como Sakura o Nanoha no necesitaron pensárselo demasiado para ayudar a la mascota consejera de turno. La vacilación de Madoka se acentúa si consideramos la recompensa inherente a cumplir los pesarosos menesteres de chica mágica: Kyubey ofrece cumplir cualquier deseo, sin importar cuál, a quien lo ayude a vencer a las brujas, sin embargo, aceptar esa tarea supone arriesgar la vida luchando contra seres de apariencia grotesca, indescriptible, un collage de los peores desvaríos del subconsciente, nacidas, según Kyubey, de maldiciones, y causantes de desgracias como asesinatos y suicidios. Las reglas están bien pautadas: las fuerzas malignas no operan sobre lo político (no aparece, por ahora, un Big Boss ansiando conquistar el mundo ni destruirlo), sino a nivel espiritual: las brujas difundirían energía negativa o aprovecharían la que producen personas propensas a esta clase de comportamiento, causando caos a pequeña escala entre la sociedad. Por tanto, los destinos del planeta no descansan sobre Mami y Madoka no deberá preocuparse por salvar al universo, pero tendría que afrontar una serie de sucesos excepcionales que la humanidad común y corriente no consigue percibir. Antes que una heroína épica, podría hablarse de una heroína restauradora, encargada de reestablecer un orden transgredido y agredido por fuerzas anárquicas, anónimas, sin identidad definida, fuera del control, que comienzan a alterar la convivencia o dañar la vida de individuos particulares. En efecto, no existe un Bando del Mal con nombre y apellidos particulares: Mami y Homura combaten a un especie genérica guiadas por una intención tanto altruista como individualista, porque si bien no podemos descartar que ambas asumiesen una responsabilidad moral, ninguna descarta que persigan también la jugosa recompensa de cumplir su deseo personal.


Esta situación es inaudita considerando el paradigma idealista del género y quizá sea el motivo principal que llevó a pensar a muchos que Puella Magi Madoka Magica pretende realizar una deconstrucción del mahou shoujo sin alejarse por completo del formulismo heroico. La posibilidad está latente: la serie ha comenzado a sembrar especulaciones originadas por estas dos características: la ausencia de un enemigo nominal que manifieste sus razones para ejercer el Mal, y el innegable fermento individualista que estimularía a las adolescentes a convertirse en puellae magae. Hasta ahora, las chicas buenas se convertían en guerreras de la justicia y el amor con voluntad de servicio y vocación de sacrificio, sin exigir nada a cambio, comprendiendo, sin meditarlo demasiado, su singularidad como heroínas pues ellas poseen un talento, un poder, que debe ofrendarse, dedicarse en beneficio de la gente, no para satisfacer un anhelo personal. El individualismo era una tacha moral, una actitud reprochable, una fuente de hybris. Sin embargo, hablamos de SHAFT, un estudio acostumbrado a someter a la deconstrucción a cuanto producto adapta y aunque este sea su primer proyecto original, Shinbo conoce bien el recetario de recursos del mahou shoujo como para subvertirlo con sutileza. Buena parte del episodio discurre en torno a la posibilidad de aceptar la propuesta de Kyubey pero en lugar de abordarla desde una perspectiva moral (una introspección sobre lo correcto, lo incorrecto, lo idóneo, lo prudente, etc.), Sayaka y Madoka ponen en discusión el sentido de arriesgar su vida por un deseo. En ambos casos, se trata de principios individuales, poniendo en ambos polos del debate la supervivencia por un lado y la satisfacción personal por el otro. A cierta clase de público más acostumbrado a determinada ética de la ficción les causará desagrado, sin embargo, considero que evitar el discurso del mártir es un acierto, una forma de sincerarse con la posmodernidad y aunque los héroes existen para recordarnos la validez de ciertos valores y la viabilidad de la bondad, desde que cayera el muro de Berlín los adolescentes (los adultos de ahora y sus hijos, jóvenes hoy) asisten al derrumbe de las grandes narrativas y los sistemas filosóficos. Si existe un criterio es la subjetividad, la individualidad, el yo, pero no autónomo, sino bombardeado de discursos desde los medios. Este es el entorno de la comunicación frustrada, la competitividad y las altas tasas de suicidios, que también aparecen como temas secundarios en este episodio (recordemos que la madre de Madoka se torna “malévola” cuando habla del trabajo).

Mami fue el personaje que mejor se lució, en parte porque ella expone las explicaciones y luego porque su estilo de combate destaca por encima de cualquier mahou shoujo convencional. El adjetivo “elegante” en español o “classy” en inglés no bastan para describir su vistoso espectáculo coreográfico balístico que reta la imaginación al sacar rifles por doquier, incluso de sus faldas, e incluso gastándose algunos giros gimnásticos. La finura de sus movimientos y su desconcertante calma incluso después de haber sido atrapada por el látigo de la bruja transmiten una imagen de madurez que sientan con su imagen de senpai madura, experimentada y conocedora del fenómeno (a través de ella sabemos, por ejemplo, que esa marca en el cuello de la suicida frustrada es un “beso de bruja”). Además, su Erupt Finale (o Yellow Finale, depende de su fansubber) no pudo resultar más bombástico para quienes gozan con las excentricidades visuales y los cierres de batalla con guiños de exquisitez como beberse una taza de té después de vencer a la bruja. Sin embargo, esas cualidades en lugar de consagrarla como aliada de nuestras postulantes a mahou shoujo, parecen haberla puesta bajo el ojo de la tormenta de árboles epilépticos y teorías especulativas acerca del futuro de Madoka y Sayaka. Como no existe un villano conocido, sino eventos sobrenaturales provocados por seres anónimos nacidos de maldiciones, el perfil de héroe tradicional comienza a verse cuestionado. La mirada de Mami, argumentan algunos, no transmite sinceridad y el tipo de trazado se relaciona con personajes taimados, alevosos, que ocultan su verdadero rostro maligno. El comportamiento de la rubia y que viva sola pese a cursar el tercero de secundaria también levantan sospechas: en efecto, es cool, pero quizá demasiado calmada y sobria. Solo cede al enojo brevemente cuando se enfrenta a Homura, a quien amenazó de muerte. La bishoujo de cabellera azabache despreció el Grief Egg que Mami le había ofrecido, aunque detrás de este regalo se intuía cierto gesto despectivo, de superioridad. Otro aspecto susceptible de recelo sería que Mami aprovechase el poder que extrajo de la bruja para su limpiar su Soul Gem, en lugar de devolvérselo a la víctima. Pero esta objeción es absurda: no tendría sentido depositar energía negativa en una suicida y Mami no se apropia de ningún poder: por el contrario, saca la oscuridad de su gema para depositarla en el huevo. Por ahora, puede sostenerse, aunque con vacilación, su inocencia.

No abundaré en pics esta semana para exponer la magnificencia del vanguardismo que SHAFT aplica con esmero en sus escenas de acción: la sobreexposición de estímulos visuales inconexos, heterogéneos, sin sentido aparente, y la superposición de capas que aportan una sensación de extrañeza sobre las dimensiones espaciales, como si los personajes entraran a una pintura cubista habitada por seres salidos de algún artefacto surrealista e iluminados por bombazos de luz psicodélicos. En suma, una síntesis de recursos avant garde, donde de repente se intuye una frase en alemán (una misteriosa mención al repentino florecimiento de cierto rey) y formas que asemejan letras. Otro aspecto digno de resaltar en el plano formal es el contrapunto de tiempos narrativos durante los primeros minutos que relatan dos momentos distanciados temporalmente pero que ejercen cierto diálogo (la conversación de Madoka y su madre en el tocador responde a las dudas sembradas en la chiquilla por su plática del día anterior con Mami). Aunque se promocionara como un mahou shoujo protagonizado por tiernas y atractivas jovencitas, podemos esperar de Puella Magi Madoka Magica una sorpresa mayor sin postularla por adelantada como crítica del esquema tradicional. En efecto, el empeño artístico y la problematización del oficio de chica mágica son inusuales en una tipología enfocada a la acción antes que la reflexión, pero justamente estas variantes, estas desviaciones, tornan interesante a la serie.

6 comentarios

  1. ¿No habia una manera coloquial de decirlo? xD

    16 enero 2011 en 18:59

    • Sí, pude decir “Alguien fuma de la mala en Shaft”, pero eso ya se sabe desde Pani Poni Dash, ¿no? 🙂

      16 enero 2011 en 19:12

  2. Pienso que al llamarla Mami, estz la intencion de darle un tono maternal, por otra parte, esta que la actitud teatrista de Hitomi dejo a parte del publico mucho mas expectativo a que haya una pareja yuri en la serie, posiblemente mas en la clasica amistad romantica, esto es emocionante por que Madoka tiene todo para ser unos de los nuevos clasicos.

    17 enero 2011 en 01:39

  3. cataliz

    con estos fondos de animación me da tanta “cosa” que mejor la proxima uso mis lentes 3D XD

    18 enero 2011 en 00:15

  4. Dos capítulos y este anime simplemente deconstruyó todo el concepto de mahou shoujo: ya no estamos ante simples conjuros y estrellitas; ser una chica mágica implica un riesgo, ser más fría y más calculadora, ya que la muerte es una posibilidad real.

    Madoka Magica sí ha llamado demasiado la atención!

    19 enero 2011 en 05:55

  5. selhael

    Es notorio mas aun con el banner que antepones, la particularidad de Mami y el “Mami´s style” que invita a desear mas. Por otro lado con este efecto visual posmoderno; SHAFT demustra que la ficción es lo suyo además; resalto la suspicacia que advierte el espectador con respecto a los verdaderos intereses de nuestra preciosa sempai sobretodo en los tensos diálogos con la combativa del bando (como mencionas son maho shojo con iniciativas propias). Aunque no deberia resalta mucho el papel del padre de Madoka debido a que en mi caso mi madre y hermana ( una vez se lo plantie que si decidía ser amo de casa) me tildarían de inútil-hombre-disminuido, siendo yo paradojicamente a sus deseos quien dedico mucho tiempo a los quehaceres del hogar.

    6 abril 2011 en 14:18

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s