Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

MM! 9: Mi almohada es mai waifu

Me recuerda Kanade Tachibana

Aunque el favoritismo sobre Yuuno sea mayor, la serie debe justificar por qué Mio es la cara que vende la obra y una investigación en el día del festival escolar resulta una excusa para hacer que tenga una cita con Tarou, aunque sería imprudente creer que es para mostrar su canon con el masoca cuando la relación con Yuuno está tan bien estructurada. En realidad, como ocurre en múltiples romances, sin importar si son de bajo vuelo, la serie abre varias posibilidades para que el público se entretenga con especulaciones, esperanzas, discusiones, etcétera, aunque la serie haya establecido su definitiva vencedora.

Si tomamos como ejemplo a Toradora!, donde para nosotros era obvio que la pareja protagónica, temprano o tarde se concretaría a pesar de que estos tengan sus intereses románticos primarios, la razón para estar seguro en eso estaba desde el opening hasta los momentos cruciales de la serie: este establishment raramente es contradicho. En MM! era obvio que Mio era la principal pretendiente, antes que el argumento se desviase y desarrollasen la relación con Yuuno. Sin embargo, la ruta de Mio no puede todavía ser totalmente cancelada, ya que será muy improbable que la serie cierre su historia mientras las novelas siguen siendo publicadas, como también por cumplir la regla de casi todo romance en que el protagonista debe tener dos pretendientes serias, y no meramente ocasionales (papel que corresponde a Noa, por ejemplo). La oportunidad para que estén a solas se dio en el obligatorio festival escolar, eventos raros en Latinoamérica: por lo menos, en mi país estos eventos no ocurrían por falta de ánimo realmente. Pese a que Tarou tuvo el infortunio de pagar lo que comía Mio, me recuerda las diferencias que existen entre las citas de anime en comparación con las presentadas en películas americanas: es mucho más común que en producciones gringas románticas sea el chico el que pague los gastos de la cita, incluyendo obviamente la comida, raramente verán bentos que son la regla en el anime, esto tambien es porque la mayor parte de producción romántica gringa viene de películas donde el desarrollo debe ocurrir mas rápido, y para más, en circunstancias más excéntricas, incluso en las series los personajes pueden tener varias relaciones a lo largo de su extensión y es incluso difícil identificar tsunderes, kuuderes, entre otros arquetipos del anime.

Los golpes de molestia de Mio y sus sonrojos eran esperados, aunque veo que los flags románticos entre Mio y Tarou fueron bastante débiles. El momento más tierno sería cuando Mío abraza a Tarou porque se asusta de los gatos (este miedo en el manga se justifica porque ella sufre de alergia, el anime no lo menciona). Este hecho demostró que, al contrario de lo dicho anteriormente, sentía pena en tomar la mano de Tarou, no obstante, no establecieron ningún clímax e incluso la embestida del club de fans de Mio, así como los otros momentos de los demás personajes contribuyeron para que la sensación de afecto disminuyera dejando preeminente la sensación cómica y relajada. En menor medida, aunque Yuuno estuvo todo el día buscando a Tarou para pasarla bien con él, acabó tomando las manos de Tarou por visibles celos: se sintió la injusticia de Tarou por ser golpeado. Estuve pensando si en vez de golpear no podía apenas saltar cuando ocurre un contacto, sin embargo, deben justificar el argumento de la serie por ahora, porque en una obra decente los personajes maduran y crecen, e incluso la sipnosis inicial se diluye. Ahora permitiéndome pensar pervertidamente, al ver que el jefe de Tarou y su amor a sus amantes silenciosas, no solo vi que es polígamo en ese asunto, ¿acaso no sería más “adorable” tener una de esas muñecas de tamaño real? Ya que los artistas que lo crean hacen obras muy sostificadas al contrario de las feas muñecas inflables gringas.

3 comentarios

  1. mijogo

    Para los que no saben la almohada es de Ruri de martian successor nadesico.

    6 diciembre 2010 en 23:11

    • Justamente aparecía entre los tags del post un link a Martian Successor Nadesico, un clásico de los noventa, a veces comedia romántica, a veces mecha puro y duro y a veces un embrollado drama filosófico, en fin, una pieza imperdible, una suerte de Evangelion en clave optimista y humorística.

      6 diciembre 2010 en 23:23

  2. mijogo

    Tambien tiene una pizca quijotesca, con algunos fanaticos de serie de mecha dentro de la historia.

    7 diciembre 2010 en 21:19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s