Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

FORTUNE ARTERIAL: Akai Yakusoku 7-8: Sed de sangre

Muack!

Poseía de sobra la actitud, los valores, el moe-ness y la inteligencia: a Erika Sendo apenas le faltaba desarrollo épico y un nudo dramático más trepidante y angustioso para convertirse en candidata ideal a mejor heroína de otoño, y gracias a los episodios 7-8 de FORTUNE ARTERIAL, la serie pudo lucir a plenitud las habilidades de su protagonista otorgándole más profundidad y ahondando en un conflicto cargado de acción, romance, revelaciones inesperadas, tensión psicológica y chicas lindas brincando acrobáticamente entre las ramas. Sin contrincantes amorosas que amenacen su seguro desenlace con Hasekura, la rival más ardua de Sendou-san será su propia sombra: la Erika dark sedienta de sangre que duramente consigue reprimir y parece apoderarse lentamente de su voluntad.

A diferencia de Yosuga no Sora, el otro bishoujo game adaptado al anime esta temporada, que pareciera ganar celebridad debido a sus catastróficamente habituales escenas de exhibicionismo, FORTUNE ARTERIAL ha cosechado menos atención del público, quizá porque la oferta parezca más genérica; sin embargo, al colocar ambos productos sobre una balanza, Yosuga no Sora no sobrevive a la compración. FORTUNE ARTERIAL optó por un modelo más conservador, narrativamente lineal y monodimensional (no existen resets que nos trasladen a historias alternas) y concentrado sobre la figura de su simpática protagonista, la vampiresa rubia Erika Sendou. El balance entre humor y tensión emotiva no toca los extremos, por tanto, las transiciones entre circunstancias alegres y penosas, y viceversa, se realizan con menos apresuramiento y con mayor naturalidad, pues la angustia no alcanza de forma abrupta el tremendismo melodramático. A ello colabora la alternancia entre comedia romántica, drama de interacción entre caracteres y ahora, después de una larga espera, relato de acción. Por otra parte, Zexcs y Feel acertaron no solamente en diversos aspectos de la animación y aprovecharon una deliciosa paleta de colores intensos y brillantes (el contraste entre el cabello amarillo de Erika y sus lazos rojos complementado por sus ojos azules equilibra con variedad el diseño del personaje), sino que supieron manipular un conjunto de símbolos y metáforas bastante sencillas y sembrar la serie de inesperadas revelaciones intempestivas que resuelven una duda para introducir otra. También aplaudo a los guionistas por deshacerse del horrendo conejo fugitivo y restarle airtime a Shiro, relegándola a un papel marginal sin dejarla necesariamente abandonada. La pequeña sirve como relieve humorístico merced al encanto lolitesco jugado siempre en clave de broma. Mientras tanto, la revelación del pasado de Haruna, que semanas antes nos parecía un deus ex machina relativo o una amnesia sacada debajo de la manga, adquiere sentido cuando descubrimos que Erika fue la responsable de salvarla del camión con sus poderes vampirescos, pero luego debió borrarle sus recuerdos, introduciendo ese episodio aparentemente aislado o unido tangencialmente al relato troncal en parte del drama íntimo de la Vicepresidente y su interno debate moral entre su anhelo por integrarse con normalidad al entorno que la rodea y su conciencia de pertenecer a una raza de seres extraordinarios, dilema que termina derivando en tensión erótica plena, entre amor y hambre, entre pulsiones corpóreas y sentimentales.

Cada cual emplea sus propios recursos para sobrevivir: Kuze-san con despliegue físico, astucia y esquives toreros; Shiro-chan valiéndose de la lástima y el enternecimiento que genera como diminuta y frágil nínfula. Aunque el episodio 7 transcurre como cualquier capítulo de piscina, dedicado al fanservice vía traje de baño escolar (el famoso sukumizu azul marino), y al humor “de personajes”, es decir, apelando a los comportamientos habituales de los personajes trasladados a situaciones cómicas o ridículas. En esencia, el núcleo del episodio consiste en esos tópicos veraniegos, en desventajosas comparaciones de busto y la polivalente Erika demostrando sus habilidades culinarias para minar el campo que Haruna dejó suelto y ganarse el estómago de Hasekura. Este ambiente de calma y cotidiana confraternidad se extingue a medida que empieza a ocultarse el sol. En otras ocasiones recalcamos la importancia del ocaso en el arsenal simbólico de FORTUNE ARTERIAL, probablemente en contraste con la acción diurna que transcurre bajo una intensa iluminación con tonos radiantes y fuertes en oposición a las sombras y cuerpos bañados de tonalidades anaranjadas del anochecer, como si el aspecto amigable e idílico de los personajes y situaciones se diluyera en la oscuridad cuando comienza la noche. Los ataques de sed vampírica que sufre Erika, donde afloran sus instintos animales, transcurre durante ese momento de limbo (ni vespertino ni nocturno), donde el sujeto también experimenta esa indeterminación.

Cinco motivos para nombrar a Erika Sendo la potencial girlfriend del otoño 2010

1. Sabe cómo bajar de las nubes a un metrosexual propinándole un soberbio patadón.
2. Imposible perderla de vista con esos llamativos moños rojos.
3. Aunque salte entre ramas a toda velocidad seguirá creyendo que está fuera de forma.
4. El yakisoba no basta: transfórmalo en emparedado de yakisoba aventajando a tu rival.
5. A pesar de enfrentar penosas responsabilidades, acaba por guiarse según sus propias convicciones.

La última escena de este episodio empalma perfectamente con la primera del siguiente y prolonga su atmósfera iluminada de rojos lóbregos que aluden a la sangre que clama el cuerpo de Erika, sobre el cual se enfocan sucesivos encuadres, pero también al impulso violento, la represión del instinto y el deseo carnal. Como indicamos en nuestra reseña inaugural de FORTUNE ARTERIAL, el vampirismo como carácter legendario representa mediante su naturaleza híbrida una aterradora confusión entre pulsiones corporales (hambre, sexo, agresión) y racionalidad, una especie de hombre que libera sus pasiones animales más extremas bajo el manto transgresor de la noche. La mordida es una metáfora del encuentro erótico (y los vampiros clásicos buscan jovencitas tiernas para succionarles la sangre), por tanto, una imagen ominosa y lúgubre de la penetración o la posesión, en sentido sexual, del cuerpo ajeno. No debería llamarnos la atención que Erika sueñe con un alter-ego macabro que no solamente muerde a Hasekura, sino también parece seducirlo y dominarlo. Subyace un temor al descontrol erótico, a la explosión del deseo que termine por desfigurar su identidad y esclavizarla a sus instintos. Un justo miedo a perder la razón y convertirse en animal. El regalo de Kouhei es destruido y los pétalos se dispersan como gotas de sangre que atraviesan el encuadre: Erika teme que esa naturaleza vampírica destruya a Hasekura, pero la perspectiva del sueño es bastante sintomática, pues no aparece ella misma mordiendo a Kouhei, sino Otra, una doble, como si despertar sus poderes implicara una suerte de desdoblamiento, de pérdida de control sobre la unidad de su conciencia.

Nota aparte: quizá la mejor combinación en comedia romántica con dosis de acción sea chica cool con superpoderes + everyman equilibrado y confiable. Kouhei y Erika hacen excelente pareja y quizá el único defecto de Hasekura sea su falta de sarcasmo kyonesco, aunque soporta pacientemente los desatinos del Presidente y tiene la habilidad de coger el toro por las astas, enojarse con Erika cuando es conveniente (no pudo tolerar que la Vicepresidenta pensara en borrarle la memoria a Haruna por segunda vez), mover a la acción a otros personajes. Además, como dueto no tropiezan estúpidamente en la redundancia del modelo tsundere. Erika no expresa sus sentimientos por orgullo, sino porque -como queda claro- no quiere comprometerse con nadie por miedo a herirlo.

Se distribuyeron con corrección los puntos de tensión para distraer al espectador con pistas falsas y sorprenderlo con revelaciones intempestivas pero coherentes. Algunos estudios asumen que aplicar continuos twists argumentales con súbitos cambios de rumbo es una virtud, cuando en realidad, el exceso de volantines suele ser enemigo de la verosimilitud. Por suerte, en FORTUNE ARTERIAL, esta práctica estuvo restringida a determinados aspectos. Primero, la identidad del atacante nocturno: debido al combate interior de Erika contra sus impulsos vampirescos, muchos creimos que se trataba de Sendou-san e incluso ella misma se mostraba insegura (quizá cuando libera sus instintos, pierde por completo la conciencia). En segundo lugar, cuando se revela que Kuze-san era la verdadera encapuchada que saltaba por los techos, se estableció la inocencia de Erika, pero también se aclaró parcialmente el misterio sobre la identidad de Kiriha, de quien sospechábamos poseía poderes sobrenaturales o estaba vinculada a la esfera vampírica (por algún momento creí que sería la clásica cazadora de vampiros, infaltable en la mayoría de relatos del género). Este tema permanece en stand-by porque todavía no se determina con exactitud que implica ser un sirviente. Finalmente, el encuentro casual entre Erika y Haruna recupera para la trama toncal la historia de las hermanas Yuki, que parecía dislocada respecto del resto, y confrontando a Sendou-san ante una disyuntiva existencial: actuar como debe o como cree que debe, es decir, sobrevivir como vampiro a costa de otros o seguir su propio código moral. Desde luego, abundan las paradojas: entre Hina-chan y Erika media un mismo chico, por tanto, aunque ambas se recobraron como amigas de infancia, continúan siendo rivales respecto de Kouhei, quien convence a Sendou-san de confiar en la bondad de Haruna.

En caso de próximos duelos, la cocina no será el campo de batalla.

Su próxima tarea: convierta esta secuencia de imágenes en yuri-vampire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s