Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

Ore no Imouto ga Konna ni Kawaii Wake ga Nai 6: El perro del hortelano

No come ni deja comer

Everyman

He empleado este término con cierta regularidad en mis reseñas, pero nunca he explicitado de dónde proviene y qué representa. La traducción más precisa al castellano sería “hombre común y sencillo”, el peatón equis sin grandes talentos ni fortuna, que vive una existencia corriente y normal, disfrutando de su vida gris y monótona de acuerdo a las reglas de la sociedad: si estudia, es mediocre pero no ignorante; si trabaja, es un simple empleado. Su aspiración inconsciente es mantener ese equilibrio, casarse, tener hijos y luego disfrutar su jubilación. Everyman es un hombre cualquiera, sin atributos. Sin embargo, la palabra proviene de la obra teatral medieval The Somonyng of Everyman, una alegoría religiosa donde el mentado everyman representa un arquetipo del creyente común. El significado de la palabra ha experimentado una traslación hacia lo anodino y cuando hablamos de anime, en pleno siglo XXI, el everyman representa una forma de antiheroismo distinto del antihéroe de acción (Alucard, Lelouch, Light), pues rehuye a cualquier adscripción épica. En otras palabras, mientras el antihéroe continúa operando sobre los valores de lo sublime, el everyman niega estos parámetros aferrándose a la vida común, su medianía y su anonimato. En realidad, al aplicar esta categoría al análisis, deberíamos establecer como variante propia del manga/anime, al everyman kyonesco caracterizado por manifestar consciente y explícitamente su vocación rutinaria y aspirar con tenacidad a la normalidad. Como mayormente son confrontados por una realidad que desafía sus nociones lógicas, su mecanismo de defensa es el sarcasmo. Si resultan heroicos, es porque las circunstancias los obligan, no porque lo deseen. Kyousuke (como Otonashi o Touma) es un digno representante de esta tendencia y aunque no enfrenta un entorno fantástico, la desestabilizadora anormalidad proviene del discurso de su hermana. Como acotación, cabría resaltar que estos personajes siempre están acompañados de una contraparte femenina que produce la alteración de la cotidianeidad o la inserción en lo extra-ordinario: Haruhi, Yurippe, Index. Lo infrecuente sería que aparezca un tercer elemento, una segunda chica, que transforme la atenuada tensión erótica en triángulo amoroso y represente el polo de la normalidad que tanto atrae al everyman. Vecinita-chan cumple esa función y, créanme, resulta inesperadamente moe.

Everywoman

Desde el inicio llama la atención la paleta de colores frecuentemente asociados a Manami son tonalidades de grises o colores tierra, pálidos y opacos. Escasean los brillos, los tonos explosivos o los colores luminosos. Cromáticamente, ella y su familia son descritos como la antítesis de Kirino y Akihabara. En el entorno de Manami reina la extravagancia, aunque se deba más bien a las bromas que traman los abuelos, pues su padre parece un hombre de pocas palabras y su hermano un adolescente frívolo y de poco seso, como el 80% de catorceañeros. Nada fuera de lo normal y quizá esta compatibilidad con el ideal de vida expresado por Kyou-chan al final del capítulo permite que ambos luzcan bien como pareja durante la toma de ingreso a casa de Manami, pues ambos dejan atrás un foco de luz y entran en un vestíbulo modesto, austero, tradicional, de formas rectas y escasa iluminación, en contraste con la vivienda Kousaka. En consonancia con su función, Vecinita-chan es tímida pero hogareña y modosa. Comparada con Kirino, pierde por goleada, pues carece de sensualidad y estilo, pero es bonita si consideramos la proporcionalidad directa con su ternura. Como indica Kyou-chan, la meganekko sería no solo una excelente madre, sino quizá una abuela muy servicial. Nadie suele considerar las relaciones sociales implícitas en la serie, pero tratándose de un relato intensamente relacionado con las dinámicas del consumo, alguien debería someterlo a una lectura sociológica. Ateniéndonos al caso de Manami, los Tamura pertenecen a la clase media baja tradicional, de artesanos y comerciantes menores, que también valora la familia pero como experiencia en común, a diferencia del señor Kousaka, que considera la vida familiar como una relación vertical autoritaria. A diferencia de la casa de Kyousuke y Kirino, donde Manami hay bulla, diálogo, mucha fiesta y chistes, entre miembros de todas las edades. Los hermanos Kousaka, en cambio, no se hablaban en años y apenas parece haber conversación mientras cenan. Quizá parezca exagerado afirmarlo, pero la vida que anhela nuestro protagonista se asemeja a esta celebración de la medianía (pues sin parecer pudientes, son felices) donde la cotidianeidad es un motivo para sentirse alegres, por tanto, es coherente que Manami esté incluida inconscientemente en esa aspiración como una esposa correcta, sumisa y capacitada para las tareas del hogar. Sin dudas, supone un descenso social, pero alcanzar el éxito y crecer en la escala supone complicaciones, stress, inseguridad, deshumanización. Las cosas simples proveen de calma cuando sabes apreciarla y Manami sería la mejor elección para un everyman que no teme proletarizarse un poquillo. Vecinita-chan comparte esa percepción y ambos parecen interpretar la resignación como una virtud cardinal: hablan como abuelos que entienden el futuro como una serena transición hacia el retiro. Ante semejante competencia, a Kirino le queda apelar al bichito siscon de Kyousuke.

Ignoro si el concepto de everywoman sea adecuado para describir a Manami pues una característica importante del everyman de anime es que, siendo protagonista, podemos acceder con facilidad a su subjetividad, es decir, a sus pensamientos y opiniones más íntimas, mediante el monólogo interior. Sin embargo, nuestra tímida meganekko apenas cabe en algunos arquetipos básicos combinados con debida mesura: la osana najimi de tipo maternal, es decir, aquella que dedica su talento de ama de casa para agradar a su amigo de infancia; también la shrinking violet, la chica timorata e insegura que suele disculparse demás, aunque estos factores son menos acentuados y la quietud de Manami no alcance nunca el grado de baja autoestima, sino el punto perfecto de simpleza e inocencia. Puede permitirse sus momentos de atrevimiento, como cuando le sugiere a Kyou-chan bañarse juntos, pero al instante pierde por cándida. En conclusión, una adolescente mayormente amigable, tranquila y entornillada al justo medio que, debido a su delicadeza de corazón, es inofensiva y mansa.

Se sorprenderán cuando sepan a qué otro personaje popular interpretó su célebre seiyuu.

Tú lo calentaste, ahora cúmplele…

La cachorra del hortelano

Para finalizar, una acotación acerca del comportamiento de Kirino en sus cortas apariciones. A estas alturas, resulta innegable o resiste poco a las sospechas que nuestra tsunderesca imouto sufre un agudo cuadro de brother complex con tendencia a empeorar. Ninguna chica de secundaria se enoja tanto porque su hermano mayor pase una noche en casa del vecino ni anda llamándolo idiota en privado ni libera su frustración pateando con rabia la puerta de su cuarto. Como recurso cómico se asegura al público pendiente del morbo y genera especulación (definir si Kirino es apenas una hermana celosa, si está realmente enamorada, si canaliza su deseo reprimido mediante los eroge), aunque manteniendo la relación entre Kiririn y Kyousuke en una segura ambigüedad para recalcar su creciente interdependencia. Sin embargo, este episodio, Kyou-chan se mostró más autónomo y libre mientras que su imouto fruncía el ceño de impotencia, quizá porque le molesta descubrir que no puede controlarlo a perpetuidad, o quizá reacciona con orgullo al temor de perderlo. Si estuviéramos ante un triángulo amoroso ordinario, Kirino no tendría problemas para actuar e imponerse, sin embargo, se encuentra limitada por el tabú del incesto. Bajo esas circunstancias, su único rango de acción momentáneo se restringe a portarse como una suerte de perro del hortelano, que según el refrán, no come ni deja comer (se manifestó en capítulos anteriores, cuando le prohibió acercarse a sus amigas). El asunto se complica cuando adicionamos un segundo perro a la trama, pues Kyousuke mantiene una actitud similar hacia Manami. El desprecio de Kirino hacia Vecinita-chan es coherente con esta subterránea tensión erótica. Curiosamente, la ausencia del hermano coincide con el arribo de la dakimakura de Meruru que no consigue paliar la incomodidad de la imouto. Kirino le miente a su madre diciendo que compró un artículo para aliviar el stress, pero el disparo le sale por la culata porque ni siquiera su adorada magical witch soluciona su insatisfacción.

3 comentarios

  1. Definitivamente un placer el leer tus reviews. (Único blog en el que puedo tener lectura de contenido en conjunción con la afición al manga/anime). Sobre la seiyuu de manami, bueno, en realidad suelo frecuentar Anime News Network así que ya estaba enterado. Lo cierto es que conociendo el perfil del personaje que interpretaría me dio mucha curiosidad. Al ver su desenvolvimiento en este último capítulo (que al fin y al cabo estuvo enfocado en la relación entre su personaje y el protagonista) no me queda más que reconocer su capacidad interpretativa.

    Si tomamos en cuenta ese último papel, donde daba vida a una adolescente tan sanguínea, hiperactiva, energética y despreocupada (vasta ver la forma en que hablaba), y lo comparamos con este, es evidente el cambio, y el manejo que le ha dado a su voz me parece adecuado. Sólo quienes son verdaderos fans, tienen buen oído y han consultado fuentes podrían identificarla. Pero bueno, ya es hablar de un nivel de afición por encima del otaku promedio. (si bien valdría la pena sustituir ese término por el de “fan del anime/manga”, en tanto que alguien de occidente no puede aspirar a los estándares del fenómeno que se da en japón -tampoco es que esto sea deseable-). Lo mismo va para Ayana Taketatsu, a quien le reconozco que ha interpetado a kirino muy bien. Ya me conformaba con su papel anterior -encarnando a la actual reina moe- pero con esto explora algunas tonalidades nuevas. En ocasiones me parece que peca un poco de un excesivo tsunderismo, pero bueno, es el perfil de su personaje.

    Por lo demás, felicidades, definitivamente seguiré los reviews de Oreimo por acá.

    16 noviembre 2010 en 20:40

  2. Sertorio

    Sinceramente no creo que Vecinita-chan, pierda por goleada, ante Kirino. Simplemente, como tú explicas, pertenece a otro tipo de mujer… Y que queréis que diga, el buen carácter, la sinceridad de sentimientos, la franqueza, y la accesibilidad, son grandísimas virtudes para una relación.
    Mientras que las “virtudes” de una “tsundere” producirían muchas discusiones, enfados, y sobretodo sentimientos de impotencia en la otra persona.

    Ahí entran los justos, la madurez emocional de cada uno y sobretodo la necesidad de complementación.

    16 noviembre 2010 en 23:29

  3. cuando vi la actitud de kirino me desconcerte un poco, no era muy facil determinal cual seria la causa real de su enojo, talvéz sean celos por su hermano? o quizás el echo de pensar que lo va aperder y no lo vera mas?, por que en realidad nunca se llevaron bien en su niñes y apenas empesaron a mediar palabras sólo despues de que kirino le confeso su secreto sobre sus pasatiempos, la historia a tomado un giro inesperado que a producido dudas, y en cuanto a nuestro querido protagonista su actitud es lo que se podria definir como, una persona comun y sin aspiraciones que trata de vivir una vida sencilla y sin compromisos mayores, aunque hay que destacar que tiene una actitud completamente madura, de verlo mas adelante siendo pareja de la linda vesina-chan no seria algo completamente sorprendente porque a lo largo de la trama, se a notado que hay sierta sercania entre los dos (almenos de parte de Manami) y se verian bien como pareja, pero al parecer a Kyosuke no le interesa por el momento que exista una relacion entre los dos

    19 noviembre 2010 en 22:54

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s