Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

FORTUNE ARTERIAL: Akai Yakusoku 2: El conejo de la suerte

I can see your pantsu, Erika

Aunque el potencial harén de Kouhei incluya una vampira frustrada porque la cool and spicey del colegio la humilla en matemáticas, la estructura funcional del género visual novel se mantiene y nuestro protagonista deberá asumir cierto grado de heroicidad ayudando a las muchachas en diferentes tareas o socorriéndolas en caso de emergencia. Como la mayoría de sus pares en incontables bishoujo games, Kouhei es servicial por naturaleza, aunque también curioso y algo metete en los asuntos personales de quienes lo rodean, pero gracias a esos defectos puede cubrir de felicidad un entorno de gris medianía. Por mientras, su gentileza desinteresada consiguió vulnerar la resistencia de Erika. Su próxima meta: acabar de derretir a la famosa Frozen-Dry

Mis harenes preferidos son aquellos que mezclan rasgos arquetípicos con algún referente extraordinario, anómalo, problemático: cuando alrededor del lead masculino confluye una constelación de chicas raras o extravagantes. Dudo que después de Bakemonogatari, pueda deconstruirse mejor el componente harem: su propuesta explotaba in extremis el lado freak y monstruoso de los modelos de femineidad del anime carnavalizando con ironía parte de su repertorio caracterológico. Sin embargo, esta revisión crítica no agota las posibilidades de reproducir el esquema con algún margen de originalidad. Solo en diciembre sabremos si FORTUNE ARTERIAL lo consigue: por ahora, cumple el requisito fundamental de todo harem, entiéndase, el carisma único y singularizable de sus elementos femeninos. Esta temporada estoy reseñando dos series románticas derivadas del galge, y después de un somero análisis, las diferencias se hacen notorias, partiendo de la orientación genérica: mientras Yosuga no Sora se orienta hacia el dramatismo sentimental doliente y desgarrado, FORTUNE ARTERIAL introduce el melodrama bajo un barniz de comedia adolescente. Ambas series despliegan la misma cantidad de “alternativas de juego”, entiéndase, de chicas como potencial objetivo amoroso: el clásico número cinco (Love Hina, Tenchi Muyou, CLANNAD, Kanon, Ai Yori Aoshi, Rosario+Vampire). No obstante, solo para demostrar la variedad combinatoria del género, cada serie emplea sus propias coordenadas para ubicar a las chicas en la cartografía arquetípica de la femineidad moe. Solo me detendré a trazar el mapa tipológico de FORTUNE ARTERIAL: una semitsundere-magical girlfriend (Erika), una yamato nadeshiko-waifu type (Haruna), una loli genki (Kanade), otra loli de perfil más estereotípico, mascota incluida (Shiro) y una emotionless girl-superdotada haragana (Kiriha). Entre las cinco, descartaría a ambas lolis (solo contamos con doce episodios): del resto, Haruna es también osana najimi (y quizá un amor de infancia) mientras que las otras huelen a conflicto andante. Primero, romper el hielo con Kuze-san y después —como corresponde con la chica elegida— solucionar el impasse “corporal” con Erika. La Frozen-Dry del grupo (a cualquier mujer debe caerle pésimo que sus compañeros la apoden “la frígida y seca”) es además la vocera del discurso más escéptico y nihilista, pero también más analítico de todo el harén. Apenas recibió el apoyo de Kouhei desenmascaró de inmediato el guión de gentleman cortés usual en los protagonistas de visual novel y solo faltaba que redondeara la faena aclarándole que no estaban viviendo un galge, aunque su advertencia posterior acerca de “inmiscuirse en la vida de otros” pone el dedo sobre la llaga del argumento. Curiosamente, para triunfar sobre ese pesimismo, Kouhei tendrá que reconducir la ficción hacia sus cauces habituales… ¿o no?

Kanade es el complemento humorístico de su hermana, aunque por ahora le lleva la delantera en cuanto a iniciativa, entiéndase, como amigos. Aunque por debajo de Akira Amatsume en cuanto a hiperactivas (dudando si Kanade es dojikko o simplemente una airhead que se almuerza a diario un altoparlante), explota otras vetas menos “ingenuas”, corrompiendo a medias su propio arquetipo. Organiza una subasta y sutilmente estafa a los alumnos, pero ese dinero se destinará a mejorar los servicios del dormitorio, e incluso engaña al propio Kouhei usándolo como fotógrafo, sin embargo, le alegra la noche con una tea-party sorpresa. Kanade puede parecerle molestosa, pero nunca con malicia, y su espíritu travieso la exculpa de cualquier exceso. Me gusta este tipo de personajes que encarnan la buena voluntad más instintiva, la niña líder. Aunque Haruna viene haciendo menos puntos en el ránking (incluso por debajo de Shiro), Kouhei parece profesarle un interés particular. Cuando abre un cajón para sacar su cámara fotográfica, puede verse otra caja que contiene una pila de sobres de cartas escritas por Haruna Yuki (y luego que Kouhei las esconda, se enfoca el gesto de la susodicha). Si nuestro protagonista las conserva, deben poseer un fuerte valor sentimental. Además, permitiéndonos especular, recordemos que Kouhei regresa a Tamatsushima después de siete años porque “This is where I will find that which I haven’t up till now”. Por tanto, el muchacho no intenta comenzar desde cero, desde un punto de inicio rotundo, sino probablemente retomar la vida que añoraba en un espacio que su memoria emotiva privilegia. Esta suposición desemboca en Haruna, pues su nombre está vinculado al lugar mediante una forma de comunicación íntima y objetos que denotan un enorme nivel de cercanía; en consecuencia, consciente o inconscientemente, si Kouhei busca asentarse, ser sedentario y afianzar relaciones duraderas, entre ellas, buscar el amor, nada descarta que pretendiese hallar en la hermana de Kanade la solución a ese “vacío”. E incluso negando esa posibilidad, la elección de Tamatsushima pudo obedecer al recuerdo de Haruna, vinculando la isla con su última experiencia de plenitud y creyendo que sería el sitio perfecto para edificar sus sueños. Todos estos escenarios le otorgan puntos a favor a la ostensible chica buena del grupo colocándola —aunque suene paradójico— a la vanguardia del harén de Hasekura. Su ventaja comparativa reside en habitar ese pasado idílico que Kouhei ansía, de manera indirecta, recobrar. Aunque se silencian sus motivos, él declara que regresa por elección. Queda desestimado el azar, ergo, una ligazón emocional lo vincula a Tamatsushima, donde coincide la presencia de Haruna, a quien se dedica varios close-ups.

Por desgracia, Shiro Tougi resulta el personaje menos afortunado de FORTUNE ARTERIAL. Sin dudas, ese conejo de rostro grotesco empeora ese intento fallido de aglutinar caoticamente referentes de lindura y suavidad sobre su imagen de loli twintail cándida y vulnerable. Subyace el arquetipo de la imouto, una adorable kouhai con rasgos pueriles que llamaría onii-chan al protagonista si no fuera porque tiene su propio hermano mayor. Flaco favor hacen a Shiro gastando valioso airtime en ese remedo de galán yaoi con ínfulas de antisocial (que toleramos en Kiriha porque es guapa y su sequedad se condice con una actitud rebelde). Seré sincero: aborrezco este tipo de personajes que esconden su triste realidad de emos bajo una máscara de severidad y madurez cuando a leguas se huele un complejo de adolescente melancólico. Su presencia desentona como un lunar de fantasía fujoshi en un paraíso de moe-ness. Sin embargo, los peores errores de composición respecto de Shiro conciernen a su personalidad. Si Kanade inspira sonrisas y condescendencia por sus travesuras inofensivas, la loli de coletas solo provoca algo de compasión, bastante subvaluada. Para explicarlo mejor: mientras Kiriha, Haruna y Erika se despuntan como rivales por Kouhei, el destino de Shiro parece quedar por debajo del nivel de “amiga” (donde ubicaríamos en posición preponderante a Kanade), sino como “niña”. En este juego de adolescentes, ella es mantequilla. Para finalizar, volvemos al vórtice romántico de FORTUNE ARTERIAL: la condición vampírica de la heroína central continúa siendo alterada o eclipsada por su contraparte masculina. Erika estaba dispuesta a activar sus habilidades, pero fue ensombrecida por la reacción acrobática de Kouhei. Esta oportunidad de exhibir a la vampiresa en su majestuoso poder fue frustrada por la reacción heroica de Hasekura, quien además, mediante su influencia sobre Erika, incapaz de tocarlo sin asustarse, había mermado y desafiado, a efectos de la narración, el estereotipo del vampiro como sujeto poderoso e indómito. Este trastocamiento ocurre, como mencionábamos antes, en un contexto de taming of the shrew, donde el monstruo eventualmente peligroso es domesticado y convertido en una novia ejemplar. Sin proponérselo, la caballerosidad de Kouhei le valió la reconciliación en recompensa a las buenas obras, pero también porque sin necesitar demasiados talentos, se adelantó a salvar a Yukimaru, ese conejo de rostro freakeante que aparte de proveernos de lágrimas lolitescas, le trajo al protagonista un chispazo de buena suerte.

3 comentarios

  1. davidvfx

    mmm debo que por que la loli tubo que ir a buscar al prota para buscar el conejo…. osea no creo que no tenga mas amigos o minimo su “Onichan” (el de verdad) la hubiera ayuddo, creo que esto es uno de los cliches sin explicacion de un harem, me hubiera gustado algo mas casual.

    mi gran duda esto esta basadoven juego de citas o esta basado en novelas o manga ? por que ahorita sigue todas las de un juego de citas con argumentos muy predispuestos.

    estare en espera de que mejore la trama pero ahorita esta decallendo en la trama mas tipica o predecible.

    22 octubre 2010 en 17:54

  2. Esta serie me agrada por que simplesmente los personajes me caen bien, ademas de tener un soundtrack aceptable, siento que si logran ser sentimentales sin errar, la fiesta del té me parecio muy mona, por alguna razon me senti viendo Da Capo, que a que tengo gran aprecio

    22 octubre 2010 en 20:49

  3. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s