Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

MM! 3:¡Holaaa, enfermera!

¿Esta vestida especialmente para sanar?

La presentación de Yumi Mamiya, una chica con tendencias yuri (algo suena familiar) fue una pequeña distracción para lo que vendría, un colapso nervioso por parte de Yuuno al recordar recientes heridas, hace que la parte de perro gladiador de Tarou se presente para buscar algún alivio a su debilitada amiga. Sangre y lágrimas son derramadas… con golpes de superheroes.

Una serie que trata la sexualidad de varias formas, debía casi obligatoriamente inyectar su porción de yuri, eso recordando que la serie insinuó un poco de shounenai justo al comienzo. Yumi regresa a su ciudad después de estar afortunadamente en un colegio de chicas, donde posiblemente su personalidad pervertida se acentuó.  MM! pertenece demográficamente al shounen por lo que el yuri que debe presentar en su mayor parte deberá ser mas explicito, sin dudas en la personalidad del personaje, no dar vueltas en sí o no como hacen las sagas de Nanoha. Claro, esto también lleva a que Yumi sea un personaje centrado en lo cómico como fue Sunohara en Clannad donde mayor parte de su participación era en clave humorística. Tambien Yumi está para dar fanservice por sus manoseos a su amiga, la avergonzada Mio que sufrió los masajes especiales de la chica (legendarios masajes eróticos) a grandes pasos de diferencia de su tocaya católica. Discretamente también se notaría un posible fetichismo de Michiru, la enfermera y hermana mayor de Mio por sacar fotos aprovechando de cualquier situación fotogénica. Por otro lado, está el desafortunado encuentro de Yuuno con el sujeto que la agredió: debió pensar que cambiando de colegio podía huir de él, lo que al final no tuvo efecto. Su miedo podía causar una reacción violenta hacia él de la misma manera que la podía regredir a comportarse como en aquella ocasión, y fue esto lo que sucedió cuanto Tarou la encontró encogida pidiendo que no la golpeen, perdida entre sus recuerdos y desesperación. Tarou como buen perro protegerá y hará justicia para su ama, aunque su decisión sea precipitada y despreparada, pero en ese momento no se veía miedo en él, sino rabia por ver una persona querida sufriendo. Algo que todos sabemos: la venganza es un platillo que se come frío, y lo que muchos desconocen es que no te asegura salir ileso, sino incluso más herido que al principio. Las consecuencias, sin embargo, no interesaban a Tarou, el resultado fue muy grafico.

La pelea estuvo muy bien animada, era necesario para transmitir emoción. Tarou continuó de pie por la suma de la resistencia adquirida por sus tiempos de masoquista pero tambien porque tenía sentimientos envueltos, como no querer perder las sonrisas que obtuvo de Yuuno y seguir viéndola, cosa que sería cancelada si el colapso de la chica continuara. Pero los golpes tenían una segunda razón: esta vez se sentían en su totalidad, no había una retribución como sería el placer seguido del dolor. No en vano resultaron produciéndole estragos mayores que los causados por Mío, había mas adrenalina que endorfinas esta vez. Mio vuelve a mostrar su faceta altruista y amable, y su parte fashion también: ¿vieron su bastón personalizado? Un simple gracias valió todo el esfuerzo y las heridas que tuvo Sado. Yuuno e Tarou están tan amistados que la chica puede jugarle bromas: supongo que Onee-chan y Mamá estarán ardiendo de celos por la relación que estos construyeron. Yumi también, aunque esta no exija tanta exclusividad siempre que haya bellezas suficientes para saciarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s