Tu pasaporte en español para disfrutar de un fuwa fuwa time intelectual

El retorno de la Novia Misteriosa X

A finales de junio se lanzó en Afternoon, el capítulo más reciente de Nazo no Kanojo X (Mi novia misteriosa X), el manga de Riichi Ueshiba que cautivó mi atención gracias a su delicioso diseño e historia (la sinestesia con epíteto “gustativo” no es entera coincidencia). Habíamos terminado el arco del festival escolar del colegio Hoshinome, donde Tsubaki-kun, nuestro protagonista, debe superar la primera prueba de fuego en su relación con la extravagante pero tierna Mikoto Urabe, quizá el examen más arduo de aprobar: superar la tentación de “otra”, su antiguo amor de secundaria, Aika Hayakawa. La muchacha viene de discutir con su novio y cortarse el cabello cuando se reencuentra con Tsubaki, se sientan a conversar entre latas de refresco y recuerdan tiempos pasados: el diálogo va internándose en terrenos más calientes (las excentricidades cometidas cuando se está enamorado) y luego de una inconfortable escena de cumplidos, Aika le sugiere a Tsubaki frecuentarse y reunirse para charlar, escudándose en la obvia premisa de ahondar en su amistad. Distraído por la baba destellante que pende resecándose sobre la comisura de los labios de Hayakawa, el chico responde inconscientemente que aceptaría si le permitiera probar su saliva provocando un conato de seducción del que consigue escapar confesando que tiene novia. Aika decide inmiscuirse tramando una intriga que sacie su orgullo y su curiosidad. Encara a Urabe después de clases para invitarla al festival insinuándole que “presenciará algo interesante”; mientras, esa misma noche, monta una actuación bastante descarada para convencer a Tsubaki de asistir al evento y fingirse su enamorado con la excusa falsa de espantar a su antiguo novio. Las mentiras comienzan a operar y Hayakawa logrará encerrarse en un salón, a solas con Tsubaki para intentar provocarlo por segunda ocasión. Urabe aparece bajo cajas de cartón, disfrazada de robot, y propone a su oponente un sabroso desafío: vendan al muchacho y acuerdan turnarse para hacerlo degustar su saliva. La hiperdulce secreción de Mikoto consigue excitarlo produciendo una instantánea explosión de sangrado nasal. Aika se envalentona y accede a desnudarse para emular a su rival, pero fracasa incluso al intentar introducir su dedo, frenada por un incontenible llanto involuntario, señal inequívoca, enviada por su organismo, de cometer un grave error. Como recordamos, en Nazo no Kanojo X, los sentimientos no están descorporalizados, sino enunciados como procesos biológicos, materiales, que operan sobre soportes relegados, en nuestra concepción de cuerpo, a la absoluta marginalidad: secreciones como la saliva, el sudor, los restos del olor.

Slurp!

Slurp!

La petulancia de Hayakawa había enceguecido su percepción de los sentimientos (porque el amor, según este manga, se adquiere por los sentidos, como la Realidad), pero de manera sabia y discreta, Urabe se arregló para transformar un reto, a simple vista una competencia en igualdad de condiciones, en una lección, una enseñanza, que impide determinar el resultado en términos de triunfadoras y perdedoras. No obstante, aunque Aika adoleciera de poco carisma, bastó su provocativa presencia para inyectarle un aire vivificante al relato, hasta entonces focalizado en el núcleo Urabe-Tsubaki, infundiéndole una pizca de suspense mediante el elemento antagónico que esboza una amenaza de discordia y logrando lo imposible: arrancarle una sonrisa de alegría a la imperturbable Mikoto. Superado el trance del festival, ingresamos a otro miniarco, ahora menos denso de significados, sin peligro aparente para la relación, pero trascendental para conocer la psicología de Urabe. Como recordarán, la habilidad esencial de la novia misteriosa es usar sus tijeras a grandes velocidades y con inusitada precisión para cortar paneles, arbustos, telas, etc. empleando unos movimientos mezcla de cowboy y espadachín. Como porta sus instrumentos junto a las bragas, el mangaka aprovecha para aportar una maravillosa secuencia de fan-service. Sin embargo, durante el episodio 35 ocurre una anomalía: cuando Tsubaki intenta abrazarla estimulado por una alucinación que le provoca la saliva de Urabe, ella reacciona como siempre y trata de asustarlo destruyendo un anuncio publicitario, pero yerra por primera vez y hiere al muchacho en la frente. Urabe lo lleva a su departamento para desinfectarle la herida y mientras busca el botiquín intenta despedazar un marco de fotos para cerciorarse de haber perdido su “habilidad” y termina rasgando una cortina. La chica se sincera con Tsubaki acerca del posible motivo que afectaría su concentración: la noche anterior había tenido un “extraño sueño”, suponemos, erótico, porque al saborear su saliva de nuevo, el afortunado novio no puede resistir el deseo de abalanzarse sobre ella y emprende la huida. Urabe lo retiene y, forcejeando, cae sobre la cama. Tsubaki tropieza y para evitar el contacto, opta por estrellarse contra la cabecera de metal.

Al final, triunfa la mutua comprensión con un abrazo épico a página entera (Urabe hunde la cara de Tsubaki contra sus senos) y rato después, en la soledad de su cuarto, la muchacha comprobará que sus destrezas volvieron a la normalidad, quizá porque sus remordimientos se esfumaron luego de atreverse a revelar su secreto o porque admite su legítimo derecho a los placeres culposos de la perversión. El capítulo nos permite observar una faceta de Urabe hasta ahora poco explorada. Salvo raras excepciones, el lector accede a la protagonista desde la mirada de otro personaje, sea Tsubaki, Ueno, Hayakawa, con quienes comparte la misma estupefacción y sensación de enrarecimiento ante una personalidad tan avasallante como incomprensible. Poco nos habíamos percatado de los leit motifs simbólicos que abundan en los recargados escenarios que rodean a Urabe: al comienzo, la imaginería onírica de la juguetería, vinculada al retorno a la infancia, nos insertaba en un terreno alucinatorio o psicoanalítico. Pero también cuentan las numerosas alusiones a ovnis y ocultismo dispersadas en los adornos, accesorios y demás objetos que utiliza Urabe. El autor juega a dejarnos varias pistas sobre la naturaleza de Mikoto sin decantarse por ninguna, acrecentando nuestra incertidumbre, celebrando esa indeterminación como elemento primordial de la inaprehensible y esquiva identidad de Urabe: antes que pretender explicarla, es preferible asumirnos incapaces de definirla y disfrutar esa escurridiza personalidad, porque esas dudas irresueltas permiten brotar el asombro, la fascinación, la maravilla. Al mismo tiempo, jugando a acercanos y alejarnos, Ueshiba opta por bajar a su heroína del pedestal evitando convertirla en una diosa: Mikoto es excepcional, pero humana, un cuerpo con deseos y pulsiones, con sentimientos orgánicos que jamás serán abstractos ni fabulosos, sino materia viva, y como cualquier mortal, será médulas que gloriosamente arderán, será ceniza, polvo será, mas polvo enamorado.

Por suerte, existen las memory cards

Por suerte, existen las memory cards

4 comentarios

  1. Pingback: Nazo no kanojo X : Enthousiasme

  2. adrian

    creo que si se rebelase demasiado de urabe la historia perderia su principal baza. si dejamos de preguntarnos quien es urabe, por que es asi, entonces no queda mucho mas. prefiero solo limitarme a difrutar de su excentricidad, de las simples reglas por las que se mueve su mundo, que sin embargo son tan sinceras. me da la impresion de que el autor juega con la linea entre una relacion “adulta” y la que se tiene de crio, sobretodo teniendo en cuenta como estan las cosas hoy. a veces hacen cosas tan dispares, como que urabe casi no tenga problema en estar desnuda pero no deje casi que tsubaki lo toque, sera que teme no poder parar?
    y que sera de momoka? bueno, lo sabremos en el proximo capitulo. no se si era necesario que tuviera un vinculo con tsubaki… le quita significado al vinculo que tiene con mikoto.
    bueno, gracias por la reseña, me ha gustado mucho

    8 marzo 2010 en 04:26

  3. donferanime

    gracias por la reseña pero a mi me guctaria saber sobre la segunda temporada de a serie en anime
    estoy muy complacido con el juego de roles y las pequeñas perverciones con las que juegan

    21 julio 2012 en 22:29

  4. mireles

    es una historia muy interezante y de acuerdo con DONFERANIME kisiera saber cuando va a salir la segunda temporada

    27 agosto 2012 en 13:05

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s